Conoce el calabacín



El origen de esta hortaliza es todavía desconocido para muchos, si bien la mayoría localiza su cultivo en zonas cálidas. Los más atrevidos ubican el desarrollo de los primeros calabacines dentro de la zona de América Central y del Sur, cuna de la familia de las cucurbitáceas. Esta familia de hortalizas cuenta en su haber con unas 850 especies, ya sean trepadoras, rastreras o herbáceas.
En la actualidad, su cultivo se extiende por la costa mediterránea y también en regiones más alejadas como Bélgica u Holanda. Su color característico es el verde oscuro pero acepta variaciones cromáticas que van del amarillo al verde claro. Es, fundamentalmente, una hortaliza de verano.

Tipos de calabacín

Las variedades más conocidas de esta famosa hortaliza son:
  • Pepo: son frutos muy grandes de forma esférica que tienen una tonalidad entre amarilla y anaranjada. Su sabor es dulce.
  • Ovífera: se trata de frutos más pequeños que los de la variedad anterior y destacan por su gusto amargo.
  • Minicalabacín: no es una subespecie en sí misma, simplemente se trata de los calabacines que son recogidos más temprano.

Cocinar con calabacines

Entre fogones, el calabacín se presta a un amplio abanico de posibilidades. Pueden servirse gratinados, rehogados, asados, fritos o rellenos. También pueden enriquecer las sopas, las cremas, los purés, los pistos, las salsas e incluso, las tortillas, pero siempre utilizaremos poco aceite porque sino duplicaremos las calorías. Cuando preparemos calabacines, los rasparemos ligeramente puesto que, al ser tiernos, no hará falta pelarlos con la ayuda del cuchillo.
A la hora de elegirlos para su consumo se tendrán en cuenta los ejemplares de tacto firme, piel brillante, exentos de manchas u otros defectos y de tamaño medio, puesto que los más grandes son excesivamente tiernos. El paso acertado es enjuagarlos con abundante agua retirando los extremos.
Se conservan dentro del frigorífico sin problemas hasta dos semanas pero hay que prevenir el no juntarlos con frutas y tomates. La explicación es muy sencilla: tant
o los tomates como las frutas desprenden etileno a causa de la respiración y este gas hace que los calabacines duren menos. Podemos congelarlos para su posterior uso escaldándolos en agua hirviendo durante cinco minutos.

Un alimento esencial en las dietas

Se trata de una hortaliza sabrosa y muy diurética por su alto contenido en nutrientes, agua y fibra. Además, su bajo aporte calórico (10 calorías por cada 100 gramos) sumado a la escasa proporción de lípidos y proteínas, lo convierte en protagonista de gran cantidad de dietas de adelgazamiento. Otros aportes importantes para nuestro organismo son el potasio, el magnesio y el fósforo.
Los estómagos delicados encuentran en el calabacín un alimento fácil de digerir. También tiene un efecto laxante ligero que ayuda a la dispepsia, la gastritis y el estreñimiento. Suele incluirse en las dietas de las personas que sufren de dolencias cardiovasculares, renales y tensión arterial alta.

1 comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.