Conoce el Ficus nítida

Los Ficus como plantas de exterior, en general están alcanzando un gran protagonismo durante estos últimos 15 años, tanto en la jardinería pública como privada. Una de las especies más utilizadas en este campo es el Ficus nítida.
Ficus nítida
El Ficus nítida pertenece a la familia de moráceas y según la literatura comparte diferentes nombres técnicos como son el propio Ficus nítida y el Ficus retusa, siendo el nombre oficial consensuado el deFicus microcarpa, que significa de hoja pequeña. Otro nombre con el que se le conoce ya popularmente es el de Laurel de Indias.
Este Ficus se comercializa durante todo el año de forma contenerizada. Las presentaciones van desde forma arbórea en contenedores de 40 a 60 centímetros de diámetro y alturas de tronco de 1,7 a 1,8 metros, a plantas en las que se ha trabajado especialmente su copa (parte aérea) para darles formas de bolas en contenedor de 34 a 80 litros de capacidad con alturas de tronco de 1,75 a 1,8 metros.
El lugar de origen de Ficus nítida es desde el sur y sureste de Asia hasta Australia. En la península ibérica, así como otras zonas del resto de Europa donde el clima sea de inviernos suaves, este ficus se adapta perfectamente aportando una valorada elegancia ornamental.
El Ficus nítida se usa en jardinería como árbol siempre verde, de gran desarrollo con una ancha y densa copa. Su tronco es grueso, de corteza gris y aspecto liso, normalmente ramificado a partir de cierta altura. La emisión de raíces aéreas es una de sus características, colgando de sus ramas hasta llegar al suelo.
Su base de tronco es ensanchada y su ramaje abundante, lo que lo hace excelente como árbol de sombra para paseos y jardines amplios. Su altura final puede superar si no se actúa mediante las podas oportunas a los 25 metros.
Sus hojas son alternas y de unos 4 a 9 centímetros de longitud. Son de color verde brillante en el haz, algo coriáceas, de forma ovado-elíptica.
Sus frutos de algo menos de 1 centímetro de diámetro, aparecen axilares y sésiles, normalmente dispuestos en pares. Tienen forma algo piriforme y son de color verde-amarillento, tornándose púrpura en la madurez.
Como decimos, el Ficus nítida es un árbol poco exigente y de rápido desarrollo. Este admite muy bien las podas, hasta el extremo de poderse crear formas caprichosas. Precisamente las podas, son una de las labores culturales más valiosas para mantener y controlar a esta planta dentro del volumen en el espacio deseado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.