Cosechando hiervas de nuestra huerta

Es común que tengamos mucha producción de algunas hierbas aromáticas, ya sea porque se desarrollaron demasiado o porque hemos puesto muchas por su capacidad de ahuyentar ciertas plagas. Es buena idea cortarlas antes de que se sequen, desmejoren, o empiecen a molestarse entre ellas; así podremos conservarlas para las épocas de escasez o, simplemente, para tenerlas mas a mano. 

Para conservarlas secas, hay que cosecharlas por la mañana, después de que se seca el rocío. Se pueden colocar en bandejas o colgarlas de una viga en ramilletes, lejos de la luz del sol. Además, también se pueden poner a secar sobre una cocina, aprovechando el calor residual que dé al apagarse, o dentro de una alacena ventilada. 

Para guardarlas, se sacan los tallos más gruesos y se guardan dentro de bolsos de papel madera encerado, nunca en papel común, porque pierden su esencia, ni en plástico, lo que las haría traspirar. 

También se pueden secar rápidamente en el microondas: se coloca un puñado de hojas junto con un vaso de agua y, en 30 segundos, están listas para guardar. 

Para conservarlas frescas, se cosechan del mismo modo, pero se pueden poner en un frasco con aceite o usarse en bouquets combinados o de una sola especie. Otra variante es picarlas y colocarlas en cubeteras con agua que irán al freezer para usarlas en una futura ocasión.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.