Información sobre los melocotones y albaricoques


Ideales para incorporar a nuestro huerto, los árboles frutales no sólo ofrecen una imagen radiante a cualquier espacio verde, sino que además nos deleitan con deliciosas cosechas durante el verano. El melocotón y el albaricoque son drupas, lo que quiere decir que su sabrosa y dulce pulpa se encuentra alrededor de un hueso 'duro como la piedra'. Ambas frutas se parecen mucho en cuanto al modo de crecimiento y floración.



Su origen

El hábitat natural de estas frutas son las regiones subtropicales de Europa. Con el desarrollo de los primeros invernaderos para cítricos (orangeries) en el siglo XVII, fue posible cultivarlas también en zonas menos cálidas.

Si bien es cierto que en aquella época su plantación sólo estaba reservada para los pudientes, hoy en día casi todo el mundo puede cultivarlas en su jardín, terraza o balcón. Una de las razones principales es el hecho de que, gracias a diversos experimentos, la resistencia a las heladas de ambas especies ha aumentado considerablemente.

Condiciones para una rica cosecha

Los melocotoneros y albaricoqueros necesitan mucho calor y un suelo rico en humus. Por este motivo se recomiendan como plantas de cubeta. No obstante, si dispones de un patio o una pared cálida y seca orientada al sur, puedes intentar cultivarlos al aire libre, por ejemplo como árboles frutales en espaldera. Sin embargo hay un inconveniente: ambas especies florecen de marzo a mayo, por lo que las heladas nocturnas podrían dañar la flor.

Al podarlas es necesario saber que la planta sólo florece en la madera anual, es decir, en aquellas ramas que se han formado el año anterior. Esto implica que hemos de podar el árbol cada año, para que los brotes nuevos tengan la posibilidad de crecer.

En estos brotes de aproximadamente 50 cm. de largo, los botones foliares y florales se agrupan de tres en tres. Éstas son las ramas fructíferas, que se deben recortar cada año hasta la mitad. Los brotes frutales falsos, con sólo botones florales, se podan hasta 1 ó 2 botones. Los melocotoneros y albaricoqueros son autopolinizantes: pueden estar en solitario.

Variedades apropiadas

Los tipos de melocotonero apropiados para plantar al aire libre en climas no subtropicales (siempre que se cumplan las recomendaciones arriba mencionadas) son los siguientes: Amsden (fruto de tamaño medio) y, para plantar en una cubeta, el melocotonero enano Bonanza (fruto de tamaño medio).

Los albaricoqueros adecuados para climas más bien fríos son el Luizet (fruto grande y sabroso, arbusto hasta 3 m. de alto) y el albaricoquero enano, apto por excelencia para una cubeta en la terraza o el balcón.

La recolección

Dependiendo de las temperaturas en los primeros días del verano temprano, podemos esperar buenas cosechas desde finales de julio hasta bien entrado agosto. Recolectaremos la fruta en cuanto sea un poco suave al tacto (no es conveniente apretar demasiado) y evitaremos que los ejemplares demasiado maduros se estrellen contra el suelo.

Si los frutos todavía no hubieran terminado de madurar después de la recolección, los colocaremos entonces en un lugar soleado, por ejemplo, en un alféizar. Tendremos mucho cuidado, porque, de repente, pueden estar sobremaduros y empezar a enmohecerse. Esto ocurre muy a menudo, por eso, debemos vigilarlos bien y así disfrutar a tiempo de esta fruta exquisita y sabrosa.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.