El otoño y las planas

Cuando las espléndidas y decorativas flores que han ido floreciendo a lo largo de los calurosos meses veraniegos ya comienzan a debilitarse, a marchitarse y a perder su colorido, la terraza o balcón no tienen por qué convertirse en un lugar triste o vacío.



Con la llegada del otoño, llega también el momento de recoger las últimas plantas que aún se encuentran en el jardín o el balcón. Es además, la ocasión para dar el último aporte de abono en el caso de las plantas de interior, luego hay que interrumpir la fertilización hasta finales de febrero, excepto en las plantas de flor o a punto de florecer como la violeta africana, las orquídeas, etc.

A esta altura de la temporada no conviene utilizar bastoncillos o granulados nutritivos, debido a que efectúan una fertilización de larga duración. Mejor usar abono líquido.

En esta época se comienza a poner en marcha la calefacción que secará la atmósfera de la casa, por ello, se debe aumentar la humedad ambiental mediante las vaporizaciones frecuentes de las plantas de hojas. La frecuencia en los riegos del sustrato se debe reducir, ya que las plantas inician una parada o semi-parada en su crecimiento.

Si la temperatura se mantiene por encima de los 20ºC, el crecimiento de muchos ejemplares seguirá produciéndose, pero es mejor respetar la parada vegetativa situando las plantas en zonas más frescas. Es interesante agrupar las plantas que tengan las mismas necesidades respecto a la luz y acercarlas a la ventana.

En las zonas más frías hay que colocar a las plantas de exterior un acolchado de materia orgánica para proteger los ejemplares más sensibles.

Para que nuestras plantas estén resguardadas puede ser de una gran ayuda los pequeños invernaderos desmontables con la cubierta de plástico transparente, ocupan muy poco espacio y se logra acomodar un buen número de ejemplares dependiendo de su tamaño.

En el jardín no conviene dejar mucho tiempo en el suelo las hojas que caen de los árboles, ya que se pudren y atraen plagas.

Es un buen momento para comprar bulbos preparados para el forzado: jacintos, crocus, narcisos, etc, para conseguir floraciones en pleno invierno.
La plantación de los bulbos hay que realizarla de manera gradual, es decir, con unos días de diferencia, para que luego la floración se produzca de forma escalonada.
Podemos convertir los meses otoñales en una época de colores espectaculares y tonos encendidos.
Por lo tanto, habrá que arrancar las plantas viejas, remover el suelo, limpiar las macetas, eliminar las malas hierbas y hacer un viaje al centro de jardinería más cercano para abastecerse de especies como Camelias, Crisantemos, Euphorbias, etc. Nuestras terrazas o balcones pueden tener a lo largo de estos meses tanto colorido como en primavera.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.