La iluminación en el Jardín

El jardín, en verano, es una de las zonas más bellas de nuestro hogar. Nos permite relajarnos, refrescarnos luego de arduos días de trabajo y labores, y nos da la posibilidad de desconectarnos de todos los problemas, simplemente apreciando sus colores y sus elementos. Y no sólo podemos disfrutarlo durante las horas diurnas: con un adecuado sistema de iluminación, podremos también disfrutarlo durante la noche, con todo gusto y placer. 



Una correcta iluminación del jardín, además, permite configurar un ambiente más seguro y protegido. Claro, quizás su máximo provecho es el relax que brinda la sola visualización de flores y plantas a toda hora del día, que nos da la sensación de frescor y apertura en todo el hogar.

La iluminación más adecuada de los jardines debe ser graduable, es decir, no debe ser absoluta. Se puede determinar una disposición de puntos lumínicos que permita la iluminación suave para el disfrute, y una iluminación más intensa para, por ejemplo, cenas al aire libre o por motivos de seguridad



Por ello, podemos determinar algunos reflectores o iluminadores focalizados o dirigidos, que apunten hacia grandes plantas, esculturas o fuentes. Estas luces deben ser siempre aptas para el uso exterior, ya que deben ser capaces de resistir lluvias, rocío, vientos y otros tipos de humedades. Su colocación debe ser realizada por manos experimentadas, en especial con respecto al cableado, el cual es preferible que se mantenga fuera del alcance de niños, animales y, en especial, de la máquina de cortar el césped. Por medio de caños especiales, se puede enterrar estos cables, para una protección total. También debe tratarse de luces tenues, no demasiado
brillantes, y de preferencia que no emitan calor, ya que esto terminaría por perjudicar a nuestras plantas.

Una de las formas predilectas por los paisajistas para iluminar los exteriores es la técnica del uplighting, o luz ascendente. Este formato indica que la dirección del haz de luz será desde el piso, embutido en cajas protectoras dentro del piso, o apenas sobresaliendo, y hacia arriba, dando cierto dramatismo y resaltando las formas de los elementos iluminados. En caso de árboles, plantas, o algunas esculturas, podemos utilizar la técnica de contraluz, es decir, un punto lumínico colocado por detrás del objeto, que no apunte directamente hacia los espectadores, sino que permita un contraste de luces y sombras bien sutil.



La iluminación de los caminos y senderos del jardín es relativamente sencilla, y posee una infinidad de variables posibles. En el mercado podemos encontrar bastones de luz que se clavan en el piso, fijándose en las posiciones deseadas, que demarcan el sendero. Además, existen a precios muy accesibles bastones de luz que funcionan gracias a una celda de energía solar, y que pueden ser programados para encender automáticamente.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.