Seleccion de las flores para el interior de la casa

No existen dudas acerca de que para cubrir pérgolas y espalderas, una trepadora perenne como los rosales es lo ideal. Si lo que usted busca es cultivar flores en el jardín de la casa, lo invitamos a que lea este texto que lo va a guiar en todo el trabajo de cultivo y jardinería.

Cultive estos rosales maravillosos en su jardín

Aunque los rosales siempre verdes son pocos, permiten una elección insólita y atractiva para el jardín. Desde el punto de vista de las flores, el más espectacular es quizá el Mermaid, con flores simples y amarillas, que florece desde mediados de junio en adelante y, aunque es semiperenne, conserva algunas hojas durante todo el invierno. Por otra parte, es un poco delicado y sus tallos pueden morir hasta el nivel del suelo con un clima muy severo.

En este caso, el rosal perenne de hojas más resistentes es el R. wichuraiana, que posee hojas lustrosas y capítulos de flores pequeñitas y arracimadas.

Pero su principal atracción es su penetrante fragancia y el hecho de que no empieza a florecer hasta agosto, cuando la mayoría de los rosales trepadores han pasado su mejor época. Presenta una segunda estación de color, cuando se cubre de pequeños y rojos frutos a finales de octubre. Hay muchos y hermosos híbridos de widhuraiana, pero ninguno es completamente perenne.

Existen dos híbridos de la siempre verde rosa mediterránea (R. sempervirens) que, aunque sólo semiperennes, pueden aplicarse a la situación que nos ocupa. El primero es Adelaide d'Orléans, cuyas flores combinan los colores de las fresas con nata, con algo más de nata que de fresas son pequeñas y verdaderas dobles, como las del cerezo del Japón, y se abren en junio. Más persistentes son las hojas de sus hermanas Felicité et Perpetué, cuyas flores blancas se abren a partir de capullos color carmesi en julio. Cuando estas dos plantas han florecido una vez no vuelven a hacerlo en el resto del año, pero su exhibición es tentadora.

Especies de hojas caducas en el jardín

Para la pérgola: especies de hoja caduca
Aquí no importa tanto que los rosales sean de hoja perenne, así que la elección es mucho más amplia. Puede escoger una especie silvestre, como la R. helenae; se trata de una planta muy vigorosa, por lo que basta con una o cada extremo opuesto de la pérgola. Durante junio y julio soporta enormes capítulos de flores de un blanco puro; por separado, éstas son pequeñas pero en una planta bien crecida surgen literalmente a millares. En octubre son sustituidas por pequeñas bayas de color escarlata que duran hasta después de Navidad; es pues una planta que da grandes satisfacciones.

A veces, la R. helenae tarda un año o dos en crecer adecuadamente, pero luego echa ramas muy grandes, a veces hasta seis metros de altura, en una sola estación. De jóvenes son muy frágiles, por lo que no deben atarse a la pérgola hasta que la estación está avanzada y el leño se haya endurecido. Son además muy espinosas, y es preciso usar guantes para tocar la planta.

Rosales arbustivos y trepadores en el patio de la casa

Si desea algo menos vigoroso, hay mucho que hablar de los viejos rosales trepadores. En este caso deberá cortar las cabezuelas cuando las flores se hayan marchitado y atar los nuevos brotes que ocupen su puesto. El Crimson Shower florece en julio, se mantiene en flor hasta mediados de septiembre y sus flores son de color carmesí. Es muy parecido al antiguo Crimson Rambler, pero menos sensible al mildiu de los rosales. Por la misma razón, el Debutante es preferible a el Dorothy Perkins, formando flores del mismo color rosa claro. Si desea flores de un color original, decídase por el Weilchenblau o el Violette, de flores violeta con matices castaños; estas dos variedades carecen de espinas.

Existe un grupo de rosales llamados arbustivos, cuyo atractivo reside en que florecen continuamente, pero que parecen indecisos en cuanto a la opción de trepar o extenderse en matas. Con todo, revestirán con gracia los soportes de la pérgola, pero es improbable que lleguen a las barras transversales. Un tipo especialmente agradable es el Capa Magna, de flores de color rojo de tamaño muy parecido a las del híbrido ordinario de la rosa de té. Entre otros se cuentan el rosado Dorothy Perkins, el rojo fuerte Hugh Rignold, el naranjaescarlata Danse du Feu y el atractivo Golden Showers, de flores amarillas. Todos ellos presentan la ventaja de florecer desde mayo hasta septiembre, aunque tienden a experimentar dos floraciones principales, intercaladas por algunas flores más escasas.

Existen también varias cepas trepadoras de rosas con flores grandes, pero que sólo florecen una vez y suelen formar plantas macilentas. Sin embargo, se entremezclan alegremente con los rosales arbustivos. Una de las favoritas es el Guinée, con flores muy fragantes que son casi negras al abrirse. El New Dawn florece mucho tiempo y es de color rosa plateado, mientras que el Climbing Crimson Glory tiene flores carmesí de gran tamaño.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total