Un tipo de palmera ideal para la jardinería

Originaria de Canarias y perteneciente a la familia de las Palmáceas, el Phoenix canariensis es junto al Ph. dactylifera una de las palmeras más populares utilizadas en la jardinería tanto pública como privada en España. Se le suele confundir con cierta frecuencia precisamente con la Ph. dactylifera a pesar de que esta primera sea de copa más frondosa, de un verde más intenso, tronco más grueso y columnar y en conjunto, una palmera más majestuosa y ornamental.
Phoenix canariensis
Phoenix canariensis

El Phoenix canariensis se cultiva principalmente en España en la Comunidad Valenciana. En Valencia se encuentran el mayor número de viveros productores de esta especie en formatos pequeños para su venta como planta ornamental de interior en centro y norte de Europa. Por el contrario, en Alicante están los principales productores en tamaños grandes. Su presencia en el mercado es durante todo el año y normalmente se suministran en contenedor.
En cuanto a sus tamaños de presentación, se suministran en contenedores de 350 a 750 litros y con alturas de tronco que van desde el 0,5 a 1 metro. Los destinados como planta de interior, en contenedores de 14 a 22 centímetros de diámetro.
El Phoenix canariensis es una planta dioica (plantas macho y plantas hembras), de tronco único que alcanza fácilmente a lo largo de su vida los 12 ó 14 metros de altura, llegando a los veinte excepcionalmente. Como decimos, posee un diámetro de tronco mucho más grueso que el Ph. dactylifera llegando incluso a superar el metro. Sus numerosas hojas pinnadas, alcanzan los 7 metros de longitud, con numerosos y densos folíolos rígidos y puntiagudos de color verde intenso.
Sus inflorescencias son muy ramificadas y nacen de entre las bases de sus hojas. Sus flores masculinas son de color crema, mientras que las femeninas lo son amarillas. Sus frutos son oblongo-ovoides de pequeño tamaño parecido al de las aceitunas, de color naranja más o menos intenso y con una pulpa escasa y algo dura.
La palmera Phoenix canariensis es muy rústica y resistente a la cercanía del mar, estando indicada para emplazamientos litorales. Resiste también el frío en pequeñas heladas y en cuanto a suelos, no es muy exigente… siempre que tenga humedad, siendo de transplante fácil.

Como cuidar las plantas del interior de la casa

El hábitat natural de las plantas no es precisamente el interior de una casa, y dentro de un ambiente artificial, la planta depende únicamente de ti para cubrir todas sus necesidades.
1
Como las plantas dependen de ustedes para sobrevivir, deben saber cuáles son los requisitos básicos para cuidarlas bien. Entre los elementos básicos necesitan las plantas para su crecimiento están:
  • La temperatura del aire.
  • Agua.
  • Luz.
  • Humedad.
  • Poda.
  • Abono.
  • Control de plagas.
  • Buen drenaje.
Las plantas difieren en calidad y cantidad de estas necesidades para crecer con éxito. Saber cómo cuidar las plantas es la mejor manera de satisfacer sus necesidades.
2
Temperatura del aire: La mayoría de las plantas tolera bien las fluctuaciones de temperatura, aunque los extremos siempre son malos para ellas, ya que puede detener su crecimiento.
Luz: Las plantas no pueden ser mantenidas bajo techo, ya que necesitan luz para crecer. No deben olvidar que las plantas producen su alimento a través de la fotosíntesis. Una buena iluminación artificial ayudará a la planta a crecer bien.
Cuando las plantas crezcan en una sola dirección, deben rotarlas para que tomen sol por la otra parte.
Agua: Hay que mantener la tierra de las plantas húmeda, pero no tanto para que se pudran, ni tan poco para que las raíces en su desesperación por hallar agua, crezcan hacia arriba exponiéndose a plagas.
Poda: Las plantas hay que podarlas para que crezcan más espesas, sin embargo, esto debe hacerse solamente cuando es verano o primavera, ya que en invierno las plantas no están en fase de crecimiento activo.
Abono: Las plantas hay que abonarlas o fertilizarlas cada 14 días, con un fertilizante que contenga nitrógeno, fósforo y potasio, elementos clave para el buen crecimiento de las plantas.

Cuantos tiposd e limones hay

Existen muchas variedades de limones, frutos del limonero, frutal perteneciente a la familia de lasRutáceas y catalogado dentro del grupo de los cítricos.
Malla de limones
Una de las curiosidades en este aspecto es que muchas veces, las diferencias entre limones de una misma variedad son mayores que las diferencias existentes entre dos variedades distintas, hasta darse el caso de ser en ocasiones casi imposible distinguir una variedad de otra simplemente comparando dos frutos.
El cultivo del limón como árbol frutal está extendido por todo el mundo. En España, las variedades más cultivadas son la “Verna” y “Fino” (otras menos importantes son “Eureka”, “Lisbon” y “Villafranca”), mientras que por ejemplo la variedad “Eureka” es la más utilizada en los cultivos de Asia y Sudamérica.
Entre las variedades de limones, la variedad “Verna” es de origen español y representa más del 50% de la producción total en España, cultivándose sobre todo en Alicante y Murcia. La otra variedad más popular… la “Fino”, es más precoz y proviene también de una antigua variedad española cultivada en torno al río Segura. Entre las dos suponen casi el 90% de la producción de limones en toda la península.
Fuera del área Mediterránea, fundamentalmente en California, Australia, Sudáfrica, Argentina e Israel, lavariedad de limón “Eureka” es la más cultivada. La variedad de origen australiano “Lisbon” se cultiva en grandes áreas del desierto de Arizona.
En el arco Mediterráneo pero fuera de España, la variedad “Villafranca” todavía tiene cierta importancia en zonas como Israel aunque en recesión con respecto a las anteriormente nombradas. Y en Italia, las variedades más populares son “Primofiori“, “Interdonato”“Femminello”“Génova”“Italian”,“Lapithkiotiki” y “Meyer“.
Descripción de algunas variedades de limones:
  • “Fino”.- De fruto esférico u ovalado, con un pezón corto, de corteza lisa y delgada. La pulpa es jugosa con alto contenido en zumo y pocas semillas. El árbol es vigoroso, productivo y posee espinas.
  • “Verna”.- Fruto de tamaño medio o grande, con un pezón pronunciado y cuello bien desarrollado. Corteza gruesa, rugosa e irregular, de pulpa tierna y su jugo tiene una adecuada acidez, aunque sea menos abundante que en otras variedades.
  • “Eureka”.- Fruto con corteza de grosor medio o delgado, normalmente lisa, aunque presenta alguna rugosidad sobre todo si se cultiva en climas mediterráneos. Este limón contiene muy pocas semilla y su zumo posee un elevado nivel de acidez.
  • “Lisbon“.- Fruto muy similar al de la variedad “Eureka”, aunque posee un pezón menos pronunciado y la textura de la corteza es más rugosa. Los niveles de zumo y su acidez son parecidos a los del “Eureka”.
  • “Villafranca”.- Fruto con más semillas que la variedad “Eureka”. Aunque es un árbol más vigoroso que éste último cuando son adultos es muy difícil diferenciar ambas variedades.
  • “Primofiori”.- Fruto de forma redondeada u ovalada, con un pezón corto, corteza lisa y fina y pulpa jugosa con pocas semillas.
  • “Interdonato”.- Fruto grande, alargado y liso, aunque pobre en zumo. Su piel es delgada, y la pulpa está dividida en 6-7 gajos con pocas semillas.
  • “Génova”.- Fruto de corteza lisa, pulpa jugosa y ácida.
  • “Lapithkiotiki”.- Fruto con una piel fina y una pulpa muy jugosa con pocas semillas.
  • “Meyer”.- Fruto muy similar a la naranja, de tamaño grande y forma redondeada, con un pequeño pezón. La corteza es de color anaranjado amarillento, lisa, blanda y delgada carece del aroma característico del limón. La pulpa es de color amarillo oscuro, muy jugosa y tierna con alrededor de 10 semillas en su interior.

Cuidados del árbol del Limón

Citrus limón, el limonero, es un árbol frutal, perteneciente a la familia de las Rutáceas y catalogado dentro del grupo de los cítricos, que alcanza fácilmente unos 6 metros, es de hojas perenne, dentadas y puntiagudas, que puede proporcionar frutos durante todo el año según qué variedades.
Limones

Sus flores son grandes, se agrupan en inflorescencias y son de color púrpura. Precisamente, una de sus características que le diferencian del resto de cítricos, es que es reflorescente, pudiendo tener más de una floración al año. Así, es fácil encontrar en un mismo árbol limones en distintas fases de crecimiento.
Precisamente, esta cualidad ha permitido obtener tras un control de la producción, limones en las épocas del año en que son más escasos. Y también por ello es muy apropiado en jardinería ya que un limonero en el jardín nos puede proveer de limones durante gran parte del año. Por otra parte, el limón se puede almacenar durante largos períodos de tiempo sin verse deteriorado en exceso su calidad.
El limón, su fruto, es ovalado de unos 7 a 12 centímetros de longitud. Su corteza es gruesa y de color amarillo dorado… especialmente brillante cuando está maduro. Ella está punteada de glándulas que contienen aceites esenciales usados en colonias, aromatizantes, etc. que al presionarlas desprenden un olor muy característico.
Su pulpa se divide en gajos que contienen un jugo – zumo comestible (ácidos orgánicos y azúcares) de sabor muy ácido. En el interior del fruto y en función de las variedades pueden aparecer pequeñas semillas ligeramente redondas y puntiagudas de color crema e incluso algo verdosas.
El limonero es algo más sensible al frío y a las altas temperaturas que otros frutales del mismo grupo como por ejemplo el naranjo, el mandarino o el pomelo. Por otra parte, no es muy exigente con la calidad del suelo por lo que vegeta bien tanto en tierras arenosas como en arcillosas.
Volviendo a sus frutos, sus limones se utilizan en fresco para usos culinarios, y su zumo en la industria de preparados alimenticios. También es materia prima para la fabricación de numerosos medicamentos en la industria farmacéutica, que a nivel particular, en casa se puede utilizar para numerosos remedios caseros vinculados con afecciones estomacales.
En cuanto a sus zonas de cultivo en España se centran especialmente en Alicante y Murcia, además de Andalucía (Málaga) aunque ya en menor cantidad.

El cultivo de petunias

Las flores de petunias son unas de las más alegres del jardín y dada la  rusticidad de estas plantas y su largo periodo de floración, les permiten ser las más populares de la primavera y parte del verano.
En ocasiones nos piden información sobre los diferentes tipos de flores de petunias existentes en el mercado y es comprensible, ya que es una planta hibridada hasta la saciedad.
Flores de petunias
Primero podemos mencionar que entre las Petunias híbridas hay diferentes de tipos desde el punto de vista de velocidad de crecimiento y extensión de cada planta en el jardín. Con ello ya se marca en cierta medida unas características florales.
Así, hay un grupo llamado petunias grandifloras de crecimiento compacto, tamaño más bien reducido, y sus flores suelen ser grandes. Y el grupo de petunias floribundas, con plantas más tapizantes, de porte colgante y de flores de menor tamaño aunque mucho más abundantes.
Por otra parte las hay de flores simples y flores dobles. Las de flores simples poseen una mayor gama de colores.
Y por último y sobre todo en las de flor simple, tenemos diversos tipos como por ejemplo:
  • Flores de petunia de colores puros que contemplan toda la gama.
  • Flores de petunia estrellado, en las que como su nombre indica reproducen  una especie de estrella en combinación de dos colores.
  • Flores de petunia picoté que suelen ser de un solo color con el vértice de la corola en otro en forma de aro.
  • Flores de petunia con venas, definiendo aquellas de color puro con el centro de la flor y nerviaduras principales de tonalidad más intensa, dando el aspecto de las referidas venas.

Conoce la Sabina canaria

 Sabinar de l Hierro


La Sabina canaria (Juniperus Turbinata Canariensis) es junto a la palmera canaria, el Drago o el Mocán, uno de los elementos vegetales más representativos de los bosques termófilos de Canarias. Originariamente, los sabinares (bosques de Sabinas) eran muy comunes en las islas, llegando a cubrir grandes extensiones.
La Sabina herreña es un arbusto resinoso de hasta 8 m. de altura, de hoja perenne y de profundas raíces, que crece incluso en sustratos rocosos. Este sufrido y legendario árbol ha pasado a formar parte de la simbología de la isla de El Hierro.
Su corteza es pardo grisácea o pardo rojiza en los brotes jóvenes. Cuando está en zonas ventosas presenta unas formas retorcidas, tocando en la mayor parte de las veces el suelo. Sus frutos son globosos y carnosos de unos 10 milímetros de diámetro, que llevan de 4 a 10 semillas con una cubierta muy dura que hace díficil la germinación. Crece en zonas comprendidas entre los 100 y los 650 metros de altitud. Su madera, de gran densidad y resistencia ha formado parte de la actividad doméstica desde tiempos lejanos. Es uno de los ejemplos más significativos de la flora autóctona y aunque existen ejemplares en otras islas, es en El Hierro donde es más abundante formando pequeños bosques abiertos.
Actualmente, podemos encontrar sabinas en Tenerife, La Palma o La Gomera, pero sin duda uno de los reductos más importantes de sabinar que actualmente sobreviven lo encontramos en la isla de El Hierro.
El sabinar de El Hierro se encuentra en La Dehesa, una zona de pastoreo comunal, donde las sabinas se retuercen por efecto de los vientos Alisios, que soplan constantemente, creando un paisaje único de belleza espectacular.

Como cultivar la Acelga

El cultivo de la acelga (Beta vulgaris) en España, está concentrado de forma relevante en las provincias de Barcelona, Murcia, Valencia, Badajoz, Málaga, Cádiz, Madrid y Zaragoza. Eso no quiere decir que no se cultive en otras provincias, pero sí en mucha menos cantidad.
Plantas de acelga
Para su cultivo debemos de tener en cuenta una serie de factores para asegurarnos una buena cosecha. La preparación del terreno es muy importante y para ello se dará una labor profunda al suelo y abonará con un aporte de estiércol y el abonado de fondo. La acelga necesita suelos de consistencia media y vegeta mejor cuando la textura tiende a ser arcillosa, que cuando es arenosa. Requiere suelos profundos, permeables, con gran poder de absorción y ricos en materia orgánica en estado de humificación.
Soporta muy bien la salinidad del suelo, resistiendo bien a cloruros y sulfatos, pero no tanto al carbonato sódico. Requiere suelos algo alcalinos, con un pH óptimo de 7,2, vegetando en buenas condiciones en los comprendidos entre 5,5 y 8. No tolera los suelos ácidos.
Si pretendemos recolectar la acelga por corte de hojas, se cultivará en caballones, con una separación entre sí de 40 a 50 centímetros. Y si pretendemos recolectarlas como plantas enteras, es más interesante hacerlo en eras con unas dimensiones de metro y medio por unos cinco de longitud, dejando pasillos para facilitar la recolección en el sentido longitudinal.
La siembra de la acelga se realiza normalmente de forma directa, colocando de 2 a 3 semillas por golpe sobre el surco, distanciados unos 30 ó 40 centímetros.
Las épocas de siembra en zonas frías es de octubre-marzo. En zonas cálidas o tempranas durante todo el año. En una hectárea se pueden plantar unas 86.000 plantas, utilizando unos 8 ó 10 kilos de semilla, y el cultivo viene a durar de 50 a 70 días.
También se puede realizar un semillero en invernadero y repicando las plantas cuando tienen cuatro o cinco hojas. Con ello se adelanta el cultivo un mes con respecto a las plantas de siembra directa.
La siembra directa requiere de aclareo cuando las plantas tienen 3 ó 4 hojas. Se realiza en cada golpe de siembra, dejando una sola planta. Estas plantas se eliminarán cortándose con ayuda de una navaja o tijera para evitar el desarraigar a la que deseamos que permanezca en cultivo.
Durante el cultivo, sobre todo desde el principio, conviene mantener el suelo limpio de malas hierbas. Si se desea utilizar acolchados, es recomendable emplear láminas de polietileno opacas de unas 100 galgas de grosor.
En cuanto al abonado, la acelga requiere niveles de nitrógeno elevados desde que comienza el rápido crecimiento de la planta hasta el final del cultivo. Del potasio no son tan elevadas. Un abonado de fondo puede ser de unos 50 gramos por metro cuadrado de un complejo del tipo 8-15-15.
Ya en cultivo, se puede aplicar en fertirrigación otros 50 gramos por metro cuadrado del mismo complejo repartido lo más homogéneamente posible a lo largo de todo el cultivo. Destacar que si recolectamos sólo sus hojas, el ciclo de cultivo puede ser de hasta 5 meses, aportando entonces sobre 1,5 gramos de abono por metro cuadrado a la semana.
Sobre el riegola acelga… debido a su gran masa foliar, necesita en todo momento mantener en el suelo humedad, evitando que la planta acuse síntomas de deshidratación y evitar así que los tejidos se embastezcan.
Debemos de saber que la acelga es una planta de clima templado y que le perjudican bastante los cambios bruscos de temperatura, hasta el extremo que de producirse de forma continuada le puede inducir a la subida de flor.
La acelga se hiela cuando las temperaturas son menores de -5ºC y detiene su desarrollo cuando las temperaturas bajan de 5ºC. Las temperaturas de desarrollo vegetativo están comprendidas entre un mínimo de 6ºC y un máximo de 27 a 33ºC, con un medio óptimo entre 15 y 25ºC.

Tipos de jacaranda

Dentro de la familia de bignoniáceas se encuentra el género Jacaranda, al cual pertenecen unas cuarenta especies de árboles y arbustos típicos de la América intertropical y subtropical. Todos ellos se desarrollan bien preferentemente en zonas con un buen régimen de lluvias, aunque pueden implantarse y prosperar en zonas más templadas.
Flores de Jacaranda mimosifolia
Por su aspecto, en particular sus espectaculares floraciones, las Jacarandas son interesantes en jardinería, siendo la especie más popular la Jacaranda mimosifolia.
A continuación exponemos una relación de especies pertenecientes al género Jacaranda:
  • Jacaranda acutifolia
  • Jacaranda alagoensis
  • Jacaranda alba
  • Jacaranda arborea
  • Jacaranda arrabidae
  • Jacaranda bracteata
  • Jacaranda brasiliana
  • Jacaranda caerulea
  • Jacaranda campinae
  • Jacaranda carajasensis
  • Jacaranda caroba
  • Jacaranda caucana
  • Jacaranda copaia
  • Jacaranda crassifolia
  • Jacaranda cuspidifolia
  • Jacaranda duckei
  • Jacaranda glabra
  • Jacaranda hesperia
  • Jacaranda intricata
  • Jacaranda irwinii
  • Jacaranda jasminoides
  • Jacaranda macrantha
  • Jacaranda macrocarpa
  • Jacaranda micrantha
  • Jacaranda mimosifolia
  • Jacaranda montana
  • Jacaranda morii
  • Jacaranda mutabilis
  • Jacaranda obovata
  • Jacaranda obtusifolia
  • Jacaranda orinocensis
  • Jacaranda oxyphylla
  • Jacaranda paucifoliata.
  • Jacaranda poitaei
  • Jacaranda praetermissa
  • Jacaranda puberula
  • Jacaranda racemosa
  • Jacaranda rufa
  • Jacaranda simplicifolia
  • Jacaranda sparrei
  • Jacaranda subalpina
  • Jacaranda ulei

Como cultivar ajos




El símbolo de las cabezas de ajo entrelazadas en una ristra es sólo una parte de la larga tradición popular vinculada con esta planta. Se le han atribuido propiedades protectoras desde hace más de 2.000 años, desde Europa hasta el Lejano Oriente. Los soldados romanos llevaban ajos para que les dieran valor, los marineros, para que los protegieran de los naufragios, y los montañeses, para que los salvaran de las tormentas y los peligros del mal tiempo. Todas estas supersticiones se basan en un deseo de protección, inclusive la más mediática: contra los vampiros. 

Sus propiedades medicinales como regulador de la presión arterial y sus virtudes antibióticas lo ponen a la cabeza de las hortalizas saludables, aunque el aromático disulfuro de alilo se elimina principalmente por el aliento… 

Para su cultivo, los ajos toleran un poco de sombra, pero prefieren desarrollarse al sol. El suelo debe tener buen drenaje y ser suelto. La incorporación de materia orgánica en forma de compost maduro garantiza una buena cosecha, no así la de estiércoles frescos. En otoño, se plantan los dientes con la punta hacia arriba y de cada uno saldrá una cabeza entera. Una forma orgánica de protegerlos del ataque de hongos es sumergirlos un par de horas, previo a la plantación, en una solución de polvo de hornear (una cucharada en un litro de agua). 

Podemos plantarlos en hoyos o en líneas, en una pequeña zanja de 5cm de profundidad y con una distancia de 15cm entre planta y planta. Si plantamos más de una línea, la distancia será de 25cm entre cada una. Tapamos los dientes de ajo con tierra y luego cubrimos el suelo con un mulch de paja o pasto seco con hojas secas. A partir de la cuarta semana observaremos los brotes creciendo entre la cobertura. Crecen lentamente durante el invierno, pero en la primavera su desarrollo se acelera. A mediados de esa estación podemos "anudar" el follaje de las plantas para favorecer la formación de los bulbos. 

Paso a paso, te contamos cómo conseguir una buena cosecha  de una de las hortalizas más saludables.

Cuando observemos que tres cuartas partes del follaje amarillea, será el momento de la cosecha. Cuidadosamente se hace un hoyo en la base de las plantas y se retiran los bulbos, no es conveniente tirar del tallo. Los resguardaremos del sol en un lugar seco y fresco, y luego de 4 a 6 semanas ya estarán secos para limpiarlos y almacenarlos para su consumo posterior. 




Conoce las flores por sus colores

Rojas, amarillas y azules. Una selección para que tu jardín se vea alegre y divertido.

1. Berberis thunbergii ‘Atropurpurea’, arbusto de follaje caduco. 2. Magnolia x ‘Atlas’, árbol de grandes flores perfumadas. 3. Gaillardia grandiflora, herbácea de abundante floración. 4. Rosas, achileas y frutos de amapola, combinación original para un ramo. 5. Dahlia, bulbosa de grandes flores que aparecen en el verano. 6. Nymphaea ‘Mrs. George C. Hitchcock’, de floración nocturna. 7. Kalanchoe thyrsipholia, suculenta de hojas que toman un color rojizo muy llamativo. 8. Lagerstroemia indica, arbolito caduco de floración muy vistosa. 9. Clivia miniata, bulbosa ideal para lugares sombríos. 


Rojas, amarillas y azules. Una selección para que tu jardín se vea alegre y divertido.

1. Robinia pseudo-acacia ‘Frisia’, árbol caduco. 2. Fortunella margarita, arbolito perenne muy utilizado en macetas. 3. Achillea filipendulina, herbácea perenne de larga floración. 4. Chrysanthemum maximum, herbácea perenne de aspecto silvestre. 5. Magnolia x Butterflies, arbolito de flor mediana y color amarillo verdoso. 6. Tecoma stans, árbol de follaje caduco y floración primaveral. 7. Nymphaea ‘Sir Galahad’, acuática de floración nocturna. 8. Rosa ‘Crocus Rose’, rosa inglesa ideal para plantar en grupos. 9. Acer pseudo-platanus, árbol caduco de interesante follaje otoñal. 
Rojas, amarillas y azules. Una selección para que tu jardín se vea alegre y divertido.

1. Convulvulus sabatius, herbácea perenne ideal para macetas. 2. Agapanthus africanus, herbácea perenne muy rústica. 3. Vid sp., además de ser productiva es muy vistosa en una pérgola. 4. Verbena bonaeriensis, herbácea perenne de aspecto muy silvestre. 5. Aster ‘Novi-belgii’, herbácea perenne de floración muy abundante. 6. Phaseolus caracalla, enredadera vigorosa de follaje perenne. 

Una tapiz creado con rosas

rosal tapizante
Rosales tapizantes, una muy buena elección cuando el propósito es cubrir una cierta extensión de suelo y desea hacerse con plantas que además de aportar verde, tengan buena floración y aroma.
La característica de estos rosales es que apenas crecen en altura y no “trepan” como la mayoría de las flores de este tipo. Su altura no superará los 30 o 40 cm y sin ser necesariamente “rastreros” son capaces de extenderse a nivel del suelo cubriendo tanta superficie como necesites.
Su capacidad para cubrir el piso está dada fundamentalmente por dos capacidades anatómicas de estas especies: raíces vigorosas  de crecimiento rápido y muy buen potencial de brotes. Así es que crecen en general rápidamente y dada su profusión radicular tienden a “buscar más suelo” que altura.
Algunas especies o variedades de este tipo son: Pink Bells, Towne & Country cover,  Flower Carpet. Sus mayores utilidades (además de la estética) es contribuir a retener la humedad del suelo y evitar la proliferación de hierbas improductivas.
 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total