El arbol de Ciprés



El ciprés pertenece a la familia de las Coníferas. Es el árbol que simboliza la unión entre el Cielo y la Tierra. Desde tiempos remotos, está considerado como un árbol simbólico religioso y es también llamado 'El Árbol de la Vida' por su larga vida y su perenne verdor. En Grecia y Roma, este árbol estaba relacionado con las divinidades del infierno y se relaciona al culto a Plutón o Hades. También se asocia con el dios de la medicina, Esculapio o Asclepios, con Saturno o Cronos, dios del tiempo y con Apolo (por su copa en forma de llama). Se decía que el ciprés tenía la virtud de repeler hechizos.

En Europa, este árbol es símbolo de duelo y quizás por eso adorna los cementerios. El origen de esta creencia es muy antiguo: las coníferas están asociadas a la idea de inmortalidad y resurrección, ya que su resina es incorruptible y su follaje persistente, pues las heladas del invierno, no consiguen hacerle perder sus hojas. En la tradición cristiana, encontramos este árbol en boca de orígenes que ve en él un símbolo de las virtudes espirituales, pues el ciprés desprende muy buen olor, el olor de la santidad. Representa la esperanza de la vida en el más allá.

Leyendas orientales

En la China antigua, las semillas de este árbol se usaban para asegurarse longevidad y se decía que si se frotaban los talones con la resina del ciprés, se podía andar sobre las aguas, pues el cuerpo se volvía ligero. En Japón, los cetros de los sacerdotes se hacían de hinoki, una variedad del ciprés. Y los fuegos rituales se encendían frotando dos trozos de madera de este mismo árbol. Igualmente, esta madera es la que se utilizaba para la construcción de los templos.

cipreses campo de cipreses 
También el Islam fue cautivado por la belleza y serenidad de este árbol. Las tumbas musulmanas de Anatolia, Turquía, están decoradas con representaciones de cipreses y en el Palacio Imperial de Topkapi, en Estambul, encontramosmosaicos con siete cipreses representados. En España, concretamente en el Generalife de la Alhambra de Granada, podemos contemplar la belleza de este árbol: los cipreses centenarios, de más de seis siglos de vida, hacen de este paseo un lugar que difícilmente puede caer en el olvido.

Propiedades terapéuticas

Ya en el siglo I d.c, el médico griego Dioscorides mencionaba las propiedades curativas del ciprés como diurético, contra la disentería, contra las hemorragias, etc. Debido a sus propiedades vasoconstrictoras, el ciprés es utilizado para tratar las enfermedades relacionadas con el aparato circulatorio que estén relacionadas con el sangrado o inflamación de las venas, tales como varices y flebitis.

ciprés en un castillo ciprés grande
Uno de los componentes del ciprés, el tanino que está presente en sus frutos, está especialmente indicado para acelerar la curación de las heridas, ayudando a cicatrizarlas y detener el sangrado. Por ello, es muy útil cuando se presentan problemas de diarrea, hemorroides, sangrado por la nariz, hemoptisis, etc. Otro de sus componentes es un aceite esencial rico en sustancias que le otorgan numerosas propiedades (astringente, antiséptico, tónico, vasoconstrictor, antirreumático, diurético, calmante de la tos, expectorante, etc), por lo que es muy utilizado entratamientos para resolver problemas de: tos, catarros, bronquitis, faringitis, gripe, asma, sinusitis, acné, sudoración, sabañones, seborrea, hernias, úlceras y heridas abiertas, etc.

cipreses en el río río
La industria farmacéutica utiliza el aceite esencial del ciprés en la composición de algunos medicamentos e igualmente es utilizado en cosmética debido a sus numerosas propiedades.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.