Tipos de Rosas Silvestres

Una rosa silvestre, o rosa especie, es una rosa nativa de una región, que se da espontáneamente. Tiene flores de 5 a 12 pétalos, siguiendo siempre un mismo patrón y floreciendo una sola vez. Se calcula que hay 140 rosas especies en el mundo, 95 de ellas tienen su origen en la China y Birmania, 18 en Norteamérica y el resto, entre Europa y África del Noroeste. Todas las rosas de hoy son híbridos de estas primeras rosas. Algunas especies, como la multiflora y la rugosa se han empleado como pie de injerto; otros pies son híbridos, como, por ejemplo, 'Dr. Huey': varía la rosa usada según la región geográfica. Lo que se busca es un pie sano y resistente que no retoñe.



El género de las rosas especies se divide en cuatro subgéneros: Hulthemia, Platyrhodon, Hesperhodos y Eurosa. De éstas, el que más importancia tiene en el desarrollo de la rosa moderna es el último, Eurosa. Esta tiene diez divisiones que se definen por su ubicación geográfica.

A la rosa le gusta la compañía de otras plantas, y para las trepadoras silvestres, nada mejor que un árbol para desplegarse a gusto, con luz filtrada, aprovechando el fresco. Siempre que el árbol no sea demasiado vigoroso y sus raíces permitan que otras raíces tengan lugar y alimento. Ubicado de tal manera, la Rosa 'Mermaid', hermoso híbrido amarillo de la R. bracteata, se luce a la perfección y resiste mejor el frío, tiene larga floración, hermoso follaje y espinas temibles.

La R. eglanteria, vulgarmente conocida como mosqueta y pariente de R. canina, fue introducida en el sur de Argentina, nadie sabe exactamente cuándo, y durante muchos años se consideraba como una maleza invasiva, quizá bonita, pero muy molesta para los campesinos, ya que brotaba hasta en las pasturas siendo difícil de desarraigar. Sin embargo, recientes estudios científicos en Dinamarca sobre este tipo de rosa silvestre comprobaron que, gracias al consumo diario de la infusión hecha de los escaramujos, y al consumo del dulce de su fruto, un alto porcentaje entre un grupo de pacientes con osteoartritis pudo dejar de tomar analgésicos por completo. Ahora en nuestro Sur se recolectan los escaramujos para la exportación a Alemania y otros países europeos.

La R. laevigata, con sus simpáticas flores blancas de cinco pétalos, se considera indígena en Norteamérica, aunque procede de China. Una posible explicación de cómo se encuentran estas rosas en América podrían ser las expediciones chinas que recorrieron varios mares del planeta en el siglo XV, llevando a bordo flora y fauna nativa. Según esa teoría, así se explica la existencia de la R. laevigata en Carolina del Sur, y también la presencia en Sudamérica de gallináceos de variedad asiática. Una hija preciosa es la R. 'Anemonoides', también de cinco pétalos, y su sport (mutación espontánea de una rama de la planta que después puede reproducirse por injerto), 'Ramona'.

Hay 48 sarmentosas Wichurana, especies sumamente resistentes y sanas; son las más buscadas del mundo. Tuvo marcada influencia en la rosa moderna, produciendo famosos híbridos como 'Silver Moon', que, en primavera vierte, de una sola vez, una catarata de flores blancas. Es una planta flexible y andariega (puede llegar a los 18 metros), necesita un buen espacio y soportes adecuados. En plena flor es un espectáculo inolvidable y, en común con casi toda rosa silvestre, tiene estambres vistosos y pronunciado perfume. Otros hijos son 'Albéric Barbier', 'Albertine', 'American Pillar', 'Paul Transon', 'Excelsa' y 'Gardenia', que delatan su parentesco mostrando abundante follaje brilloso y flores que suelen tener un cautivante aroma a manzanas.

R. multiflora también fue importante en el desarrollo de las sarmentosas. Tiene hijos notables, como 'Bobbie James', muy vigoroso, que puede trepar hasta 15 metros. Es una delicia, con manojos colgantes de flores color crema en forma de copa, con aroma a miel. Otros son 'Rambling Rector', 'Veilchenblau', 'Russelliana', 'Blush Rambler' y 'Seven Sisters' llamada 'Platyphylla', una rosa de antaño bien difundida.

Las banksiae, las gallicas, las rugosas, y las dos roxburghii son especies que merecen un lugar en cualquier jardín. También las chinensis, aunque no son estrictamente especies. Estas se destacaron por su floración continua, afectando drásticamente la evolución de la rosa. Entre las mejores, figura 'Mutabilis', planta generosa, alegre e informal. Otras son 'Hermosa', 'Old Blush China' (que en Pilar sigue con follaje y flores aún en el invierno) y 'Comtesse du Cayla', elegante y aristocrática que exhibe flores sueltas en tonos damasco y miel.

Las rosas silvestres, bien elegidas y ubicadas, son de gran valor en el jardín. Sanas, fuertes y perfumadas, es poco lo que piden, y a cambio aportan un aire de gracia, interés y originalidad al entorno, además de su clásica dignidad. Presenciar una espesa lluvia de flores y perfume en el momento de máximo esplendor de estas rosas es dádiva y privilegio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.