Como decorar un jardín

Nada como disfrutar de un lugar de esparcimiento en los días de calor y, si el tiempo lo permite, durante el resto de año. El jardín se convierte así en el escenario principal de muchos hogares. No permita que las malas hierbas crezcan a su antojo. Con un poco de atención y de detalle podrá crear un espacio en el que regocijarse. 



Cómo diseñarlo
A quien no le resulte fácil diseñar su jardín, los consejos de una paisajista pueden servirle de mucha ayuda. Vallivana de la Figuera se dedica al diseño de espacios exteriores y ha puesto a disposición de la feria de la decoración, Casa Decor, en Madrid (España), su manera de disfrutar de ese área delineando una zona que refresca y sorprende.

"No me limito a diseñar un jardín. Siempre intento aportar algo más, como elementos de mobiliario, fuentes, macetas… en definitiva un toque más artístico. Yo lo llamo 'la alta costura del jardín', aunque no se trate de grandes espacios", comenta De la Figuera.

Su objetivo es que el jardín tenga que ver con la casa y quienes la habitan, de esa manera la creatividad se pone a su servicio.

Vallivana marca entre sus objetivos que el jardín capte la atención con los cinco sentidos. De hecho, así llamó al espacio presentado en la feria, "Con los cinco sentidos". 

Para la vista y el oído

Las fuentes y el sonoro gorjeo del agua incentivan la vista y el oído. Un paseo entre cerezos, el olfato y el gusto y el golpe de efecto para el tacto, lo concentran un par de sillas de acero en las que tanto en el asiento como en el respaldo florecen las plantas. "Es un golpe de efecto. Todo el mundo sucumbe a la tentación de tocarlas. Genera inquietud y curiosidad", dice. 

La experta comenta que no se necesitan grandes espacios para decorar con plantas. "No hay que caer en la tentación de intentar cosas inverosímiles. También es muy importante zonificar los espacios: qué voy a colocar y en dónde". 

Una cuestión que también considera esencial incluso para los alféizares de las ventanas.

"En veinte metros cuadrados de terraza se puede crear un espacio diáfano y muy atractivo gracias a mesas de cristal", comenta. En definitiva, afirma, la experiencia es lo que hace "ir viendo" lo que funciona y lo que no.

Crea zonas húmedas

La paisajista afirma que en zonas de humedad del jardín "cualquier cosa que se plante, generalmente, se da bien". 

Es fundamental distribuir el jardín en zonas espaciales, de forma que plantas y tonos estén equilibrados. "Es más adecuado dedicar una zona a jardín para dejar despejado otros espacios donde poder situar unos muebles de exterior, por ejemplo".  

Sin embargo, explica que en zonas muy secas hay que jugar con las corrientes para ubicar la zona de esparcimiento "y poder disfrutar del frescor que proporcionan las plantas".

De la Figuera indica que en estos casos también es muy importante elegir flores y plantas muy aromáticas. "Los olores son difíciles de olvidar, y el jardín y la brisa nos permiten gozar de fragancias que nunca se nos irán de la memoria".

La comodidad nos lleva a todos a solicitar plantas que no requieran mucho mantenimiento. "Es lo que pide todo el mundo: tener plantas que no se mueran, de las que se pueda disfrutar, pero que no requieran mucha atención. Algo que se consigue con una buena tierra, un buen drenaje y una vegetación adecuada". 

Así pues, según la experta, todo es posible a la hora de decorar nuestro jardín.
 
 
 







Como cultivar un jardín comestible

¿Sabes qué es un jardín comestible? La propuesta es sembrar inteligentemente y promover el consumo de lo que se siembra. Imagina que podrías cultivar un buen porcentaje de tu comida en tu tiempo libre.


Época de plantar
Nos encontramos en la época de comenzar a preparar el suelo para sembrar los vegetales de la temporada para el sur de la Florida, pero en estos momentos los rayos del sol son la principal fuente de calor para lograr un suelo libre de nematodos, insectos dañinos y patógenos (Microorganismo capaz de producir enfermedad) los cuales destruyen nuestras cosechas y de esta forma se elimina el uso de pesticidas.

Esto es algo muy sencillo remueva el suelo de su huerto y colóquele un nylon transparente sujeto por las esquinas con estacas de madera para que no se
vaya a volar con el aire, déjelo por 4 a 5 semanas, retírelo al pasar este tiempo, incorpore a su suelo compostaje para enriquecerlo con materia orgánica.

Es el resultado de la descomposición creada por los microorganismos de los residuos orgánicos tales como hojas de plantas, recortes de hierba, pedacitos bien
pequeños de ramitas y desechos de la cocina (no lácteos, carne ni grasa animal).

Guía de algunos vegetales para sembrar en el área del Sur de la Florida.

  • Ají (Agosto-Marzo) profundidad para sembrar la semilla ½ pulgada, distancia entre plantas de 12 – 24 pulgada.
  • Berenjena (Agosto-Octubre) (Diciembre-Febrero) profundidad para la semilla ½ pulgada, distancia entre plantas 26-36 pulgadas.
  • Boniato (Febrero-Junio) distancia entre plantas de 12-14 pulgadas.
  • Calabaza (Agosto-Septiembre) Enero-Febrero) profundidad de la semilla de 1-2 pulgadas, distancia entre plantas 36-60 pulgadas.
  • Maíz (Agosto-Marzo) profundidad de la semilla de 1-2 pulgadas, distancia entre plantas 12-18 pulgadas.
  • Pepino (Septiembre-Marzo) profundidad de la semilla 1-2 pulgadas, distancia entre plantas 12-24 pulgadas.
  • Quimbombó (Agosto-septiembre) (Febrero-Mayo) profundidad de la semilla 1-2 pulgadas, distancia entre plantas 6-12 pulgadas.
  • Tomates (Agosto-Marzo) profundidad de la semilla ½ pulgada, distancia entre plantas 18-24 pulgadas.
  • Yuca (Primavera hasta Mayo) profundidad de siembra del tallo sobre todo la parte más vieja a 3-4 pulgadas en forma horizontal y el mismo con largo
  • de 8-12 pulgadas, distancia entre plantas 24-30 pulgadas.
  • Papas (Septiembre-Enero) profundidad del tubérculo con yemas 3-4 pulgadas, distancia entre plantas de 8-12 pulgadas.
  • Zanahoria (Octubre-Febrero) profundidad de la semilla ½ pulgada, distancia entre plantas de 1-3 pulgadas.







Un jardín vertical dentro de tu casa

Los jardines están de moda, algunos incluso cosechan en sus techos convirtiéndolos en azoteas verdes, pero qué tal poder usar tus paredes para sembrar un jardín vertical. Este tipo de 'paredes vivientes' es la nueva tendencia para sembrar tus plantas en muros, postes, columnas e incluso en los troncos de los árboles.



Sin clavos
El Tree Hugger® es un dispositivo para colgar plantas en diferentes superficies verticales que no requiere de clavos, tornillos o sujetadores de ningún tipo.

Este mecanismo se compone de dos secciones curveadas, un sujetador en el soporte inferior y tres aros para recibir las macetas de 6 pulgadas. el sujetador sostiene plantas colgantes de hasta 15 libras y una gran variedad de otros ornamentos y puede ser cambiado de ubicación fácilmente dependiendo de las condiciones de luz y el clima de la temporada.


Kevin Londo, inventor del Tree Hugger® explica que este dispositivo es una solución eficiente para aprovechar columnas y muros, no sólo para sembrar plantas, también para colocar decoración e iluminación.

Entre los accesorios que se venden con el Tree Hugger® también hay encajes para simular una vid, cascadas, iluminación solar y una línea de decoración de temporada.

En interiores y exteriores

Woolly Pockets es otro invento de  Miguel Nelson quien creó un contenedor que transpira para plantas que permite que el aire natural refresque la tierra, reduciendo la necesidad de drenar los recipientes y manteniendo en perfecto estado las raíces.

Según Nelson, este contenedor es ideal para la creación de huertos urbanos en casas donde no se tiene suficiente espacio para un jardín, y puedes colocarlo en tu balcón, o hasta crear una cama de flores en tu sala de estar. Los Woolly Pockets son fáciles de usar y no requieren de habilidades en la jardinería, pues tienen un forro impermeable que ayuda a mantener las paredes y el piso seco.

Los orificios funcionan como 'poda de aire', pues las raíces detienen su crecimiento cuando llegan a su límite de espacio, esto evita que la raíz se muera como sucede en macetas de barro, que no tienen salida y hay que sacar y remover la tierra en determinados momentos.

Además, estos contenedores son ecológicos pues están hechos con botellas de plástico recicladas mezcladas con un material similar a la lana, de ahí el nombre del producto.

Woolly Pockets también lanzó sus bolsillos Vagabond, que están hechos de cuero regenerado y se pueden colgar del techo o en el comedor, para presumir tus flores favoritas a tus amigos.

Conoce un poco mas de Ficus

El ficus es un arbusto o árbol perenne de hojas coriáceas que, en el caso de algunas especies, puede ser trepador. Por lo general, es una variedad que se adapta perfectamente como planta de interior. Puede alcanzar una altura de hasta 30 m, aunque estos casos se han dado sobre todo en su lugar de origen, el Extremo Oriente. Sin embargo, en nuestros interiores puede llegar a medir hasta 4 metros.



Existen alrededor de dos mil especies de este género, el ficus, que crecen silvestres en las regiones tropicales de Asia. Esta planta, conocida también con el nombre de árboles de la goma, se reproduce a través de acodos a principio del verano. Se encuentra altamente extendida en jardinería interior, incluso en edificios de oficinas y centros comerciales. Los arbustos plantan sus verdes biambas en la rectilínea perspectiva de los grandes despachos y, además, acrecientan la intimidad de la sala dando vida a los descansos de las escaleras, pasillos y recibidores.

Tipos de Ficus

El Ficus Benjamina es uno de los arbustos más bellos y por eso es un gran elemento decorativo. Sus ramas son colgantes y sus hojas, que tienen de 6 a10 centímetros de largo, poseen una forma oval-lancetada con punta alargada.

Algo más pequeñas son las hojas del Ficus Deltoides, o Diversifolia, como también se conoce. Lo más característico de este tipo de ficus son las frutillas que ofrece, que tienen un color verde amarillento y un tamaño que no supera el centímetro. Esta especie procede de las Azores y alcanza una altura máxima de 50 cm.

También nos encontramos con el Ficus Elastica. Sus hojas llegan a medir 40 cm, su color es verde brillante y su forma es elíptica en la punta. Cuando nacen las hojas nuevas, están envueltas por hojas bracteales, generalmente de color rojo, que caen enseguida. Pertenecientes a esta especie predominan en el mercado las siguientes formas de jardín: Lecora, que se caracteriza por sus grandiosas hojas verdioscuras y brácteas pintojas; Variegata, de hojas con manchas blancas, amarillentas o incluso grises.

El Ficus de Caja de Violín, o Ficus Lyrata o Pandurata, tiene las hojas más largas todavía que el Ficus Elastica. Éstas llegan a alcanzar los 50 cm. y son verdioscuras con nerviaciones de un color más claro. Se le dio este nombre porque su diseño recordaba al del cuerpo de un violín. Esta planta se caracteriza porque crece hacia arriba y hacia los lados.

La especie Ficus Pumilla, Repens o Stipulata, logra alcanzar los 4 m. de altura y trepa afanosa por los espaldares que dividen interiores. Sus fuertes raíces adventicias también le permiten subir por tapias y paredes de cemento y prestarse además como especie de planta colgante. Sus hojas verdiblanacas se caracterizan por ser estrechas, reniformes y abombadas.


En las habitaciones frías es ideal la especie Ficus Rubiginosa, o Australis, cuyas hojas, que miden aproximadamente unos 10 cm, están provistas de un vello color óxido en el envés. El haz, coriáceo, es verde oscuro.

Cuidados y reproducción

La Ficus Benjamina es una especie que necesita calor, incluso en invierno, ya que la temperatura no deberá ser inferior en ningún caso de 18 ºC. Aún así, en el verano es conveniente protegerla del sol y regarla muy a menudo. Si la temperatura es alta y el ambiente es seco es necesario rociar las hojas para evitar que se sequen. Dos veces por semana, excepto en invierno, es necesario ponerle fertilizante para plantas de interior.

El Ficus Elastica no soporta bien el agua fría, por eso es conveniente usar agua tibia para regar y rociar. También es bastante sensible a las corrientes de aire y sus hojas abigarradas agradecerán que se las coloque en un lugar lo más claro posible. Esta especie aguanta mejor el frío que la anterior, pero tampoco podrá estar en lugares que bajen de los 10 ºC en invierno. Durante su crecimiento es bueno que se le apliquen buenas dosis de fertilizante disuelto, pero no es una planta que necesite especialmente grandes cantidades de agua.

El Ficus de Caja de Violín es menos delicado que los anteriores y puede vivir en cualquier habitación donde la calefacción no rebase los límites normales, aunque lo que más le conviene a esta especie es estar expuesta a un aire húmedo, por eso se recomienda rociarla a menudo, y también estar en un sitio claro, pero nunca soleado. Las plantas que ya sean algo viejas necesitan cada par de semanas un poco de abono, ahora bien nunca se deben abonar en invierno.

La especie trepadora Ficus Pumila soporta bastante sol que no sea el del mediodía y los lugares oscuros. En verano es necesario regar muy a menudo y también es conveniente que una vez a la semana, más o menos, se dé una ducha tibia y se abone. En invierno, sin embargo, lo mejor es no suministrar demasiada agua y, por supuesto, no abonarla. Ahora bien, es muy beneficioso dar de manera ocasional duchas tibias.

Todas las especies de Ficus se dan o bien en una tierra arcillosa y rica en nutrientes, que puede estar mezclada con estiércol de vaca y tierra vegetal o arena, o bien en tierra para flores, tal como se vende mezclada para su utilización en los establecimientos especializados.

Sus principales enemigos

Los insectos que más perjudican a este tipo de plantas son las cochinillas y las arañas rojas.

Las temperaturas bajas, los cambios bruscos y las fuertes corrientes de aire pueden producir enfermedades en sus hojas que se manifestarán en forma de manchas. El exceso de frío o de humedad producen, por ejemplo, en los bordes de las hojas inferiores manchas de color amarillo.

Su reproducción es bastante difícil. Hay que empezar por poner en primavera, dentro de una botella de agua situada ante una ventana, un vástago o un esqueje hasta que salgan las raíces. El acodo también puede ponerse en una mezcla de broza de turba y arena en una bandeja que se coloque sobre un radiador de calefacción hasta que broten las raíces. En estos casos es necesario que se ponga encima de la bandeja una cubierta de plástico

Los arbustos para la temporada de otoño

Si cualquier tipo de arbusto contribuye enormemente a la belleza del jardín durante todo el año, es especialmente en otoño cuando alcanza su máximo apogeo, porque sus hojas adquieren unos tonos muy brillantes y llamativos. Los arbustos, ya sean de hoja perenne o caduca, se pueden plantar en solitario, agrupados o junto a herbáceas, ofreciendo combinaciones muy interesantes.



Los de hoja caduca, como la buddleia de David y la hortensia, pierden sus hojas en otoño. Sin embargo, no hemos de desterrarlos del jardín por esta época, ya que despliegan unas formas muy curiosas en sus ramas.
Por otra parte, los de hoja perenne como el viburnum tinus y el ceanothus impressus conservan sus hojas todo el invierno. Es aconsejable poblar el jardín con este tipo de arbustos, puesto que resaltan frente a los anteriores gracias a sus variadas tonalidades. Las hay crema o amarillas y resultan muy valiosas en invierno porque aportan un interesante toque de color.

Su belleza natural

Existen muchas razones para elegir un arbusto, sus flores, sus bayas y, sobre todo, la belleza de su follaje. Mientras que la lila se cultiva principalmente por el encanto de sus flores y el cotoneáster por sus frutos, el royal purple combina ambas cualidades.
A la hora de diseñar un jardín, es fundamental tener en cuenta la presencia de estas plantas. Para lograr una construcción equilibrada se pueden alternar arbustos de distinta altura y forma. La variedad de colores que presentan también resulta muy atractiva para configurar un espacio verde.


Sus usos

Los arbustos se agrupan bien entre sí o con plantas herbáceas y anuales. Hay que tener en cuenta que algunos tipos quedan mejor aislados. Es este el caso de la magnolia, el membrillo japonés, el ceanoto y la piracanta. Sin embargo, existen otros que lucen más delante de un muro, donde sus rígidas ramas pueden dar apoyo a plantas trepadoras, como algunas variedades de la clemátide.
La mayor parte de ellos tardan años en lograr su máximo tamaño. Para rellenar el hueco que ocuparán estos arbustos en un futuro, se pueden plantar dalias.

Camelias

Son de hoja perenne y se clasifican según su flor: simple, semidoble, en forma de anémona, de peonia, de rosa, doble formal y doble irregular. Las hojas de éstos son verde brillante. La camelia japonica tiene flores blancas con el centro amarillo; la camelia J. rubescens major es una doble formal con flores rosa oscuro. Y la camelia J. Mathotiana presenta flores dobles formales de color rojo-rosa.


Magnolia Stellata
Esta planta tiene flores blancas con forma de estrella y numerosos pétalos, que están dulcemente perfumadas. Sus hojas son estrechas y de color verde oscuro.


Syringa Vulgaris
Las lilas tienen racimos de flores muy olorosas. Se trata de plantas cuyas flores son de colores muy variados que van desde el blanco y el crema hasta el púrpura, el malva o el rosa.


Azaleas
Son rododendros de hoja caduca. Son muy apreciadas por su fino follaje y sus vivos colores. Florecen a principios y mediados de verano. Sus flores son de gran tamaño y brotan en bonitos racimos. Las de algunas variedades son muy aromáticas. También hay azaleas perennes, con ramas más densas y flores más pequeñas, que no presentan una tonalidad amarilla, lo que las diferencia de las azaleas caducas.

Conoce algunos arbustos aromaticos

Los arbustos aromáticos ofrecen infinitas posibilidades si se les ubica en un jardín o en una terraza amplia. Por ejemplo, existen ejemplares con flor hasta bien entrado el otoño; además, su resistencia es mucho mayor que las plantas vivaces y que las de temporada.


Madreselva "Lonicera henry"

Por su forma compacta y el atractivo de sus hojas, esta enredadera es muy apropiada para cultivar en maceta. Además, produce unas olorosas flores de color amarillo-rojizo que duran desde verano hasta principios de otoño. Una vez que se marchitan, habrá llegado el momento de podarla para controlar su rápido crecimiento.

- Luz. Necesita un emplazamiento de soleado a semiumbroso.
- Agua. Hay que regarla en abundancia durante el período de crecimiento.
- Tierra. Normal, con algo de arena para garantizar un buen drenaje.
- Temperatura. Tolera altas y bajas temperaturas, pero es necesario protegerla de los fríos.




Citiso "Cytisus"
Se trata de un arbusto de hoja caduca, formado por una masa de densos tallos verdes y abundantes flores de color amarillo cremoso que se mantienen hasta los primeros fríos. Las hojas están compuestas por tres hojitas pequeñas, denominadas folíolos.

- Luz. Mejor a pleno sol, pero tolera también la media sombra.
- Agua. Hay que regarla en abundancia durante el período de crecimiento.
- Tierra. Normal de jardín, limosa y arenosa. Necesita mantillo.
- Temperatura. Mejora a temperatura ambiente, pero es necesario protegerla de las temperaturas bajas invernales.




Laurel "Laurus nobilis"
Arbusto perenne con las hojas lisas, brillantes y de color verde. Las flores son pequeñas de color amarillo y el fruto de color oscuro. Puede alcanzar un gran tamaño, dependiendo del tipo de substrato, y es de fácil cultivo como planta ornamental. Sus hojas son bastantes aromatizantes.

- Luz. Acepta posiciones soleadas y sombreadas.
- Agua. Es importante mantenerlo húmedo durante el período de crecimiento.
- Tierra. Normal de jardín, limosa con algo de turba, arena y mantillo.
- Temperatura. Soporta bastante bien las heladas.




Hierba Luisa "Aloysia triphylla"
La Hierba Luisa es un pequeño arbusto de la familia de las Verbenáceas, que alcanza hasta 2 metros de altura. Sus hojas son lanceoladas y rugosas, y desprenden un intenso aroma a limón cuando son restregadas. Las flores son de color violeta pálido o lila, y crecen en ramilletes.

- Luz. Clara y soleada. Hay que protegerla de las heladas.
- Agua. Es conveniente regar la planta en abundancia durante el período de crecimiento.
- Tierra. Necesita mantillo.
- Temperatura. Expuesta a temperatura ambiente. En invierno prospera bien entre 3-10º C.

Una palmera para decoración de interior: Chamaedorea elegans

A la hora de elegir un árbol tanto para exteriores como para cultivar en casa, a menudo se opta por aportar un aspecto exótico con las palmeras. La chamaedorea elegans es una de las más utilizadas para interiores, tanto por su tamaño, que no es demasiado grande, como por la facilidad de su mantenimiento. Pertenece a la familia de las arecaceae y tiene su origen en México, Guatemala y Belice.


Posee un único tallo del que salen ramas con hojas alargadas y estrechas. Tras crecer lentamente puede alcanzar los dos metros de altura. Las flores, de color amarillo o anaranjado, aparecen durante todo el año, aunque no son demasiado vistosas. Además, crecen pequeños frutos esféricos de color negro.

Dónde cultivarla

La chamaedorea elegans se reproduce con facilidad a partir de semillas o por división. A la hora de plantarla, disponemos de dos opciones: bien en una maceta en interiores, que es lo más habitual en esta especie de chamaedorea, o bien en el exterior.
En este último caso, buscaremos un emplazamiento a la sombra o semisombra, donde su follaje lucirá un tono verde intenso. Si está constantemente expuesta al sol, corremos el riesgo de que las hojas adquieran un color amarillento.
En cualquiera de los dos casos, el terreno ha de ser una mezcla de turba y tierra negra, y tendrá un buen drenaje, para evitar los encharcamientos. Asimismo, ha de ser ligeramente ácido y rico en nutrientes.

Cuidados muy sencillos

A la chamaedorea elegans le gusta la humedad. Por ello, el riego es necesario, aunque no debe ser muy abundante. Un exceso de líquido puede provocar que el ejemplar se pudra. Para un óptimo desarrollo, conviene incorporar al sustrato fertilizante líquido, especialmente durante el verano.
Si la hemos cultivado en el interior, a medida que va creciendo, hemos de trasplantarla anualmente a recipientes de mayor tamaño. Si en una misma maceta hemos cultivado varios ejemplares, tendremos cuidado al tratar las raíces, para no dañarlas ni separarlas.
Al ser una palmera de tallo único y no necesitar un espacio demasiado amplio para su base, es adecuado plantar varios ejemplares juntos, para darle un aspecto más robusto al conjunto. Asimismo, resultará atractiva si la combinamos con ejemplares de hoja más ancha.

Plagas y enfermedades

También hemos de ocuparnos de las plagas, ya que afectan a esta palmera. Destacan la araña roja, que hará que las hojas se caigan, y que combatiremos con un acaricida; el pulgón, que producirá diversos daños a la palmera; y la cochinilla, que detectaremos en la deformación de las hojas. Los dos últimos los eliminaremos con insecticidas. Asimismo, podemos encontrar hongos como el mildiu; la solución es aplicar un fungicida.
Otra de las enfermedades que constituye un obstáculo para su buena salud es la clorosis, que se produce por una carencia de hierro entre los nutrientes del terreno. Para remediarlo, es adecuado regar con agua de lluvia y acidificar el suelo, así como emplear productos específicos.

Semillas de herbáceas de litoral

A la hora de restaurar o repoblar un litoral, la compra de semillas de herbáceas de litoral o plantas ya desarrolladas es fundamental. Estas especies de herbáceas de litoral, ya sea de tipo rocoso o arenoso, han evolucionado hasta adaptarse a las especiales condiciones, donde la influencia del viento y el salitre marino modifican profundamente su fisiología.
Asteriscus maritimus con flores

Entre sus peculiares características, todas ellas son capaces de soportar fuertes concentraciones salinas en el suelo y en el ambiente, así como adaptarse a lugares batidos por el viento formando comunidades de plantas espinosas o no pero de formas más o menos redondeadas.
Entre las empresas más destacadas de selección y venta de semillas de herbáceas de litoral en España está Semillas SilvestresS.L. (informacion@semillassilvestres.com). A continuación exponemos un breve listado de algunas de las especies más importantes de nuestras costas españolas:
Ampelodesma mauritanica, Ammophila arenaria, Armeria gaditana, Asteriscus maritimus, Cakile maritima, Crithmum maritimum, Crucianella maritima, Cyperus capitatus, Elymus farctus, Eryngium maritimum, Globularia alypum, Juncus acutus, Juncus effusus, Juncus inflexus, Limonium ovalifolium, Lotus corniculatus, Lotus creticus, Malcomia littorea, Medicago maritima,  Otanthus maritimus, Pancratium maritimum, Polygonum maritimum, Sarcocornia fruticosa, Silene maritima, Sporolobius maritimum, Teucrium dunense.

Los cuidados del Lilium

El género Lilium comprende unas 100 especies que en su conjunto están presentes en extensas regiones templadas del hemisferio norte. De ellas, unas doce son indígenas de Europa, dos de América del Norte y unas sesenta (aprox.) de Asia. Estos Lilium florecen a finales de primavera o en verano, dependiendo de la especie. Se cultivan ornamentalmente para flor cortada, como planta en maceta e incluso de forma naturalizada en jardines. Dada estas posibles opciones, en esta ocasión hablaremos sobre el Lilium y sus cuidados en función de cada una de ellas.
Flores de Lilium rosas
Como flores frescas, simplemente haremos aquello que sea necesario y esté en nuestras manos para que su vida en el jarrón sea la mayor posible. Para ello las pondremos en el jarrón nada más llegar a casa, procurando recortar un centímetro aproximadamente las bases de sus tallos. El agua será limpia a la que añadiremos un conservante de flor. Ubicaremos el jarrón si es posible cerca de una buena fuente de luz para que sus flores mantengan su intensidad de color y cambiaremos el agua a diario o con la mayor frecuencia posible. En cada cambio de agua, recortaremos un poco más la base de sus tallos y añadiremos el conservante de flor como la primera vez.
Si los tenemos como planta en maceta, una vez se hayan marchitado las flores de lilium, se puede cortar el tallo justo por las primeras hojas bajo las flores. A las pocas semanas podemos ir reduciendo los riegos hasta dejar secar toda la planta. Cuando la planta esté seca podemos desenterrar los bulbos, limpiarlos y guardarlos en un lugar oscuro y seco hasta principios de primavera o a principios de otoño (según variedad), en la que volveremos a plantarlos. Como siempre, los enterraremos unos 10 centímetros pero con suficiente tierra por debajo (unos 20 centímetros como mínimo) para que puedan crecer correctamente sus raíces.
Y en el jardín, tras la brotación del Lilium, si son muy altos y estamos en una zona de fuerte viento, podemos entutorar sus tallos para evitar que entre el viento y el peso de sus flores se rompan. Una vez se hayan marchitado sus flores, se puede cortar el tallo justo por las primeras hojas bajo las flores más bien por cuestiones estéticas.
Cuando llegue el momento de letargo del Lilium, este perderá sus hojas y dará el aspecto de desaparecer del jardín. Con la llegada de su época de brotación, volverá a verse crecer. Por lo tanto no tenemos el porqué arrancar sus bulbos.
Tras varios años o en el caso de querer arrancarlos, esperaremos a que desaparezca la parte aérea y es el momento en el que debemos desenterrar los bulbos, limpiarlos y guardarlos en un lugar oscuro y seco hasta el nuevo momento de su plantación. Y como en el caso anterior hay que plantarlos enterrándolos unos 10 centímetros pero con suficiente tierra por debajo (unos 20 centímetros mínimo) para que puedan desarrollarse bien sus nuevas raíces.

Un árbol Frondoso, el Álamo

El álamo es un árbol frondoso de crecimiento rápido que contiene unas ramas robustas y una copa bastante ancha. Esta especie puede llegar a vivir 400 años, por lo que en su juventud tiene una corteza blancogrisácea y gris agrietada cuando tiene más años. Tiene unas hojas muy características debido a que son en forma de corazón.



Es originario de las zonas templadas del hemisferio Norte y presenta una altura de unos 30 metros. Son apropiados para fincas, grandes jardines e incluso es utilizado en las grandes ciudades para parques, avenidas y jardines, porque son árboles esbeltos y elegantes. Además, suelen crecer mejor en climas más húmedos donde el terreno es más arenoso y, consigue los nutrientes necesarios para su supervivencia. Sin embrago, también puede adaptarse a sustratos pobres y calcáreos.

Leyendas del álamo

Es una especie destacada de la mitología griega, en donde se cuenta la leyenda de que el dios Hades, soberano del mundo de los muertos, se enamoró de Leuca. A raíz de este amor surgió el álamo, que era el símbolo de su relación. Cuando ella murió, Hades hizo surgir al álamo blanco en los Campos Elíseos, donde se encontraban todas las almasmuertas. Como consecuencia de esta historia éste árbol se cultivaba en camposantos y monumentos funerarios.

Otra leyenda en la que el álamo es protagonista es aquella en las que las Helíades, hijas del dios Helios, se quedaron petrificadas al enterarse del doloroso episodio de que su hermano Faetón había muerto. La reacción de las dos hermanas fue de asombro y tristeza, por lo que la fatal noticia las convirtió a ambas en álamos.

Árbol Árbol
En este sentido, era habitual encontrar álamos en ceremonias y ofrendas en honor de Dionisos, dios del vino y de la Naturaleza. Era costumbre que a aquéllos que se consagraban a este culto se les cubriera con hojas de álamo. En los mitos y leyendas griegas este árbol es mencionado, tanto en ocasiones festivas relacionadas como en historias donde la muerte es la protagonista.

Árbol de ciudad

Esta especie tan característica es utilizada para decorar y oxigenar muchas zonas de grandes ciudades como plazas, jardines, calles... Además, tiene una copa muy grande con lo que es ideal para crear sombra. Igualmente plantar una hilera de álamos es un gran protector de vientos para otras especies que se puedan encontrar en jardines o en parques de la ciudad.

Hola Raices
Por otro lado, este árbol tiene un uso muy curioso que sirve para enraizar los esquejes, mediante unas propiedades hormonales que se obtienen a partir de las ramas jóvenes de los álamos. Es necesario cortarlas y dejarlas durante un día sumergidas en agua para que empapen bien. De esta manera, se conseguirá el producto para poder aplicarlo.

Además, tiene propiedades curativas que ayudan a tratamientos diversos de problemas digestivos, afecciones urinarias, en estado de fiebre y problemas de ciática. Es importante saber que no presenta ningún efecto secundario ni efectos tóxicos. Se suelen utilizar para curar el tronco del mismo y en el álamo negro es utilizado las yemas, para hacer infusiones.
 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total