Consejos para sembrar un cedro en invierno


El cedro es un árbol de hoja perenne de lafamiliade las pináceas que se planta durante el invierno. Sucultivoes muy fácil.



El cedro es una de las coníferas más ornamentales cuando alcanza su máximo desarrollo. A continuación veremos cómo plantar y cultivar el cedro, así como los cuidados necesarios para su desarrollo. 

El cedro se reproduce a través de semilla o injerto, que se siembra o planta durante el invierno. El trasplante hay que hacer antes de que la planta alcance 1 metro de altura. La reproducción a través de semilla es muy lenta, por lo que normalmente se realiza a través de injertos de la mano de especialistas.  La floración se produce durante el otoño, aunque no tiene ningúnvalorornamental.

Para su cultivo, el cedro necesita buena tierra de jardín, exposición a pleno sol yriesgosmuy abundantes. El cedro no soporta los terrenos húmedos y compactos, en los cuales amarillea y termina muriendo. Es más aconsejable regarlo abundantemente, para que crezca rápidamente, en un terreno con un buen drenaje para que no se acumule la humedad.

Conoce datos del perejil


El perejil, de lafamiliade las umbelíferas, es una planta aromática muy cultivada por sus aplicaciones encocinay por sus múltiples beneficios para la salud.



A continuación veremos cómo cultivar y cuidar el perejil durantetodoel año.

Las flores del perejil carecen de interés, salvo para conseguir las semillas con las que plantar nuevas plantas. La semilla se siembra directamente en el terreno de cultivo. Se puede sembrar durantetodoel año en climas templados. Es imprescindible regar abundantemente el semillero para que la semilla germine. Puede recogerse para su utilización a los 30 días de la brotadura.

Elcultivodel perejil es muy sencillo. Requiere riegos moderados, exposición a pleno sol y la limpieza de las malas hierbas. Aunque se da bien en tierra de jardín, crece de manera espectacular en terrenos ligeros ricos en materia orgánica.

En cuanto a los cuidados, es necesario proteger laplantadel perejil del ataque de hongos, los cuales producen manchas amarillas en las hojas. La aparición de los hongos se evita cultivando estaplantaen lugares soleados y ventilados.

Algunos datos del Ñame



El Ñame es una de varias especies de plantas del género Dioscorea (de la familia Dioscoreaceae), nativo a regiones cálidas de ambos hemisferios. Este tubérculo tropical cuya parte expuesta es en forma de enredadera, es muy popular en centro y sur América, al igual que en el Caribe, Africa y partes del Asia.  Diversas variedades de Ñame se cultivan a través de los trópicos y en parte de las regiones sub-tropicales y templadas. En el Africa occidental y en Nueva Guinea el de Ñame es uno de los principales cultivos primarios. 

Aunque el Camote ("Sweet Potato") y el Ñame son similares en muchas formas, (y por ello en países como los EE.UU. y Canadá se presta a confusión), estas son plantas de diferentes especies.  Existen mas de 150 especies de Ñames en el mundo, y algunas raíces de Ñames (de variedades diferentes a las que se producen en Panamá) pueden llegar a tener mas de 2.25 mts. y mas de 54 kgs.

Dependiendo de la variedad del Ñame, la parte carnosa puede ser de diferentes tonalidades de blanco, amarillo, púrpura o rosado, y la piel desde blancuzca a chocolate oscuro.  La textura de este tubérculo puede variar de suave y húmedo a áspero, seco y harinoso.  En nuestro medio el Ñame se presenta por regla general en trozos y se vende por peso.

El cultivo del huerto en la temporada fria



Si disponemos de un jardín de medianas dimensiones en nuestra casa, además de llenarlo de flores y plantas, podemos decidirnos por cultivar algunos alimentos que llevar a nuestra mesa. No te proponemos una gran plantación, pero si tienes tiempo para dedicarle, podrás sembrar tomates, patatas, verduras y hortalizas, o incluso algún árbol frutal, que harán las delicias de la familia. Aunque el invierno no es el momento de máximo esplendor en nuestros huertos, sí es el ideal para acondicionar el terreno y a la vez, disfrutar de algunos productos de esta época.

Verduras y hortalizas para todos los gustos
El invierno nos permite cultivar una variedad no despreciable de vegetales con los que llenar nuestras neveras. La mayoría de ellos los comenzaremos a plantar en otoño, por lo que será en estos meses de frío, cuando den sus mejores frutos.


El mes de enero nos traerá berzas, coliflores, repollos, acelgas y espinacas. Será cuestión de gusto lo que decidas llevar a tu huerta. En febrero podemos añadir brécol, berenjena, remolacha, coles de Bruselas... con los que elaborar sanos y suculentos platos de alto valor nutricional. Con la mejora de las temperaturas, ya en marzo, empezaremos a cultivar patatas tempranas, acelgas, tomates, cebolletas, zanahorias y lechugas para combinar en nuestras ensaladas.

El lugar que seleccionemos para crear nuestra propia huerta debe ser soleado, de esta forma nos aseguraremos los buenos resultados. Si nuestra región es propensa a las heladas, quizás debamos tapar nuestros cultivos con plásticos para que no se estropeen, una vez que los frutos hayan empezado a aflorar. Es conveniente que no estén expuestos a fuertes rachas de viento que dificulten su crecimiento.

Preparar el terreno para el cultivo
El huerto, aunque sea pequeño, requiere una serie de cuidados, incluso cuando no hay nada plantado. El invierno será la mejor época para prestárselos, ya que es el momento de menos productividad.

Estas labores consisten principalmente en preparar el terreno, hacer la siembra o plantación... Algo a tener en cuenta es la rotación de cultivos. No es bueno sembrar todos los años lo mismo y en el mismo lugar. Cada cultivo necesita unos nutrientes que coge del suelo. Si siempre plantamos lo mismo, las necesidades serán también las mismas y la tierra se agotará sin poder aportar ningún beneficio.

La rotación también nos permite eliminar algunos insectos perjudiciales. La mayoría de ellos tienen un ciclo vital de un año. Si antes de que trascurra este tiempo cambiamos el cultivo, éstos morirán y evitaremos el daño para nuestros productos.

En cultivos pequeños no suelen darse plagas, por lo que no será necesario emplear ningún producto químico que perjudique la calidad de nuestros alimentos. Si vemos que en nuestra región hay una determinada plaga en una cosecha, lo mejor será que ese año nos decantemos por otro cultivo, así evitaremos el problema a la vez que daremos un respiro a la tierra.

Cavando la tierra en invierno y haciendo rotaciones lograremos la protección suficiente, que completaremos con la eliminación manual de larvas o insectos que aparezcan ocasionalmente sobre nuestras hortalizas.

Árboles frutales
Si dispones de espacio suficiente, plantar frutales en tu jardín será una buena elección. Además de recompensarnos con deliciosas frutas, proporcionarán sombra que agradeceremos en los meses de más calor.

No todos los climas son aptos para todas las especies. Los cerezos, por ejemplo, no se desarrollarán bien en climas tropicales, ya que necesitan retener frío para un adecuado crecimiento. El suelo debe ser fértil, con buen drenaje, rico en materia orgánica y sin exceso de caliza. Deberemos tener presente si nuestras especies necesitan polinizadores. El melocotonero, por ejemplo, no los necesita, y puede plantarse en solitario. Los manzanos, perales y ciruelos deben emplazarse junto a uno o más cultivos que florezcan al mismo tiempo. De esta forma los insectos polinizan las flores para que haya frutos.

El invierno es la mejor época para plantarlos, retrasándolo hacia finales de la estación si las heladas son muy duras. Debemos procurar que el lugar donde los pongamos sea amplio y soleado.

Llevar una vida saludable será más fácil si te alimentas con los productos que tú mismo cultivas. Si te gusta la naturaleza, dispones de espacio y de tiempo para dedicarle, crear un huerto en tu jardín será una buena opción para darle a tu organismo alimentos ricos y sanos.

Como cuidar los bulbos en el invierno



Hay gran variedad de bulbos que se adaptan bien a las condiciones invernales. En realidad, el bulbo es la parte subterránea del vegetal que sirve para acumular nutrientes que les permitan crecer y que darán lugar a las plantas bulbosas que nosotros podemos ver.

El tulipán pertenece a esta clase de plantas y es un clásico en las macetas de los jardines durante el invierno. Empiezan a florecer durante el mes de enero, y los hay de muchos colores distintos, por lo que no tenemos que renunciar al colorido durante el invierno. 

El crocus es otro bulbo que crece muy bien en esta época del año. Su color oscila entre distintas tonalidades del violeta y del malba fundamentalmente, pero también pueden ser amarillos o blancos.

Conoce el cultivo de la campanula


La campanula, de laf amilia de las campanuláceas, se multiplica por semilla o por división de la planta. El momento de plantarla es en otoño o en primavera. Florecerá en verano.



A continuación veremos cómo cultivar y cuidar la campanula, así como los cuidados que necesita.

Las campanulas son unasplantasmuy decorativas que suelen ser perennes. Sus flores son muy pediceladas o reunidas en espigas bastante compactas, de colores muy variados. Suelen florecer en verano.

Suelen utilizarse para la decoración de rocallas y en grandes macizos, aunque también pueden utilizarse en maceta.

Por lo general se multiplicar por medio de semilla, que se siembra en otoño directamente en el terreno donde se vayan a cultivar. También se pueden reproducir por división de laplantaadulta si previamente se podan por completa. Este tipo de reproducción se puede realizar en otoño o en primavera.

Para su cultivo, la campanula necesita exposición a pleno sol y riegos escasos, que deben aumentar en verano. El terreno debe ser a base de buena tierra de jardín con mucha cal para aumentar el pH.

Cuando lasplantasalcanzan los 4 años de edad, es conveniente podarlas al final del otoño para regenerarlas

La campanula es una planta muy rústica que no suele se atacada por parásitos. A pesar de ello en verano suele ser afectada por pulgones en las flores, por lo que es conveniente realizar cuidados preventivos.

Pasos para cortar las hojas secas


Cuando las hojas de nuestras plantas empiezan a perder color y se vuelven de un tono marrón es porque se están secando. ¿Qué hacer con las hojas secas? ¿Es mejor dejar que se sequen y caigan por sí solas, o por el contrario las quitamos?



En general es mejor no quitarlas porque se suelen caer sin ayuda. La misma planta las eliminará para dejar paso a que crezcan otras nuevas. Ocasionalmente, si vemos que hay muchas hojas amarilleadas y tirando a marrón que están tapando luz para nuevos brotes, sí que podemos retirarlas. Pero sólo debemos hacerlo si no hay que hacer esfuerzo, así no dañaremos a la planta ni la dejaremos casi desierta.

Cuando tengamos que intervenir para quitar esas hojas ya mustias, debemos hacerlo con un corte en la parte más próxima a la inserción de la rama al tallo. En caso de que sólo una parte de la hoja esté afectada, debemos tener en cuenta que la parte todavía sana sigue haciendo su función, así que lo mejor es quitar nada más que la parte seca.

Sólo si la decoloración fuera consecuencia de alguna afección fúngica, habría que cortar la hoja, porque de lo contrario podría traspasarse a otras partes de la planta.

Consejos para cultivar el codiaeum



El codiaeum, de la familia de las euforbiáceas, es una planta de interior sin flor muy apreciada para decorar interiores, pero es muy delicada y decultivobastante difícil. En su origen, el codiaeum es un arbusto, aunque cultivada en interiores no supera una altura máxima de 1,25 m.

A continuación veremos cómo cultivar y cuidar el codiaeum como planta de interior.

La multiplicación del codiaeum es lleva a cabo por medio de estaquilla durante el invierno. Para ello se corta una estaquilla de unos 20 centímetros con un par de hojas y se coloca en un sustrato que tenga un tercio de turba y el resto de arena, procurando darle calor por el fondo y mateniendo el esqueje protegido con un plástico para que no se deshidrate. Al mes de haber enraizado se trasplanta a una maceta definitiva.

Sucultivoes difícil, ya que requiere temperaturas relativamente altas (entre 20º y 25º) y una humedad muy elevada. Necesita riegos moderados y la pulverización de las hojas periódicamente. La exposición tiene que estar lejos de los rayos del sol.

Cuídate de los caracoles en el jardín


Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.



Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.

Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.

Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.

Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.

Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.

Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.

Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.

Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.

Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.

Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.

En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.

Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.

Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.

Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.Tras una lluvia, cuando el tiempo es agradable, es fácil ver como los caracoles salen a pasear por el huerto o el jardín. Les encanta la humedad y por ello debemos prestar una especial atención a los espacios alrededor de los estanques y lagunas, donde siempre tendremos un mayor grado de humedad aunque no llueva.



Como con la demás fauna del jardín, la presencia de algunos caracoles no debe de alertarnos mientras su población no sea elevada y adquiera la categoría de plaga, ya que entonces si pueden causar daños de importancia sobre la vegetación ornamental del jardín.

Los daños causados por estos caracoles de jardín son básicamente la pérdida de las hojas, brotes y tallos tiernos de las plantas que se producen como consecuencia de su alimentación.

Los caracoles de jardín son muy voraces y pueden llegar a defoliar totalmente una planta herbácea en muy poco tiempo. Y en arbustivas, dañar de tal forma las partes tiernas de sus ramas que les impida la posibilidad de brotación.

Estos daños producidos sobre los tejidos jóvenes y tiernos, son muy preocupantes durante el crecimiento de las plantas de temporada, la brotación de rosales… y por supuesto tras la siembra de cespitosas.

Los caracoles de jardín son un molusco gasterópodo provisto de una concha espiral. Existen diferentes géneros como por ejemplo el Helix pomatia, Helix aspersa, Otala punctata, Achatina fulica, Iberus gualtieranus alonensis, etc. siendo los caracoles más comunes del jardín el Helix aspersa, contando además con sus variantes Helix aspersa media y Helix aspersa máxima en función de sus tamaños.

Son pulmonados y su superficie interior está ricamente vascularizada con su base unida al pie. Tienen una concha globulosa helicoidal y dos pares de tentáculos retráctiles, un par provisto de ojos y el otro táctil.

Centrados en los caracoles de jardín y los estanques, no siempre están activos por la humedad del medio ya que cuando llegan las condiciones desfavorables como bajas temperaturas en invierno o épocas muy secas como en el verano (hemisferio norte), se aletargan sellando su concha para su protección.

Curiosamente, esta protección se destruye cuando el entorno se hace más amigable para él. En España, este reposos se produce desde mediado o finales de otoño hasta el comienzo de primavera (en las zonas cálidas), con un paro intermitente en verano si las temperaturas son muy altas y la humedad baja.

Los caracoles de jardín se multiplican mediante huevos, poniendo alrededor de unas 100 unidades en cada ocasión y pueden llegar a hacerlo con carácter mensual. Los adultos son hermafroditas, por lo que cada individuo produce tanto espermatozoides como óvulos. El motivo de aparearse es porque no pueden auto fecundarse.

Se aparean normalmente durante los períodos lluviosos de primavera y otoño en las zonas templadas, durante la noche y con una duración entre 3 y 7 horas. Una vez fecundados los huevos, realizan un agujero de dos a 4 centímetros en la tierra donde introducen sus huevos. Entre dos y tres semanas después, eclosionan y salen los nuevos caracolillos.

En el caso de que contemos con estanques en los jardines, esta puesta se realizará preferentemente cerca de ellos por varios motivos. Uno porque la humedad es mayor, tanto de la tierra como del ambiente en este microclima. Y otro porque la vegetación reinante alrededor del estanque suele ser más tierna y con períodos de crecimiento más largos.

Es importante saber que los caracoles de jardín cuentan con muchos depredadores naturales como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, ciertas orugas, aves, ciempiés, etc. aunque por falta de presencia de estos en los jardines, su control por este medio es insuficiente para mantener un equilibrio aceptable.

Su control más eficiente es mediante la aplicación de productos helicidas. Suelen estar formulados como cebo, en forma de pequeños gránulos que contienen un atrayente, un apelmazante para evitar que el grano se deforme con la humedad… y el veneno eficaz para su eliminación.

Los helicidas se aplican repartiendo a voleo sobre el jardín una cantidad de gránulos determinado. Normalmente, la dosis se expresa por gramos de producto por metro cuadrado de superficie. ¡Cuidado en el momento de aplicación cerca de los estanques o lagunas! Los gránulos que caigan en el agua ocasionaría la muerte de la fauna acuática.

Información de los ajos



Entre los datos de cultivo del Ajo están:
  • Nombre botánico: Allium sativum
  • Familia: Liliáceas
  • Peso del diente: entre 2 y 4 gramos
  • Modalidad de siembra: Directa (un diente de Ajo por unidad de planta)
  • Peso de los dientes por hectárea: de 300 a 600 kilos.
  • Temperatura de germinación: 7 – 12ºC
  • Tiempo de germinación: de 7 a 10 días
  • Profundidad de siembra: unos 2 centímetros
  • Densidad de plantación: 20 – 30 plantas metro cuadrado.
  • Distancia entre filas: 0,25 – 0,60 metros,.
  • Distancia entre plantas: 0,10 – 0,15 metros
  • Duración de cultivo: De 6 a 9 meses
  • Fecha de plantación: en octubre y noviembre para los Ajos blancos y de enero a marzo para los Ajos morados (hemisferio norte).
  • Fecha de recolección: de de junio a agosto.
En cultivo:
  • Temperatura óptima diurna: 20ºC
  • Temperatura óptima nocturna: 10ºC
  • PH óptimo: 5,5 – 6,5

Cuida tu huerto en otoño


Cuando llega el otoño hay que preparar la huerta para el invierno, por lo que es el momento idóneo de recoger semillas y de dejar todo dispuesto para la próxima temporada. En esta época del año, se recomienda el cultivo de lechugas, remolachas, coles, repollos, zanahorias y vegetales verdes en general, para poder tener verduras frescas en nuestra mesa.



También se aconseja la preparación de los semilleros que ayudan a que nuestra cosecha crezca más rápido y sin apenas cuidados. Una vez que los cultivos aumenten de tamaño, serán transplantados para que su ciclo de desarrollo siga su curso.

Trabajo y dedicación en la huerta
En otoño hay que realizar tareas para elimninar todas las malas hierbas y mejorar la calidad del terreno y una preparación de invernaderos en donde se puedan refugiar las especies más delicadas. Asímismo, se deben hacer labores de abonado, plantación de árboles frutales, revisar los sistemas de riego, seleccionar las herramientas oportunas para realizar una tarea diaria de mantenimiento de la huerta, etc.


Las hortalizas de otoño deben recibir luz solar durante al menos seis horas al día, per ello es fundamental posicionarlas en un lugar donde reciban calor y deben ser protegidas de las habituales lluvias, heladas y granizos. Además, es el momento propicio para recoger los restos de la cosecha y utilizarlos para elaborar un compost natural.

Plagas otoñales
Respecto al control de plagas debemos tener cuidado especialmente con las orugas en tomates, coles, lechugas, durante todo el verano y otoño. La mosca blanca también ataca a tomates, pimientos, berenjenas, judías, etc. Es detectada esta plaga por el amarilleo y decoloración de las hojas.

Los remedios naturales para eliminar a la mosca blanca son bastante eficaces. Por ejemplo, las aplicaciones con infusiones de productos empleados en agricultura ecológica, los lavados de la planta con agua jabonosa y la colocación de placas amarillas con pegamento en los invernaderos. Esto se usa para que el insecto se quede pegado atraído por el color. Éstas son soluciones óptimas que habitualmente consiguen acabar con el problema. 

  
Por último, los pulgones, presentes sobre todo en primavera y otoño en lechugas, habas, guisantes y pepinos, se pueden controlar eficazmente aplicando cada 10 días una solución jabonosa en los brotes dañados y, si el ataque es muy fuerte, se debe extender un insecticida específico.

Hay que cuidar adecudamente nuestro huerto no sólo en otoño, sino también durante todo el año, ya que los cultivos pueden sufrir el ataque de plagas y se pueden deteriorar con las enfermedades peculiares de cada especie. Además, es importante recordar que el exceso de lluvia provoca un deterioro de la cosecha, por lo que en todo momento debemos estar al tanto y proteger lo mejor posible la huerta en otoño, cuando es habitual sufrir la temida gota fría.

El arbol de navidad tambien es una planta, cuidémoslo



Las fiestas navideñas ya han llegado a su fin y son miles los árboles que, tras adornar nuestro salón con sus mejores galas, son abandonados o colocados directamente en cualquier contenedor de basura. Si hemos optado por una variedad artificial no tenemos de qué preocuparnos, ya que podremos guardarlo de un año para otro en un armario pero, ?qué pasa con los ejemplares naturales? Mucha gente los utiliza como artículos de usar y tirar, sin pensar que se trata de un ser vivo que sufre. Si ponemos un poco de nuestro empeño, podemos darle otra oportunidad de vivir, bien sea en nuestro jardín o en un parque público.

A la hora de elegir el árbol que vamos a colocar en casa durante la Navidad, conviene saber primero si el ejemplar será capaz de resistir después de las fiestas. Lo normal es que, en estas fechas, se comercialicen árboles repicados, que aún no han desarrollado lo suficiente sus raíces, y que acaban muriendo al poco de terminar las navidades. Si nuestra intención es la de conservar el árbol mucho tiempo, tendremos que buscar ejemplares fuertes, bien enraizados, con un buen sistema radicular. Rafael Salmerón , director del Centro de Jardinería Los Peñotes, recomienda "raspar la corteza de alguna de sus ramas y ver si el interior está verde o seco, ya que, aunque haya perdido muchas de sus hojas, puede seguir vivo. En caso de estar seco el interior, no hay nada que hacer".

Si no podemos tenerlo en casa...
No disponer de un jardín para poder colocar nuestro árbol de Navidad no es excusa para deshacernos de él de mala manera. Si lo hemos conservado en buen estado y ha recibido la atención necesaria durante las fiestas, puede seguir con su vida en cualquier parque público de nuestro pueblo o ciudad. En estas fechas, casi todos los ayuntamientos ponen en marcha planes de recogida gratuitos, bien sea directamente a domicilio o llevándolos a algún punto específico. Con una simple llamada a tu consistorio puedes recibir toda la información necesaria. Lo más normal es que aprovechen estas coníferas para repoblar los parques públicos, aunque hay casos en los que llevan los árboles a la montaña para replantar bosques.

Por otro lado, también hay multitud de viveros que aprovechan estos días para iniciar campañas de intercambio de árboles navideños. La mecánica es muy sencilla: tú llevas tu árbol y ellos, a cambio, te dan una planta de manera gratuita. Es una forma excelente de promover la reutilización de este tipo de ejemplares. En el caso de que el árbol se haya secado y no pueda salir adelante, al menos podrá servir para hacer compost y facilitar el crecimiento de los más jóvenes. Si no sabes fabricarlo en tu casa, tanto los ayuntamientos como los viveros lo harán por ti, siempre y cuando les entregues el árbol.

Colocándolo en el jardín
Si tenemos la suerte de disfrutar de un terreno donde poder transplantar nuestro ejemplar navideño, hay varias cosas que debemos tener antes en consideración. Si vamos a esperar un tiempo para colocarlo directamente en el suelo, podemos mantener la conífera en el exterior durante un corto período, procurando cambiar la maceta por otra de mayor tamaño a medida que sus raíces vayan creciendo. En este caso, el abonado que vayamos realizando deberá ser con mayor frecuencia que si estuviera plantada directamente sobre el terreno.

En lo que se refiere al clima propio de nuestra región, Rocío González, relaciones externas de Los Peñotes, recuerda que "son plantas de zonas frías de alta montaña y con humedad ambiental alta, por lo que, si nuestra zona no tiene ese clima, será más difícil que sobreviva, aunque no imposible. Agradecen estar en zona soleada y, como cualquier conífera, debe tener la tierra suelta, no compacta." A la hora de colocar el árbol en su zona definitiva, primero comprobaremos el drenaje del terreno, realizando un hoyo en el suelo y llenándolo de agua posteriormente. Si al día siguiente aparece seco, podemos considerar la tierra apta para plantar el árbol. En caso negativo, colocaremos una capa de drenaje, utilizando, por ejemplo, guijarros de mayor o menor grosor.

Cuidados posteriores
Una vez hayamos colocado el árbol en su zona definitiva, debemos ser constantes con los cuidados que recibirá. Los primeros riegos serán abundantes, aunque sin sobrepasarnos. Una vez transcurridas unas pocas semanas, deberemos ir espaciándolos, tal y como afirma el director de Los Peñotes: "lo más aconsejable es ir regando a demanda de la planta, vigilando que no se seque demasiado la tierra, aunque es preferible que pase sed a que la ahoguemos, ya que el exceso de agua favorece la aparición de hongos, y esto es más perjudicial para las plantas".

En lo referente a su abonado, es bueno mezclar fertilizante orgánico con la tierra donde vayamos a colocar la conífera. Posteriormente, podemos aprovechar el inicio de cada primavera para aplicar una pequeña cantidad de abono líquido o sólido, rico en magnesio y azufre, para fortalecer su crecimiento. A la hora de podarlo, conviene aprovechar el final del invierno para ponernos manos a la obra. Es recomendable oxigenarlo bien por debajo, cortando las ramas que queden a ras de suelo. El tener una conífera frondosa y de buena apariencia en el futuro dependerá de las podas que se realicen en su juventud. Durante el resto del año podremos realizar podas ligeras para corregir su forma.

De este modo, queda en la mano de cada uno el darle una segunda oportunidad a nuestro árbol de Navidad. Bien sea directamente en nuestro jardín, o bien donándolo a nuestro ayuntamiento o a un vivero, el darle un buen futuro a estos entrañables ejemplares es más sencillo de lo que parece.

Más plantas para el otoño



El ranúnculo de Persia, de lafamiliade las ranunculáceas,  es una planta} bulbosa que se utiliza para flor cortada, cuyocultivoes muy fácil. La plantación se realiza en otoño, y florece al final del invierno o a principios de la primavera.

Esta planta necesita un espacio a pleno sol, un riego moderado y una temperatura que oscile entre los 10º y los 20º. 

Se cultivan numerosas razas de ranúnculos, una de las cuales es el ranúnculo de Persia. Destacan también los de Francia y Turquía.

Las variedades que se cultivan del ranúnculo de Persia son:

- el “Barbaroux”, color rojo
- el “Fireball”, de color rojo fuego
- el “Pink Perfektion”, de color rosa intenso
- el “Mont Blanc”, de color blanco
- el“Júpiter”, de color salmón
-el “Golden supremo”, de color amarillo-limón

Las flores son en su mayoría dobles. Suelen multiplicarse en otoño o inviernos mediante la plantación de un pequeño rizoma enterrado ligeramente en la tierra. Aunque también pueden obtenerse mediante plantación de semillas, en cuyo caso se obtienen muchas flores.
El cultivo del ranúnculo de Persia debe hacerse en buena tierra de jardín con abundante tierra orgánica. Conviene un clima suave para sucultivotemprano. En caso contrario será necesario retrasar la plantación. Conviene plantarlo a pleno sol.
Es una planta bastante resistente a las enfermedades, pero hay que tener cuidado con los ataques del pulgón de la araña roja.

La decoracion con arreglos florales


Llenar del color y olor de las flores tu casa es una de las mejores cosas que puedes hacer para crear un ambiente más alegre y confortable en tu hogar. Hay tantas combinaciones florales por crear como especies. 



Solo tienes que imaginar tu casa como un vergel del Edén para inventar un paraíso vegetal que haga que tu hogar sea el mejor lugar para vivir. Y para conseguir este objetivo la naturaleza es esencial. Sigue estos consejos para conseguir el arreglo floral más especial.

La composición del arreglo es esencial
Los verdes son muy importantes: aportan frescura y, además, están de moda, igual que los arreglos coloristas. Utiliza mezclas fuertes de color muy contrastadas. También puedes incluir alguna fruta, como la manzana o la naranja. Dará mucho más interés a la composición. La clave es la sencillez y el estilo silvestre e improvisado.



Conserva tu arreglo floral en perfecto estado
Un truquito de la ‘abuela’ para prolongar el buen estado de las flores es echar un par de cucharadas de limón o de vinagre al agua: el ácido matará las bacterias. El ácido acetil salicílico también alarga el buen estado de las flores.
    
El jarrón limpio de agua fría tendremos que cambiarlo todos los días y mantenerlo alejado de fuentes de frío o calor. Dejan reposar el agua unas horas antes de regar para que el cloro se evapore.No dejarlas nunca cerca de frutas maduras u hortalizas porque producen etileno que acelera el proceso de envejecimiento de las flores, marchitándose, al igual que el humo del tabaco.



Trucos para cortar
Cuando se corten flores del jardín es importante que se haga durante la parte más fresca del día y colocarlas en agua ligeramente tibia con alimento para flores. No uses tijeras para cortar los tallos, usa una navaja o un cuchillo 

con buen filo. No olvides recortar a menudo unos 2 cms los tallos para que las flores permanezcan frescas. Así tu arreglo floral se mantendrá perfecto por más tiempo.

Frutas para otoño, el nispero



Árboles frutales para plantar en otoño: el Níspero. La época apropiada para plantar el níspero se comprende entre finales del otoño y mediados del invierno. El níspero se multiplica por injerto, y por lo general tarda poco en florecer, pudiendo hacerlo hasta  mediados de enero, depende del momento de la plantación. La recolección de losfrutosse realiza a mediados de abril, aunque depende las variedades. Para cultivarlo es necesario plantarlo en buena tierra de jardín.

El níspero pertenece a lafamiliade las rosáceas. Es un árbol de hoja perenne, con muchovalorornamental por su hojas y su presencia. Además, es muy interesante desde el punto de vista alimenticio, ya que susfrutosson muy apreciados. A continuación vemos conmásdetalle cómo cultivar y cuidar el níspero y su utilización.

Las flores del níspero se agrupan en inflorescencias colgantes formando ramilletes blanquecinos que aparecen poco después de su plantación y hasta mediados de enero, según la variedad de níspero.

Los frutos tienen forma oval, con semillas gruesas y una pulpa de color amarillo-rosáceo, de gusto ácido y muy sabroso.

Losfrutosse utilizan para suconsumofresco por su agradable y exquisito sabor.


La multiplicación del níspero se realiza a través de injerto sobre portainjertos determinados, que suelen ser el níspero de semilla y el níspero albar. Lasvariedadesque se injertan habitualmente son: “Santa Rosalía”, “Tanaka”, “Pelosilla” y “Vainilla”.

El cultivo del níspero suele llevarse a cabo en zonas de clima suave, donde las temperaturas no bajen de 0ºC. Necesita mucho sol, un riego moderado y una adecuada fertilización a comienzos del otoño que incluya estiércol.

Este árbol no necesita ser podado, pero si requiere la limpieza de las hojas inferiores y de la copa para darle forma.

El níspero es un árbol rústico fácil de cultivar,  sin problemas desde el punto de vista sanitario. Basta con tratamientos preventivos para mantenerlo protegido de enfermedades y plagas.

Como instalar un espejo de agua en nuestro jardín


El espejo de agua no es más, y tal y como su propia palabra indica, el lograr hacer un espejo con el agua  de la piscina y de este modo se podrá reflejar todo lo que se coloque dentro y la mejor opción será la de colocar plantas.

Cómo podemos instalar un espejo de agua:

  • Antes de decidirnos a colocar un espejo de agua en la piscina o estanque de nuestra casa, hemos de advertir que deberémos renovar el agua y los desagües. Y una vez todo limpio habrá que cubrir el fondo con  un compuesto especial que servirá para sujetar y para que se conserven las plantas que se coloquen dentro y en el fondo del agua y cubiertas de piedras que evitarán que se muevan.
  • Es por ello que lo recomendable es utilizar plantas que primero sean de agua, y sobretodo que tengan unas raíces que se fijen al fondo.
  • Quizás las mejores son las plantas que crecen dentro del agua (acuáticas), aunque también podemos elegir las que tengan raíces dentro de ella (ribereñas) y las que están en el suelo húmedo alrededor de la construcción (palustres).
  • Una vez colocadas las plantas dentro del agua deberémos ir cuidando que el agua esté siempre limpia ya que suelen formarse algas, así que la opción será la de comprar e instalar además una depuradora de agua. Y de este modo, podemos añadir que es un sistema que es relativamente caro.
Los efectos de espejo en el agua son maravillosos y en las casas en las que se opta por ellos para lograr dar más ambiente al jardín, tenemos que decir que además dan la sensación de que existe mayor profundidad.

Beneficios del Espejo de Agua en las piscinas de casa:

  • Apuesta por la naturaleza. Los espejos de agua se consiguen principalmente al colocar plantas acuáticas dentro del agua, de este modo podemos llenar con más y con más plantas el jardín de casa.
  • Aprovechar el espacio: Los espejos de agua sirven además para poder contar con plantas aunque tengamos poco espacio en nuestro jardín y de este modo servirán para que podamos ver plantas aunque estén colocadas dentro del agua.
  • Ambiente más intimo y personal: Los espejos de agua no están al alcance de todos los bolsillos, pero si conseguimos tenerlos podremos lograr el que nuestro jardín cuente con un aspecto mucho más personal, y además mucho más íntimo a la hora de iluminar de noche la piscina o el estanque y al crear una imágen increíble con su espejo de agua.
 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total