La floración del cerezo

El cerezo, técnicamente denominado Prunus Cerasus, es un bello frutal que llega a alcanzar los 25 metros de altura. Es muy recto y el tronco tiene una madera muy lisa y de color marrón, aunque los árboles más valorados poseen el tono rojizo. Su copa es amplia y piramidal, mientras que sus hojas se caracterizan por ser caducas, simples y doblemente dentadas.
Además, es valorado por la belleza de su flor, de la cual surge el fruto. La cereza es un fruto globoso y carnoso de color rojo. Este frutal es del tipo denominado de carozo, que requiere del frío invernal para romper su receso.



El fruto

Su floración se produce en primavera, desde finales del mes de marzo, mientras que los frutos maduran desde mayo hasta julio. La cereza es comestible y se caracteriza por proporcionar múltiples aplicaciones, desde su consumo como fruto de mesa, hasta la elaboración del famoso Kirch, una especie de aguardiente.
Se pueden distinguir cuatro clases diferentes de cerezas. La primera de ellas es las guinda, de pulpa tierna, de un tono colorado y de un sabor dulce. Se suele utilizar para realizar compotas, así como de fruto de mesa o para elaborar algunos tipos de bebidas alcohólicas.
El segundo es la denominada gordal, que se caracteriza por ser roja, amarilla o negra. Su pulpa es firme y crujiente, aunque no proporciona apenas zumo. Se suele utilizar para consumir como postre.
En tercer lugar, hay que mencionar las cerezas inglesas, de un rojo intenso y oscuro. De todas las utilizadas para la mesa, ésta es la más sabrosa.
Por último, están las denominadas cerezas de cabillo corto, globulosas. Su color es casi marrón y la pulpa proporciona un sabor amargo. Se emplean, sobre todo, en la repostería y para elaborar aguardiente.

Lugares favorables

El cerezo es un frutal que requiere del frío para su desarrollo, por lo que se suele encontrar en aquellas regiones en las que cuenta con este elemento durante el periodo de receso. No obstante, es posible encontrar cerezos en zonas cálidas con el fin de obtener cosechas más tempranas.
En estos casos, no siempre se logra obtener una adecuada polinización cruzada, por el desfase que se produce entre la floración de las distintas variedades. Asimismo, se suele dar la brotación de forma anticipada, ayudada de los tratamientos con Dormex. Este árbol frutal está distribuido por toda Europa, excepto en el extremo norte y este. En España, se encuentra en la zona oriental y meridional, sobre todo, en el Valle del Jerte en Cáceres, donde se calcula que hay un millón y medio de cerezos, otorgando al paisaje una increíble belleza.



Cuidados

El cerezo se suele encontrar en una altitud de entre 400 y 600 m. Asimismo, requiere de un suelo preferentemente calizo, fresco y profundo, y necesita de abundante luz solar para su desarrollo. En cuanto al riego, hay que señalar que requiere abundante humedad, por lo que se debe regar de forma ligera a moderada en caso de que el clima no sea lo suficientemente húmedo.
La principal característica de este frutal es su gran resistencia al frío, ya que puede soportar temperaturas de hasta -20 ºC. Otro elemento de gran importancia para el mantenimiento y la buena producción del cerezo es la poda, que, junto con la fertilización y el riego, constituye el pilar básico de la salud del frutal. La finalidad de esta tarea es la de conseguir la adecuada estructura del árbol, para regular la vegetación y la producción de éste. Asimismo, se pretende favorecer la respuesta del cerezo frente al medio ambiente en el que se encuentra, sobre todo, en lo que a la luz se refiere.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.