Los maceteros en los jardines


Una maceta de barro o de plástico, desnuda, no suele ser lo más adecuado para un salón, un cuarto de estar o un vestíbulo; ni siquiera para una terraza que hayamos acristalado con el fin de habitarla. Por eso, casi todo el mundo busca maceteros decorativos con los que cubrir las macetas, de forma que la belleza de las plantas se vean realzadas.
Sin embargo, en algunos ambientes, las macetas de barro no desentonarán si se les crea un paisajismo adecuado. Con el plástico negro, la verdad, es que poco se puede hacer y será mejor disimularlo.
En este capítulo, le ofrecemos una serie de ideas, sobre decoración del jardín con macetas , que le pueden servir para dar distintas soluciones, según sus preferencias y necesidades.

Macetas para plantas de flor o de hoja

A partir de elementos individuales, puede formarse una especie de columna, que luego se podrá llenar con profusión de plantas de flor o de hoja, como las que puede observar en la fotografía, en la que también pueden cultivarse fresas para comerlas directamente del tiesto... ¿Se imagina el efecto que causaría a sus invitados un postre tan apetitoso, servido de un modo tan original?
En un interior, la columna puede situarse como foco de atención en un rincón del cuarto de estar o de la entrada. Pero si lo prefiere, también quedará perfectamente en la terraza y en el patio. Por tratarse de un material plástico, no debe temer que se estropee con la lluvia.
A la hora de montarla, debe tomar una serie de precauciones. Los elementos, de por sí, pesan poco. Por eso, tendrá que procurar un peso a la base de la columna, llenando el último recipiente hasta la mitad con grava.
Para que el agua del riego no moje el suelo de la habitación, coloque un recipiente debajo para recogerla. Llene los recipientes con turba o compost para tiestos y plante en cada uno de ellos, situando las plantas en las «cazoletas» salientes.
El riego se puede efectuar de dos formas: bien vertiendo agua suficiente en el recipiente superior para que luego vaya escurriendo la sobrante a los de más abajo, hasta llegar al último; o vertiendo el agua directamente en cada «cazoleta».
Uno de los problemas que puede presentar esta forma de cultivar plantas, es que, de no tener todas ellas las mismas necesidades de agua, no podrá controlar fácilmente el riego más que en el recipiente superior. Una sugerencia, es que sitúe las plantas más «sedientas» en la parte inferior y así tendrá menos posibilidades de equivocarse por exceso de agua. Por el contrario, situé arriba las que necesiten un estricto control de humedad.
Puede elegir las plantas que quiera, pero piense que si son de rápido crecimiento, se verá obligado a trasplantarlas pronto a recipientes mayores.
Un último consejo: desmonte de vez en cuando la columna, para cerciorarse de que las raíces del recipiente de encima, no empiezan a penetrar en el de debajo. Si esto ocurriera y llegaran a adentrarse profundamente en el compost del recipiente inferior, no podrían separarse ambos sin cortar dichas raíces, perjudicando a la planta correspondiente. Y si no se cortaran, ambas plantas se disputarían los nutrientes de la tierra y la más débil terminaría muriendo.

Cestas colgantes en el interior de la casa

Hay muchos modelos para que pueda elegir. Desde madera, cuerda de pita o macramé, que se pueden confeccionar fácilmente en casa; hasta metálicos, de mimbre, bambú, etc., que, generalmente, tendrá que comprar. Las terrazas acristaladas y sin acristalar los porches de un chalet y, en algún caso, los cuartos de estar, son los lugares donde mejor van estos maceteros. Piense bien dónde los sitúa, para que no molesten el paso y se pueda chocar con ellos.
Elija plantas trepadoras o rastreras, para que rebosen todo alrededor del macetero.
Cuente también con que, cuando más próximas queden del techo las plantas, de menos luz gozarán. Así que elija, para cada caso, la especie que mejor se adapte a las características del lugar. Los helechos y hiedras, crecerán bien en zonas sombrías.
El riego, puede representar problemas en interiores, sobre todo cuando se trata de macetas grandes y pesadas. Lo mejor sería poder bajarlas, cada vez que necesiten agua. De este modo no se estropeará el macetero ni el suelo. Los maceteros de cuerda de pita y macramé se manchan con suma facilidad, pero tienen la ventaja de que se pueden lavar. Los de madera, de no estar debidamente tratada contra la humedad, se pudrirían, y lo mismo ocurriría con los de mimbre y bambú. De todas formas, si va a resultar muy incómodo el sacar la maceta, coloque debajo de ella un recipiente hondo de plástico.

Decoración con macetas en escaleras de la casa

Es una buena solución para situar varias plantas en un espacio reducido.
El modelo que puede apreciar en la fotografía tiene un aspecto rústico, propio de una terraza, o patio. Pero esta misma escalera se puede hacer imitando el estilo de los muebles del salón o cuarto de estar.
Ponga debajo de cada maceta un platito de cristal o material plástico imitando a madera, para que rase desapercibido. Le evitará que a rezcmar los tiestos, le dejen marcas. Otra solución es utilizar maceteros decorativos, en los que se introducen las macetas. En este caso, sáquelas para regarlas con tranquilidad en la bañera o en el suelo de la terraza y, cuando hayan eliminado el agua sobrante, vuelva a colocarlas en su sitio. Tampoco pulverice las hojas, para evitar que las gotas de agua se transformen en puntitos impresos en la madera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.