Datos del Aguacate


Descripción

  • Su tronco es derecho, de corteza lisa, verde clara en su juventud y gris en la edad adulta.
  • Puede alcanzar los 20 metros de altura.
  • Las hojas son persistentes, ovaladas y verde oscuras, de 12 a 25 cms de longitud. 
  • Las flores son muy pequeñas (5-10 mm de diámetro) de color amarillo verdoso. 
  • Sus frutos tienen forma de pera y pueden pesar de 100 a 1.000 g.
  • La piel es de color verde oscuro y en ocasiones morado oscuro casi negro, dependiendo de la variedad y grado de madurez. 
  • Su tamaño es de unos 7 a 20 cm de largo y su diámetro máximo de unos 6 cm, con una gran semilla central de unos 5 a 6,5 cms de largo.


Cuidados

  • Los suelos húmedos en exceso, como el arcilloso, y el calizo no se recomiendan. Los arenosos tampoco son los mejores si no se riega adecuadamente . El mejor suelo sin duda es ácido, poco fértil y superficial. El hoyo ha de ser de gran tamaño.
  • Es muy sensible al frío. Las heladas le afectan bastante. El viento intenso también le perjudica por lo que hay que ubicarlo en una zona de abrigo.
  • Riego moderado. Es necesario que la tierra este húmeda pero nunca saturada de agua. Si las hojas amarillean denota exceso.
  • En zonas de invierno debe plantarse en época primaveral mientras que en zonas de inviernos más suaves el tiempo ideal es el otoño. 
  • A la hora de la plantación: Lavar el hueso del aguacate y cortar la punta con un cuchillo, se facilitará la salida del tallo. Introducir el hueso en un recipiente con agua con la punta más ancha hacia abajo. Entre 4 y 7 semanas brotarán raíces y tallos y será cuando alcance el tallo los 15 cms cuando deba trasplantarse a una maceta con tierra rica en materia prima.
  • Gusta de abundante luz. Evitar la luz directa.
  • Sólo es necesaria una poda de aclareo, quitando la menor cantidad posible de hojas y ramas. No se aconseja realizarla ni a finales de verano ni a comienzos de otoño.


Plagas y enfermedades

Es recomendable usar insecticidas y repelentes de mosquitos cuando se necesite eliminar alguna de sus plagas habituales que son los pulgones, la araña roja, las cochinillas y los pequeños insectos trips. 

Enfermedades del Cesped

Todo aquel que disfruta de césped en su jardín quiere que éste sea lo más verde posible. Lograr un hermoso prado donde poder disfrutar del día es el sueño de muchos aficionados a la jardinería. Pero, en ocasiones, este anhelo puede convertirse en pesadilla si no atajamos sus enfermedades desde el primer momento. Si somos descuidados y no atendemos sus necesidades, los hongos se cebarán con él.

Sin embargo, debemos ser conscientes de que no sólo la falta de atención puede perjudicar a nuestro prado: cualquieranomalía climática puede resultar fatal. Por ello, es necesario que seamos previsores y revisemos su estado con frecuencia. Lo mejor, sin duda alguna, es anticiparnos al problema poniendo en práctica una serie de consejos.

Cómo prevenir las enfermedades

Es conveniente regar el césped por la mañana, lo más temprano posible, evitando hacerlo los días con mucho aire para esparcir bien el agua. A la hora de cortarlo, debemos ajustarnos a su tipología y hacerlo únicamente cuando esté seco. Airear con frecuencia el prado aumenta su oxígeno y permite a las raíces disponer de más nutrientes.

césped con hongos césped con hongos
Es indispensable mantenerlo lo más limpio posible: retirar hojas caídas, ramas, restos de podas, etc. Se recomienda no plantar demasiados árboles y arbustos, ya que restan luz solar y crean zonas sombrías permanentes. Durante la primavera, evita la aplicación excesiva de fertilizantes nitrogenados. Es aconsejable revisar con frecuencia el filo de nuestra cortadora para lograr una buena poda. El césped joven es más propenso a la infección de hongos: mímalo mucho los dos primeros años.

Los temidos hongos

En el caso de que no hayamos seguido las indicaciones anteriores, nuestro prado puede enfermar. Lo primero que hará será mostrar una serie de síntomas que nos ayudarán a saber qué tipo de infección padece. Conocerla es vital para aplicar un remedio a base de fungicidas. A continuación te indicamos los hongos más comunes:

césped con hongos césped con hongos
Mancha de dólar: suele presentarse entre mayo y septiembre. Los síntomas son unas pequeñas manchas cobrizas, del tamaño de una moneda, que se agrupan y forman una más grande. La hoja permanece verde en la zona alta y baja, pero se seca por la mitad. Por suerte, el daño que produce no es permanente. 

Rizoctonia:
 frecuente entre julio y octubre. Se trata de un hongo que se desarrolla muy bien con el calor y la humedad. El síntoma principal que muestra el césped son unos anillos de color verde oscuro que oscilan entre los 10 cm. y los 40 cm. A lo largo del día, el interior va adquiriendo un tono marrón. 

Pitium:
 presente de junio a septiembre. Puede afectar a céspedes recién plantados, provocando grandes manchas oscuras que matan a las plántulas. En prados ya consolidados, las zonas enfermas muestran un color naranja que se va extendiendo y secando otras zonas sanas. Surge en terrenos con mal drenaje, húmedos y cálidos. 

Moho lamoso: habitual entre junio y noviembre. Se manifiesta con parches grisáceos de pequeño tamaño que dificultan el crecimiento de la hoja. Es fácil de retirar con un rastrillo. 

Marchitez de fusarium:
 propio de meses cálidos. Es uno de los hongos más frecuentes y peligrosos debido a su rápida expansión. Su síntoma principal es la aparición de 'ojos de rana', es decir, zonas circulares de color pardo con hojas aún verdes en el centro. Muy amigo de las altas temperaturas y la humedad, conviene aplacarlo de inmediato con fungicidas. 

Fusariosis fría:
 aparece normalmente entre enero y abril. La enfermedad se reproduce en céspedes sometidos a frío intenso, especialmente aquellos cubiertos de nieve. Al igual que los anteriores, se presenta en forma de manchas, en este caso blanquecinas con bordes rosados. 

Antracnosis: de común aparición entre abril y noviembre, es uno de los hongos más agresivos. Se desarrolla con facilidad y puede secar todo nuestro prado. Cuando ataca, pueden observarse parches cobrizos sin forma determinada avanzando diariamente. 

Hilo rojo:
 puede afectar al césped durante todo el año, especialmente en épocas de fuertes lluvias. Sus síntomas son muy similares a la 'mancha de dólar', pero en este caso el tono es mucho más rojizo. Seca todas las hojas que infecta, y se propaga rápidamente.

césped con hongos césped

¡Acaba con ellos!

Para poner fin al problema de los hongos, lo mejor es que acudas a tu vivero con una muestra del césped afectado, y localices el fungicida más adecuado. Empresas como Massó, Compo, Bayer o Cerexagri tienen en sus catálogos distintas variantes que podrás adquirir para frenar en seco cualquiera de las enfermedades antes mencionadas.

Una vez esté esparcido el fungicida, no se debe regar el prado hasta pasados tres días. De este modo evitamos que se diluya con el agua y pierda su efecto. A la hora de podarlo, es bueno dejar el corte más alto que de costumbre; la planta lo agradecerá y será más fuerte a la hora de combatir la afección. También es conveniente esparcir el producto por la hoja del cortacésped para evitar la propagación del hongo por zonas sanas.

Importancia del Césped y la selección adecuada de las plantas

El elemento más destacado de cualquier jardín es el césped, cuyo total crecimiento finaliza a los 12 ó 18 meses de haber sido sembrado. Éste crece con dificultad en el terreno de debajo de los árboles, en el cual se puede recurrir a la plantación con grava.




Además, hay que tener en cuenta que, en los terrenos bajos, el jardín puede sufrir inundaciones, por lo que es conveniente aterrazar para que las plantas puedan desarrollar sus raíces por encima del agua.


Cuando el caso es el diseño de una parcela alrededor de una casa ya construida se deben atender otros aspectos. Así, en el caso de suelos compactados por alguna maquinaria pesada, pisadas o raíces es posible que exista la necesidad de una aireación del terreno.


Asimismo, y dado que en una casa ya construida, en general, las circulaciones, los solados y los materiales secos del jardín ya han sido determinados, las plantas deberán complementarse con ellos.


Las condiciones de luz, suelo, temperatura o humedad, son los principales factores para la elección de las plantas que van a integrar un jardín. No obstante, la gran variedad de estas permite que siempre se pueda encontrar alguna que se adapte a las necesidades y gustos.


El resultado final del jardín dependerá, en gran medida, de las plantas que se utilicen, de su volumen, estructura, colores o flores. Además, existen muchas formas distintas en su presentación. Así, se pueden colocar varias plantas juntas o por separado. Todas estas características deben ser conocidas y analizadas antes de seleccionar las plantas que conformarán el vergel.


Las plantas son útiles para crear nuevos espacios y producir diferentes sensaciones mediante el empleo, por ejemplo, de zonas protegidas con barreras o zonas que destaquen por su ornamentación. Al contrario de lo que pueda parecer en principio, no se deben seleccionar las plantas en función de la belleza de sus flores, sino por su forma, volumen, tamaño, textura, o por el hecho de que las condiciones sean favorables para su supervivencia.


Por último, y en relación a las plantas, hay que hacer un esfuerzo por evitar incluir excesivas variedades de plantas en la misma zona, un error muy común. Lo aconsejable es dar lugar a un diseño sencillo, no recargado, mediante la elección de un color dominante y la agrupación cuidadosa de distintas variedades.

El estudio del suelo antes de crear un jardín

Les recomendable realizar un estudio del suelo para poder determinar sus características y adaptarse a ellas a la hora de empezar a plantar. En los casos en los que ya haya un jardín previo y se pretenda modificar, conviene tener en cuenta las plantas o árboles y la estructura del jardín anterior para aprovechar al máximo todos los elementos posibles.




Además, conviene tener siempre presente el presupuesto del que se dispone tanto para ponerlo en pie como para su posterior mantenimiento. Asimismo, hay que pensar en otros factores, como son la presencia habitual de niños y animales o si se pretende instalar una piscina o cualquier otro elemento ornamental.


Cuando el jardín va a pertenecer a una casa y el terreno está todavía sin construir es conveniente que el arquitecto y el diseñador elaboren un proyecto conjunto casa-jardín, para que las vistas desde la misma se relacionen con la zona verde. El paso siguiente es el empleo de la tierra donde se va a construir para nivelar el terreno del jardín. Además, en los terrenos más alejados de la construcción, es posible plantar árboles o plantas antes de la finalización de ésta, para que se vayan adaptando al terreno.


Consejos para diseñar adecuadamente tu jardín

Los jardines requieren un gran cuidado en su elaboración y mantenimiento, de manera que los árboles y las plantas o flores no se pueden colocar de un modo casual, sino siempre pensando en el equilibrio y la belleza del resultado final.




La labor de diseño de los jardines permite aprovechar al máximo estas superficies e, incluso, crear un efecto de agrandamiento, a través de la correcta utilización de todos los elementos que componen estas zonas. Además, el diseño no se puede realizar sin tener en cuenta el contexto en el que el jardín se encuentra, es decir, su entorno. Hay múltiples técnicas para decorar una parcela, pero en todas se juega con tres elementos principales: césped, cielo y plantas.


Asimismo, las paredes, los árboles o los arbustos influyen en la totalidad del vergel, generando subespacios interconectados, dentro de un mismo área ajardinada. El objetivo principal de cualquier diseño exterior es manejar este espacio con cualquier fin: utilitario, de recreación, de circulación, estancia, reposo, etc. Además, dentro del hogar, el jardín refleja la personalidad del dueño de la casa o de los habitantes de la misma, convirtiéndose así en un elemento más de identificación y recreación personal.


Pasos a seguir.- Hay múltiples alternativas ante el planteamiento del diseño, según el terreno o los materiales que se deseen emplear. Sin embargo, hay una serie de aspectos que se deben respetar siempre. Uno de ellos es que, alrededor de una construcción, el jardín ha de combinar con las líneas rectas y los ángulos que definen ésta.


La segunda regla de oro es que, a medida que el jardín se vaya alejando de la casa, puede ir aumentando la variedad de formas, de manera que pueden empezar a predominar las curvas y los círculos. De este modo, las áreas de mayor superficie se ocupan con césped, mientras que los arbustos y los árboles constituyen el verdadero esqueleto del conjunto.


Cuando los terrenos son lo suficientemente extensos, a una distancia considerable de la casa, cabe la posibilidad de crear zonas ajardinadas más naturales, con una mayor predominancia de árboles y un aspecto más desordenado. Éstas son zonas de bajo mantenimiento.


Con independencia de estas tres reglas principales, lo primero que hay que hacer, al proponerse el esbozo del jardín, es observar cuidadosamente el terreno en el que éste se va a realizar, las características del suelo, los vientos o los lugares de sol y sombra, entre otras cosas. Además se debe tener una idea clara de lo que se quiere realizar, para ponerlo en relación con estas características físicas y evaluar si es posible.


    Conoce mas del riego de las plantas

    Las necesidades de las plantas varían según el clima de sus regiones de origen. Las condiciones atmosféricas exteriores juegan su papel en la casa (humedad...).Una planta situada cerca de una ventana soleada necesitará más agua que si está orientada a la sombra, al norte.



    Las macetas.- El riego se hace en función de la naturaleza de la maceta. Las macetas de barro cocido dejan evaporar el agua por sus paredes, pero no las macetas de plástico. Un cubremaceta bien ajustado alrededor de la maceta de barro cocido reduce mucho la evaporación. No dejen nunca el agua estancarse al pie de las plantas.

    Tamaño de las macetas.- En una maceta de 5 cm. de diámetro la tierra está seca el día después de regarla. Si la maceta alcanza el tamaño de un cubo se quedará húmeda durante una semana. Las pequeñas macetas se calientan muy rápidamente, lo que lleva a una evaporación más rápida del agua que contienen.

    La fibra vegetal.- Los follajes rígidos o con pelusilla (plantas carnosas) dejan evaporar muy poco el agua, incluso por tiempo seco y cálido, contrariamente a las plantas de tipo "hierba".En periodos de vegetación, todas necesitan más agua que en periodos de reposo o de enfermedad.

    El agua.- El agua compensa la evaporación y transporta las substancias nutritivas. Si no dejan agua mas que en el platito, la parte de arriba de la tierra quedará seca: moje la maceta en un recipiente con agua tibia. El platito no tiene que quedar nunca lleno. Después de un cuarto de hora, quiten el agua que queda en el platito.

    Rosmarinus officinalis, mejor conocida como romero

    Rosmarinus officinalis, el romero, es una especie del género Rosmarinus cuyo hábitat natural es la región mediterránea, sur de Europa, norte de África. Incluso se encuentra también en Asia Menor y Suramérica. En España se halla en la mayor parte de Cataluña, hasta los Pirineos en Aragón y Navarra, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Madrid, Murcia, Extremadura, en las zonas montañosas de la Comunidad Valenciana, Andalucía e islas Baleares. Es muy poco frecuente en puntos del norte o noroeste de la península.



    Se cría en todo tipo de suelos, preferiblemente los áridos, secos y algo arenosos y permeables, adaptándose muy bien a los suelos pobres. Crece en zonas litorales y de montaña baja (laderas y collados), desde la costa hasta 1.500 msnm. A más altura, da menor rendimiento en la producción de aceite esencial. Forma parte de los matorrales que se desarrollan en los sitios secos y soleados en las zonas de encinar, zonas degradadas por la tala o quema y laderas pedregosas y erosionadas. Florece dos veces al año, en primavera y en otoño.

    El romero es un arbusto leñoso de hojas perennes muy ramificado, puede llegar a medir 2 metros de altura. Lo encontramos de color verde todo el año, con tallos jóvenes borrosos (aunque la borra se pierde al crecer) y tallos añosos de color rojizo y con la corteza resquebrajada.

    Las hojas, pequeñas y muy abundantes, presentan forma linear. Son opuestas, sésiles, enteras, con los bordes hacia abajo y de un color verde oscuro, mientras que por el envés presentan un color blanquecino y están cubiertas de vellosidad. En la zona de unión de la hoja con el tallo nacen los ramilletes floríferos.

    Las flores son de unos 5 mm de largo. Tienen la corola bilabiada de una sola pieza. El color es azul violeta pálido, rosa o blanco, con cáliz verde o algo rojizo, también bilabiado y acampanado. Son flores axilares, muy aromáticas y melíferas (contienen miel), se localizan en la cima de las ramas, tienen dos estambres encorvados soldados a la corola y con un pequeño diente.

    Del romero se utilizan sobre todo las hojas y a veces, las flores. Es una planta rica en principios activos.
    • Con el aceite esencial que se extrae directamente de las hojas, se prepara alcohol de romero, que se utiliza para prevenir las úlceras. También se emplea para tratar dolores reumáticos y lumbalgias.
    • Se utiliza en fricciones como estimulante del cuero cabelludo (alopecia).
    • La infusión de hojas de romero alivia la tos y es buena para el hígado y para atajar los espasmos intestinales. Debe tomarse antes o después de las comidas.
    • El humo de romero sirve como tratamiento para el asma.
    • El alcanfor de romero tiene efecto hipertensor (sube la tensión) y tonifica la circulación sanguínea.
    • Por sus propiedades antisépticas, se puede aplicar por decocción sobre llagas y heridas como cicatrizante.
    • También posee una ligera cualidad emenagoga.
    • Además es una excelente planta de interior debido al agradable aroma que desprende.

    Técnicas para multiplicar las plantas

    Cambiar la maceta.- Las plantas tienen que ser replantadas regularmente en unas macetas de un tamaño 2 veces superior para poder crecer. Den la vuelta a la maceta y extraigan delicadamente la planta. Eliminen la tierra antigua o contaminada y las raíces enfermas. Cambien de maceta en primavera o incluso en otoño.



    La nueva maceta.- Dejen remojar las macetas de barro cocido en agua durante una noche. En el fondo de la nueva maceta, coloquen una capa de gravilla, restos de maceta rota o bolas de arcilla para el drenaje y luego la tierra. Coloquen la planta dentro y completen con tierra vegetal hasta 1 cm. del borde. Rieguen abundantemente.

    La multiplicación por esquejes.- Los largos días soleados de la primavera y de verano son el periodo ideal para sacar esquejes. Corten el esqueje lo más limpiamente posible, ya que un corte "deshilachado" es fuente de infecciones. Eliminen las hojas más bajas que se pudrirían en la tierra.

    El polvo de hormonas.- El polvo de hormonas para esquejes estimula y acelera el crecimiento de las raíces: hundan en él la base del esqueje, y luego sacúdanla para eliminar el exceso de polvo que sería nocivo y lo haría morir. Planten el esqueja en la tierra y riéguenlo.

    Evaporación.- La mayoría de los esquejes conservan un follaje que continua eliminando un agua que las raíces no están en condiciones de suministrarle. Se limitará este evaporación cubriendo los esquejes con una lámina de plástico. Tengan en cuenta sin embargo la evaporación por las paredes de las macetas de barro cocido.

    Quercus ilex, la encina

    Quercus ilex (encina) es un árbol de la familia de las fagáceas. Otros nombres vulgares con los que se conoce a la encina son carrasca, chaparra o chaparro. Es un árbol perennifolio nativo de la región mediterránea de talla mediana, aunque puede aparecer en forma arbustiva, condicionado por las características pluviométricas o por el terreno en el que se encuentre.



    Es un árbol de talla media, que llega a alcanzar de 16 a 25 metros de altura como máximo. En estado salvaje, es de copa ovalada al principio y después va ensanchándose hasta quedar finalmente con forma redondeado-aplastada. De joven suele formar matas arbustivas que se confunden con la coscoja (Quercus coccifera) y, en ocasiones, se queda en ese estado de arbusto por las condiciones climáticas o edáficas del lugar.

    Las hojas, que son perennes (permanecen en el árbol entre dos y cuatro años, con una media de 2,7 años). Coriáceas y de color verde oscuro por el haz y más claro por el envés, están provistas de fuertes espinas en su contorno cuando la planta es joven y en las ramas más bajas cuando es adulta, careciendo de ellas las hojas de las ramas altas. Esto la hace parecerse, cuando es arbusto, al acebo.

    El envés de las hojas está cubierto de una borra grisácea que se desprende al frotarlas y por la que se puede distinguir fácilmente las encinas jóvenes de las coscojas, cuyas hojas carecen de ese vello y son de un verde vivo en el envés. Estas hojas, muy duras y coriáceas, evitan la excesiva transpiración de la planta, lo que le permite vivir en lugares secos y con gran exposición al sol, como la ribera mediterránea.

    La corteza es lisa y de color verde grisáceo en los tallos; se va oscureciendo a medida que crecen y, a alrededor de los 15 o 20 años, se agrieta en todas direcciones, quedando un tronco muy oscuro, prácticamente negro.
    La encina es, como el resto de las especies del género Quercus, una planta monoica y sus flores masculinas aparecen en amentos, densamente agrupados en los ramillos del año, primero erectos y finalmente colgantes, que toman un color amarillento, luego anaranjado y al final, a la madurez, pardo. Se dan por toda la copa, aunque preferentemente en la parte inferior y en algunos ejemplares con más abundancia que las femeninas, por lo que estos pies son poco productores de frutos. Las flores femeninas son pequeñas; salen aisladas o en grupos de dos, sobre los brotes del año y en un pedúnculo muy corto, presentando en principio un color rojizo y a la madurez un amarillo anaranjado. La floración se produce entre los meses de marzo a mayo, cuando la temperatura media alcanza los 20º C. y 10 horas de sol diarias, después de un periodo de estrés. La dispersión del polen es principalmente anemófila, y en menor medida entomófila, durando entre 20 y 40 días según las condiciones meteorológicas. La alogamia es el tipo de reproducción más frecuente, entre distintos individuos, aunque también es posible la autopolinización con flores masculinas del mismo individuo autogamia. Es frecuente que se produzca hibridación producida por factores como la alogamia, la separación de las flores y las condiciones climáticas.

    Las encinas se cultivan principalmente por sus frutos, las conocidas bellotas. Son unos glandes de color marrón oscuro cuando maduran (antes, lógicamente verdes), brillantes y con una cúpula característica formada por brácteas muy apretadas y densas, que los recubren aproximadamente en un tercio de su tamaño. Se distingue también de la coscoja la caperuza de las bellotas, ya que en ésta recubre el glande hasta la mitad y el exterior es punzante, no así en otras especies de Quercus cuyas bellotas a veces son muy parecidas a las de la encina. Maduran de octubre a noviembre y algunos años incluso en diciembre, la caída de la bellota puede retrasarse hasta enero, aunque es poco frecuente. La edad mínima a la que comienza a producir está condicionada por las características medioambientales, situándose entre los 15 y los 20 años de la vida del árbol.

    Se reproducen muy bien las encinas por semilla (sembrando las bellotas), aunque también se multiplican por brotes de raíz y de cepa. Se crían bien en todo tipo de suelos y desde la costa hasta unos 1.500 msnm a veces más, en forma de arbusto (carrasca o chaparra).
    Su área de distribución natural es el Mediterráneo, ya que se encuentra en todos los países que lo bordean, pero sólo en las zonas con clima mediterráneo, ya que cuando el clima es más lluvioso y de tipo atlántico, la sustituyen otras especies de Quercus, como los robles, quejigos o alcornoques. Así, en España resulta ser la especie forestal que más territorio ocupa: unos 3 millones de hectáreas de encinares repartidos por toda la península y en las islas Baleares, excepto la franja costera cantábrica donde, sin llegar a ser rara, es mucho menos abundante que en el resto de la península.

    Cultivadas las encinas se mantienen generalmente en dehesas, en las que se aprovechan sus bellotas para alimentar al ganado y su leña para hacer un excelente carbón. En estado natural, las encinas forman extensos y muy tupidos bosques junto con las demás especies típicas del bosque mediterráneo: jaras, cantuesos, madroños, brezos, durillos, cornicabras, retamas, y un largo etcétera según las zonas.


    Aparte del uso mencionado de las encinas como recurso ganadero en las dehesas (los cerdos alimentados con bellotas dan los mejores jamones), esta especie ha tenido infinidad de aplicaciones desde la antigüedad hasta nuestros días.
    Su madera es muy dura e imputrescible, por lo que se emplea para fabricar piezas que tengan que soportar gran rozamiento, como en carros, arados, parquets, herramientas, etc., así como en pequeñas obras hidráulicas y en la construcción como pilares o vigas. Además resulta una excelente leña para quemar y para hacer carbón vegetal. Leña y carbón de encina constituían hasta el primer tercio del siglo XX los principales combustibles domésticos en amplias zonas de España.

    La corteza cuenta con gran cantidad de taninos, por lo que es muy apreciada en las tenerías para curtir el cuero (especialmente utilizada en Marruecos), y junto con las hojas y bellotas machacadas se prepara un cocimiento que resulta ser astringente y útil para desinfectar heridas.
    Las bellotas más dulces, además de alimentar al ganado, resultan comestibles para los humanos por lo que se comen a menudo tostadas como otros frutos secos, o en forma de harina para hacer un pan algo basto.

    La encina es el árbol más abundante en la península ibérica y en otras áreas del Mediterráneo. Cada año brotan y desaparecen millones de pies. La primera de las causas de mortandad de los pies de encina es la conocida como "seca de la encina", un síndrome multifactorial caracterizado por: hojas que amarillean y caen repentinamente; muerte de los renuevos; reacción con la emisión de numerosos brotes adventicios o chupones; y, finalmente, produce la necrosis de la raíz y la muerte. Se implican en esta grave y compleja patología algunas especies de hongos: Phytophtora cinnamomi, que causa la pudrición de las raíces, Hypoxylum mediterraneum, Diplodia, además de malas prácticas de manejo (podas mal practicadas, sin profilaxis adecuada o en épocas del año inadecuadas). Entre las plagas que afectan a la encina, su peor enemigo es la mariposa Tortrix viridana, que destruye los brotes nuevos y ha sido confirmada su presencia en casi todos los encinares de la Península Ibérica. Además puede padecer ataques de la acción taladradora de las larvas de los escarabajos longicornes pertenecientes a la familia Cerambicidae. Una de la especies más destacadas que representan esta familia, el Cerambyx cerdo, curiosamente también se encuentra protegido.

    Conoce mas de la Botánica Sistematica

    Si te gustan las plantas no esta de mas conocer un poco de aquella ciencia que se encarga de su mejoramiento continuo. La Botánica Sistemática es la ciencia que se ocupa de establecer relaciones de parentesco entre las plantas a partir de sus caracteres (por ejemplo morfología, anatomía, fisiología, estructura del ADN, etc.). La disciplina abarca a la Taxonomía (que ordena a las plantas en un sistema de clasificación de los organismos vegetales), la filogenia y la evolución de los organismos vegetales.



    La sistemática moderna no sólo se basa en la morfología externa del vegetal, también considera la constitución anatómica, sus caracteres genéticos, su ecología, su área de dispersión, sus antepasados,... para intentar formar un sistema acorde con las afinidades verdaderas de las plantas, es decir, el grado de parentesco que existe entre los diversos grupos de plantas.

    Cuando sólo se consideran los vegetales vivos en la actualidad, la botánica sistemática actual no se diferencia demasiado de la de antaño, puesto que, en esta última, no se consideraban los restos fósiles e improntas, que eran objeto de la fitopaleontología.

    Las tendencias sistemáticas actuales integran la fitopaleontología con el fin de agrupar las plantas según sus verdaderas afinidades.

    Hoy por hoy los botánicos sistemáticos se dividen en dos tendencias principales, por una parte están los que siguen empleando los métodos tradicionales de clasificación biológica, mientras que por otra parte están los métodos cladistas.

    Conoce la Melissa officinalis

    El toronjil, melisa, citronela u hoja de limón (Melissa officinalis) es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas, nativa del sur de Europa y de la región mediterránea. Apreciada por su fuerte aroma a limón, se la utiliza en infusión como tranquilizante natural, y su aceite esencial se aprovecha en perfumería.



    M. officinalis es una hierba perenne, hemicriptófita, con los tallos herbáceos rastreros, ligeramente lignificados en la base, de sección cuadrangular y hasta casi 1 m de altura, ligeramente pilosos. Las ramas son erectas y anuales. Presenta hojas opuestas, claramente pecioladas, de hasta 9 x 7 cm, con el limbo ovado y el margen dentado, de color verde intenso, con la superficie pilosa.

    En verano florece, dando lugar a flores pentámeras, pedunculadas, dispuestas en verticilastros, con el cáliz de hasta 1,2 cm, bilabiado, tubular, y la corola blanquecina, también en tubo abierto con dos labios cortos. Los estambres son cuatro, didínamos, fusionados con la corola. El ovario es súpero. Son ricas en néctar, atrayendo polinizadores himenópteros, a lo que deben su nombre (melissa significa "abeja melífera" en griego). El fruto es una legumbre tetraseminada.

    La melisa es originaria de la cuenca del Mar Mediterráneo. Difundida por el cultivo, se ha naturalizado en toda la Europa templada. Crece de forma silvestre en prados húmedos, claros de bosque, a la vera de los ríos o en setos y campos cultivados, sobre suelos ricos en materia orgánica.

    Requiere suelos arenosos, bien drenados, y no es exigente en materia de sol. Salvo en climas cálidos, pierde el ramaje en invierno, volviendo a brotar a comienzos de primavera.

    Las partes herbáceas poseen un intenso aroma a limón cuando se las machaca, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol. Se utilizan en aromaterapia.
    Se le atribuyen propiedades antispasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como calmante natural. Se consume sobre todo en infusión ligera.

    La Melissa es utilizada en algunos dentífricos, debido a sus propiedades antisépticas y aromáticas. En Argentina es uno de los "yuyos" (hierbas) con los que en muchas ocasiones se aromatiza y se hace aún más saludable de lo que ya es al mate bebido con bombilla.

    Los cuidados de la planta de menta

    La menta es una especie de planta con enormes y variados atributos, en diferentes planos, como el culinario y el aromático. Sin embargo, los beneficios de esta particular planta no terminan allí. La menta es también reconocida por sus diferentes propiedades medicinales.

    Sus propiedades van desde el plano terapéutico al plano digestivo, descongestionante, carminativo, tónico y antiespasmódico. Sus formas de preparación e incluso de consumo son variadas, siempre dependiendo de que afectación se busque atacar. 



    Antes de repasar las formas de preparación de la menta en relación a qué beneficio pueden dar, destacamos una de las características más importantes de la menta, la facilidad de cultivo de la misma. La menta es una planta que, sin mayores cuidados, crece con facilidad y fuerza.

    Preparación y beneficios de la menta

    Como decíamos, los atributos de la menta son variados, y cada beneficio, ya sea terapéutico, digestivo o sedante, se alcanza mediante formas de preparación y de consumo particulares, las cuales pueden ser en forma de vaho, infusión o pomada.

    En tanto al vaho (o inhalaciones), se colocan unas cuantas hojas frescas de menta en agua hasta que hierva, y se inhalan los vapores durante 10 minutos, tres veces diarias. Esta forma de uso sirve para el asma, la bronquitis y el resfrío.

    Por otro lado, la menta reparada en infusión ofrece beneficios sedantes y carminativos para indigestiones, así como es eficaz para las náuseas, el mal aliento y el insomnio. Se prepara dejando hervir tres hojas de la planta, frescas o secas, y dejándola en reposo hasta que enfríe y se pueda beber.

    La última opción de preparación de la menta es mediante la pomada. Esto se prepara para aliviar irritaciones y quemaduras en leves en la piel. Esto se prepara en forma de tintura, dejando macerar durante 15 días 100 CC de alcohol bebible, y 20 gs de menta. Luego se filtra y se consume de a gotas, 20 aproximadamente, en agua tibia. En tanto a la pomada, luego del proceso de maceración se mezcla con vaselina sólida, la cual debe haber sido calentada a baño maría. Así se forma una pasta, la cual se aplica sobre las lesiones.

    Aspectos importantes en el cuidado de las plantas

    Límites de temperatura.- Antes de escoger una planta de interior, estudien sus necesidades estacionales de luz y calor. Una temperatura diurna constante, ligeramente superior a 20 grados centígrados, es ideal. Eviten las temperaturas nocturnas demasiado bajas. Pueden ser prejudiciales para sus plantas (por debajo de 12 grados centígrados).



    Invernada.- Algunas plantas (adelfas, limoneros, cactus) invernan y tienen que pasar este periodo en un local más fresco y seco. La temperatura puede bajar hasta 5 grados centígrados como mínimo. Hay que regarlas muy poco. La invernada favorecerá la floración siguiente.

    Luminosidad.- Es merced a la luz que la planta puede transformar los elementos nutritivos necesarios para su crecimiento. Las necesidades varían de una especie a otra, pero el mínimo necesario es de 500 lux por día. La luz es cuatro veces menos intensa a sólo 2m. de la ventana.

    Luz artificial.- Si la iluminación natural es insuficiente, recurran a la luz artificial. Eviten las lámparas de incandescencia, que lucen 5 veces menos que un tubo TL de 40 W "blanco frío". Los focos especiales contienen una lámpara de descarga o una lámpara de luz mixta.

    Distancia.- Para que sus plantas estén bien iluminadas hay que colocarlas debajo de la fuente luminosa: en general le bastarán 2 tubos de 40 W suspendidos a una cierta distancia para que la altura de las lámparas siga el crecimiento de las plantas, cambiando de posición unas a otras.

    Conoce las propiedades del Fucus

    En primera instancia, no debemos dejar de mencionar que cualquier receta o planta medicinal que recomendamos, deberá recibir la aceptación y el consentimiento tanto de un homeópata como de un médico, dado que es importante saber cualquier posible efecto negativo en nuestro organismo.



    Siguiendo adelante y enfocándonos directamente en la planta en cuestión, comenzamos por su nombre científico: Fucus Vesiculosus. El Fucus, es una planta acuática que cuenta con determinados componentes eficaces para la pérdida de peso.

    Los componentes a los que hacemos referencia como útiles y eficaces para el adelgazamiento, son el yodo y los mucílagos. El primero se destaca por contenido elevado, el cual actúa directamente sobre la tiroides. Este es uno de los aspectos por lo que se deberá acudir a un médico de forma previa al consumo del te de Fucus. En segundo plano, los mucílagos se caracterizan por su calidad de generar saciedad, evitando un consumo excesivo y aun así permanecer hambriento.

    Té de Fucus

    En lo relacionado a la forma de reparación del Té de Fucus, comenzando destacando la simpleza con que se elabora, así como la poca cantidad de ingredientes que se requiere; de hecho, los ingredientes para la preparación de la infusión son 30 gramos de algas de Fucus y ½ litro de agua.

    En tanto al proceso de elaboración de la infusión, no hay granes variantes con las habituales. Lo primero es colocar las algas de Fucus en el agua, y ponerlo a hervir. Cuando lo haga, deberemos dejarlo en reposo durante 15 minutos, aproximadamente.

    Posteriormente, después de dejarlo enfriar lo filtramos y la infusión está pronta para ser consumida. Habitualmente, el Té de Fucus se consume de forma dosificada, una vez luego del almuerzo, y otra luego de la cena.

    Consejos para realizar abono casero


    Hacer abono en casa es realmente muy sencillo, y lo único que necesitaremos es de una compostera y residuos orgánicos, preferentemente de origen vegetal para evitar atraer animales e insectos.
    arx1213392810n
    Las cascaras de frutas y recortes de verduras son una excelente fuente para compost, y debemos colocarlas sobre una capa de hojas secas o césped dentro de la compostera, para luego intercalar capas de residuos con mas hojas o césped hasta finalizar con una de estas ultimas para evitar los olores.
    Si la compostera cuenta con la suficiente oxigenación no es necesario remover la composta, pero es recomendable hacerlo al cabo de una semana o dos.
    No hay un tiempo específico para saber cuando el compost esta disponible, aunque podremos comprobarlo cuando se haya vuelto medianamente uniforme, color negro y granulado, en donde notemos cierta humedad.
    La utilización es como los fertilizantes sólidos, siendo la mejor forma de abonar la tierra haciendo surcos o pozos, ubicando compost y después mezclando con la tierra. El riego es opcional pero recomendable.
     

    Descarga App desde Google Play

    Cuidado de Plantas's Fan Box

    Trucos para cuidar tu bonsai

    Blogroll

    Recibe noticias via e-mail

    Most Reading

    Páginas vistas en total