Conoce mas información sobre la flor de loto


Uno de los elementos más atractivos que pueden formar parte de nuestro jardín es el estanque. En él crecen numerosas especies vegetales, tanto en sus extremos, en tierra firme y muy húmeda, como bajo la superficie del agua. Además, nos muestran todo su esplendor plantas con flores como el nenúfar o el loto, por ejemplo. La diferencia entre ambos la encontramos en las flores y hojas: las del nenúfar flotan sobre el agua y las de la segunda acuática, se elevan por encima de ésta.
El loto, que procede de Asia, posee un papel protagonista en la cultura, religión y mitología oriental. En India, donde se muestra como la planta más emblemática, es símbolo de pureza y prosperidad. Desde el continente asiático se trasladó a Egipto, donde su importancia quedaría reflejada en numerosas manifestaciones artísticas.

¿Cómo es?

el loto
El loto es una planta acuática perenne cuyos tallos, que alcanzan hasta 1 m de longitud, soportan grandes hojas y flores, así como un fruto con forma de cono. Pertenece a la familia de las ninfeáceas y engloba dos especies:
  • Nelumbo nucífera: el loto asiático, que se caracteriza por sus grandes hojas y flores, que habitualmente son de color blanco o rosado.
  • Nelumbo lutea: su origen lo encontramos en Norteamérica. Sus flores en tonos amarillos son de un tamaño menor a las de la especie anterior.
Las flores, de diversos colores, hacen su aparición a finales de la primavera y podremos disfrutar de ellas hasta el término del verano. Durante el invierno las hojas también desaparecerán; en esta estación no hemos de preocuparnos en exceso por la resistencia de nuestra acuática, ya que soporta muy bien las bajas temperaturas.

Los cuidados imprescindibles

el loto
El cultivo se realiza mediante semillas que se introducen en el substrato del fondo del estanque, a unos 20 cm. de profundidad, o por reproducción vegetativa, a partir de la división de un rizoma. Para que esta acuática se desarrolle correctamente ha de estar situada en una parte soleada del estanque. El recipiente ha de ser redondeado, sin esquinas ni agujeros para evitar que las vigorosas raíces se introduzcan en estos espacios.
Durante la época de floración añadiremos abono de lenta liberación al substrato de forma periódica, más o menos una vez al mes, para garantizar un crecimiento adecuado. Además, eliminaremos los tallos y hojas muertas de la planta.

El estanque en buen estado

el loto
Mantendremos los cuidados propios de cualquier estanque, como añadir reductores de fosfatos para evitar la aparición de algas, o alguicidas si éstas ya se han desarrollado. Si la superficie del estanque está cubierta de plantas o si el agua no circula, utilizaremos productos adecuados para aumentar la proporción de oxígeno.
Asimismo, es importante mantener el agua a una temperatura de unos 20 ºC y con un sistema de filtración adecuado. También hemos de revisar de forma periódica la dureza del líquido así como su pH.
Con estos sencillos cuidados los lotos gozarán de una salud inmejorable en un entorno que guarda el equilibrio adecuado. En combinación con otras acuáticas, como los nenúfares, dispondremos del complemento perfecto para nuestro jardín.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.