Como llevar a cabo la limpieza de los muebles del jardín


El viento, la lluvia, el sol…lo cierto es que el clima es una amenaza para los muebles de jardín, especialmente si éstos son de muebles de madera.



Pero como sabemos que te gusta conservar tus muebles de diseño como el primer día, te daremos unos consejos para que sepas cómo limpiar los muebles de jardín de forma tal que los protejas contra el clima en cualquier época del año.

Lo primero que debes tener en cuenta cuando compres un mueble de jardín es que sea un mueble de exterior, especialmente si son muebles de madera, ya que en estos casos traen incorporada una capa protectora que, si la cuidas correctamente, permitirá que tu mobiliario duremástiempo.

El mejor método de limpieza de muebles de jardín es emplear un detergente suave para muebles, luego utilizas un cepillo para quitar la suciedad y enjuagas el mueble. Además, te recomendamos que una vez al año le apliques al mueble de madera una capa deaceiteprotector vegetal. De esta forma podrás disfrutar de un diseño de exteriores como el primer día.

Las flores Anthurium andreanum


Existen muchas curiosidades de las flores del Anthurium andreanum. Quizás la principal es que en realidad son hojas modificadas llamadas ‘espatas’. Estas pueden ser de diversos colores. Desde la base de cada ‘espata’, sale el ‘espádice’ o ‘candela’, donde se encuentran las verdaderas flores.



Siguiendo sobre las curiosidades de las flores del Anthurium andreanum, decir que es precisamente esta especie la más popular, dentro de las más de 500 especies existentes dentro de este género.

Para evitar confusiones, siempre que hablemos de flores de Anthurium andreanum en este artículo, hacemos referencia a las hojas modificadas llamadas ‘espatas’ que ya nos hemos referido anteriormente.

Las flores de Anthurium andreanum se cultivan en viveros especializados con un alto grado de tecnificación, especialmente en control climático, donde los niveles de iluminación, humedad relativa y temperatura son controlados a la perfección para que cada planta de Anthurium dé el mayor número de flores en su vida comercial.

Las flores recolectadas viajan en cajas con un embalaje especial para evitar que se dañen durante el trayecto. En muchas ocasiones, cada flor lleva en la base de su tallo una pequeña reserva de agua (llamadas chupetes) para evitar pérdidas de turgencia.

Las flores del Anthurium andreanum fueron descubiertas en 1876 en Colombia por Edouard André, durante una expedición botánica financiada por el gobierno francés. Cuando André descubrió el Anthurium, lo envió para su análisis y clasificación a Jean Linden, un botánico belga contemporáneo de André y conocido como el “padre de las orquídeas”, no sólo por sus extensos estudios sobre esta flor sino por ser el descubridor de las técnicas de reproducción de esta exquisita especie.

Este género (Anthurium) incluye más de 600 especies, procedentes principalmente de las regiones tropicales de México, Costa Rica y los estados sureños norteamericanos al norte de Argentina y Uruguay.

De hecho, desde hace tiempo, la flor de Anthurium andreanum se ha convertido en el emblema de Hawai, uno de las principales áreas de producción junto con Ecuador y Colombia. En Europa, el país mayor productor es Holanda.

Su nombre procede de las palabras griegas “anthos”, que significa flor y “oura”, que significa rabo. Curiosamente, el Anthurium andreanum se conoce comúnmente en los países anglosajones como la flor del flamenco (flamingo flower) o la flor del rabo (tailflower).

El Anthurium andreanum era una flor prácticamente desconocida hace apenas dos décadas, pero ha alcanzado una increíble popularidad en los últimos años, además de por su espectacularidad y su belleza, por las mejoras genéticas, optimización de cultivo y obtención de precios más populares.

Gracias a estas mejoras genéticas, se pueden encontrar estas flores en una amplísima gama de colores. El más popular sigue siendo el Anthurium rojo, aunque cada vez ganan terreno otras tonalidades, que van del blanco al rosa o en colores más originales como el verde manzana o el chocolate… incluso bicolores como por ejemplo en verde y rojo. Además de los colores, también entran en juego los tamaños.

Las flores de Anthurium andreanum raramente suelen presentarse en ramos únicos de esta flor. Es más frecuente que se utilice un único tallo como complemento de bouquets, centros o ramos de novia, luciendo eso sí la posición más destacada.

Siguiendo con las curiosidades de las flores del Anthurium andreanum, estas gozan de una larga vida como flor cortada, pudiendo disfrutarlas durante más de dos semanas. Para que esto sea así, se recomienda vigilar que siempre tenga agua y cambiarla cada dos o tres días para que no se creen bacterias que echen a perder esta maravillosa flor.

Cómo planta tropical, las plantas de Anthurium andreanum aguantan bien el calor. También se recomienda situar estas flores en un entorno fresco y sin que les dé directamente la luz del sol.

Algunos consejos sobre la labranza cero


La mejor manera de repasar las características de la labranza cero, es comparándola con el método de siembra de arado. La siembra a través del arado del suelo, actúa ocasionando la oxigenación de la tierra al entrar en contacto con la materia orgánica; esto, a su vez, genera una importante liberación de nutrientes, fertilizando al suelo de gran forma, y acrecentando su productividad vegetal.



La labranza cero, en cambio, tiene como elemento particular, por un lado, el ahorro de toda energía en maquinaria y herramienta al momento de no efectuarse las araduras del suelo que sí se realizan en el otro procedimiento; solo se realizan angostos surcos dentro de los cuales se colocarán las semillas. Por otro lado, otro aspecto importante de la labranza cero, es el de generar, a largo plazo, un mayor mantenimiento de la tierra, abasteciéndose el suelo de materia orgánica y nutrientes durante más tiempo.

Puntos a favor y en contra en la productividad del suelo

La labranza cero y la siembra de arado se diferencian tanto en procedimientos como en resultados. La siembra de arado ofrece mejores resultados al momento, al corto plazo. Sin embargo, con las cosechas, la materia orgánica y sus nutrientes comienzan a escasear, volviéndose improductiva la tierra.

La labranza cero o labranza de conservación, logra una perdurabilidad y aptitud de la tierra mayor; en tanto la fertilidad de la sierra es menor en comparación al cultivo de arado.  

A su vez, la siembra de arado ayuda a quitar hierbas no deseadas y malezas, en cambio a la labranza de conservación que requiere del uso de herbicidas. La erosión del suelo es más factible en la siembra de arado, mientras que en la labranza cero, es muy difícil que se dé.

Hydrangea arborescens “Annabelle”, un tipo de Hortencia


Una de las más hermosas hortensias, de enormes globos apretados, las brácteas de color blanco cremoso que se ven como bolas de nieve gigantes al final del verano. Mientras que el otoño avanza, se desvanecen a la cal pálido y el verde oscuro, las hojas se vuelven amarillas suave. Tiene un hábito erguido y hace una característica impresionante en un borde ancho con sombra, sobre todo cuando se plantan en grupos o con otras hortensias. Son una opción popular para los arreglos de flores secas. 

El contacto con el follaje puede agravan alergias en la piel. Jardín cuidado: a las hortensias no les gusta que se seque el suelo. En tiempo seco, remojar las raíces con una manguera y la planta se recupera normalmente. Quitar las marchitas en la primavera después de el peligro de heladas, corte los tallos de flores para un fuerte par de yemas. Pajote las plantas jóvenes con un estiércol bien descompuesto o abono en primavera. Una vez establecido, eliminar un cuarto y un tercio de los brotes de la base de la planta.

Lo que debemos hacer para cuidar nuestras plantas en otoño


Para tener un jardín saludable dicen los expertos que hay que estar una estación adelante. En el otoño debes preparar tus plantas y jardín para el invierno, por ello te decimos las tareas indispensables para cuidar tu jardín en esta temporada.



1. Si vives en una región donde las temperaturas invernales caen por debajo de los 20 grados Fahrenheit (-6 grados centígrados) por largos periodos de tiempo tienes que levantar y almacenar los bulbos blandos tales como orejas de elefante, dalias y lirios de agua después de la primera helada, de acuerdo con el experto en jardín y exteriores P. Allen Smith de la firma STIHL.

2. Haz una aplicación selectiva de herbicidas en malezas perennes, estos herbicidas son especialmente eficaces en otoño. Así evitarás que se fortalezcan antes del invierno. Una medida de protección básica es usar guantes cuando apliques estos productos para evitar daños en la piel, menciona el experto.

3. No es necesario que retires cultivos de raíz como zanahorias, rábanos o papas, estas soportan las condiciones climáticas hasta ya entrado el invierno, así lo señala Smith.

4. El abono y el mantillo orgánico deben dejarse podrir para ponérselo a las plantas y flores. Los habitantes del jardín te lo agradecerán la próxima primavera.

5. Es el momento de plantar los bulbos que florecen en primavera como tulipanes, narcisos globe alliums.

6. Barre y quita las ojas del césped. La importancia de eliminar las ojas muertas radica en que luego de unos días se forma una alfombra de hojas que asfixia el césped, esto le impedirá crecer sano en primavera, asegura Smith.

7. Proteje tus áreas de entretenimiento con agua de las hojas de otoño. Con una red puedes cubrir piscinas, spas, fuentes y estanques, para evitar que las salidas de agua se tapen.

8. Analiza tu jardín para saber qué plantas son perennes y que plantas moriran. Luego de que mueran sácalas y hazlas en composta, es lo que recomienda por su parte el experto en jardinería y gerente de ventas de los expertos en viveros Hicks Nurseries, Felix Cutrone.

9. Si no quieres sacrificar la belleza y el color de tu jardín, debes plantar especies como los crisantemos, aster y sedum, que son plantas ornamentales y perennes para colocar en el césped, asegura Cutrone.

10. Debes tener en cuenta que para hacer composta no debes tomar las hojas y plantas que murieron sin caerse. Las hojas ya estaban muertas cuando cayeron del árbol, pero si una rama o una hoja se muere y pudre en el árbol o la planta, no la pongas en composta porque probablemente tenga alguna enfermedad y eso se lo contagiar a las otras plantas.

11. Cuando pongas la composta en tu jardín mezclala con un poco de cal, este elemento fungirá como neutralizador del pH del suelo y lo corregirá para un mejor nacimiento, es un tip del experto que no debe faltar en otño.

12. Dales de comer a los árboles y arbustos de hoja perenen a finales de septiembre, para eso pudes ocupar un fertilizante orgánico de liberación lenta, una opción es el Holly Tone, apunta Cutrone.

Flores que se pueden comer


El listado de flores comestibles es enorme, algunas son tan comunes en nuestra dieta que ni siquiera nos damos cuenta que estamos comiendo flores, como por ejemplo la alcachofa, la coliflor o el brócoli. Otras son utilizadas en la cocina como especias para condimentar, como la flor del azafrán, o el clavo.



Flores de azahar

De entre las flores comestibles más conocidas, destacan la flor de la calabaza, alimento común en la gastronomía de diversos países como Italia (zuccini) y México donde se pueden encontrar en cualquier mercado y la rosa, que viene siendo consumida desde la antigüedad, cuando ya se preparaban las ambrosías más sabrosas a base de pétalos de rosa.

Las flores comestibles forman parte de nuestra cocina desde hace siglos. Fueron utilizadas en la gastronomía de muchas y diferentes culturas como la romana, griega, hindú, medieval y en España sobre todo en la cocina andalusí, que nos ofrece una importante herencia de recetas con flores comestibles.

Hoy en día las flores comestibles son un producto fetiche de la cocina creativa de los nuevos restauradores. Capuchinas, el clavel indio o las begonias, son algunas de las flores utilizadas para ofrecer un toque distintivo de aspecto, olor y sabor a los platos en la cocina de vanguardia.

Caléndulas, lavandas, geráneos, pensamientos, tulipanes, violas, crisantemos, romeros, hinojos, manzanillas, tréboles, claveles, clavelinas, malvas, gladiolos, violetas, borrajas, capuchinas, coquetas, amapolas, jazmines, salvias y las flores de azahar (Flor del naranjo), entre muchas otras, completan la lista de flores comestibles.

Datos curiosos del Azafrán


La especie que le presentamos en el día de hoy, la cual puede ya ser conocida por muchos, es conocida popularmente de diferentes formas. Azafrán silvestre, si se quiere, es el término más habitual, aunque también es reconocida como cólquico, cólchico, azafrán bastardo, narciso de otoño, flor de otoño, mataperros, entre otras.



Amén de estas terminologías, el nombre científico del azafrán silvestre es Colchicum autumnale, y es una especie originaria de Europa, propia de zonas altas, montañosas y praderas. Se destaca por la belleza de sus flores, bulbosas, así como por su floración, la cual se desarrolla en el otoño, detalle importante ya que ha ido utilizada para darle color al jardín durante esta época del año. A su vez, se la utiliza habitualmente para cultivar entre arbustos, en forma de tapices o rocallas.

Sus flores son muy llamativas y coloridas, en gamas de rosas, lilas o púrpuras. De cada bulbo, a u vez, tras pasar los meses más calurosos, nacen entre dos o tres flores.  

Propiedades del Azafrán silvestre

El nombre popular con el que nos hemos manejado aquí, azafrán silvestre, se da por la forma de las flores del Colchicum autumnale, las cuales son similares al azafrán.

Si bien se las conoce como bulbosas, su raíz no es un bulbo verdaderamente, sino que es una base más ancha del tallo. Sus hojas también son un detalle más que atractivo. Otro punto a favor es su uso como planta medicinal.

Dentro de sus propiedades se destaca la colchinina, un potente tóxico que, como efectos secundarios puede ocasionar vómitos o diarrea. Dado esto es que no debe utilizarse a esta especie sin una previa indicación médica. De todas formas, se lo ha utilizado con éxito para tratar la artritis, asma y diferentes afecciones renales.

Qué es el higo?


La higuera (Ficus carica L.) es un árbol típico de secano en los países mediterráneos. Su rusticidad y su fácil multiplicación hacen de la higuera un frutal muy apropiado para el cultivo extensivo.



Siempre ha sido considerado como árbol que no requiere cuidado alguno una vez plantado y arraigado, limitándose el hombre a recoger de él los frutos cuando maduran, unos para consumo en fresco y otros para conserva.

Las únicas higueras con cuidados culturales esmerados, en muchas comarcas, son las brevales, por el interés económico de su primera cosecha, la de brevas.

Las higueras pertenecen a la familia de las moráceas; son árboles o arbustos de madera blanda, de hojas grandes, verdes y brillantes por el haz y grises y ásperas por el envés.

Sus flores, unisexuadas, están distribuidas por la superficie interna de un receptáculo lobuloso abierto en un extremo (ojo); este receptáculo, tras la fecundación, se hincha y se vuelve carnoso, formando una masa rica en materias azucaradas: el conjunto es un fruto múltiple (sicono), la breva o el higo.

El denominado fruto de la higuera (infrutescencia) es blando, de gusto dulce, en cuyo interior, de color encarnado y blanco, se alojan lo que, aparentemente son semillas pequeñas, pero que en realidad son verdaderos frutos. Aparece cubierto exteriormente por una piel verdosa, negra o morada, según las diversas variedades.

Las Piscinas protectoras del medio ambiente


Cada vez hay más gente concienciada con el medio ambiente. Por eso, es cada vez son más los que deciden construir una piscina naturalizada en su jardín. Las ventajas respecto a las tradicionales son infinitas, ya que no necesitan el cloro para mantenerlas.



Esta ventaja repercute en el bienestar del medio ambiente, pero también en la propia salud de los que se bañen en la piscina, ya que los productos químicos que se utilizan en el mantenimiento resecan la piel. En este tipo de piscinas naturalizadas no es necesario utilizarlos, ya que son las plantas las encargadas de depurar el agua.

Las piscinas naturalizadas son lo más parecido que hay a nadar en un lago o un arroyo, ya que por el modo de construcción que han seguido, recrean el entorno de estos ambientes. Para montar una piscina naturalizada hay que tener en cuenta que una buena parte del espacio se destinará a la zona de filtración, en la que se colocarán las plantas junto con la grava y la arena. 



Uno de los requisitos imprescindibles en la construcción de una piscina naturalizada es destinarle, al menos, 40 metros cuadrados. De esos, sólo la mitad estará destinada al espacio para nadar. Los otros 20 metros (como mínimo, sea cual sea el tamaño final de la piscina) serán la zona dedicada a la regeneración. Además, mediante tuberías se pueden imitar los ciclos que seguiría el agua en un paraje natural. Así, se pueden construir cascadas e incluso olas.

?Qué plantas elegir?
Si decides construirte una piscina naturalizada, tienes que escoger las plantas que colocarás en la zona que no está destinada al baño. La única exigencia es que sean plantas que soporten bien el clima y el tipo de tierra que tienes en tu jardín, por lo que tampoco complica tu elección de construir una piscina naturalizada frente a una tradicional. Junto a las plantas crecerán los microorganismos que se encargarán de regenerar el agua.

Al tratarse de agua que se depura con plantas, es muy fácil que durante los primeros días adquiera un color verdoso, pero eso no implica que el agua esté sucia. También por ese motivo puede atraer a anfibios, pero nunca estarán en la zona de baño. A veces, los dueños de estas piscinas deciden criar peces en su área de regeneración: esto puede hacerse siempre que haya un filtro que impida su llegada a la zona de baño.

La construcción de una piscina naturalizada suele costar lo mismo que la de las piscinas tradicionales, pero con el tiempo resulta mucho más económica, ya que no hay que gastar en los productos para el mantenimiento, que además, perjudican al medio ambiente, ya que se trata de productos químicos. 

El momento ideal para podar las plantas


Si quieres tener plantas másfloridas y vigorosas es imprescindible podarlas de forma correcta. Pero no todas las plantas son iguales, saber cuándo y cómo podar las plantas es fundamental para lograr su mejor desarrollo y que puedas presumir de las plantas más bonitastodoel año.



La poda de plantas te permite tener controlado su crecimiento y, en consecuencia, su floración, además de que les lleguemasluz y aire. Por ejemplo, es imprescindible podar frutales, de lo contrario crecerá en altura pero producirá menos frutos. Por eso te damos los mejores consejos para que sepas precisamente cuándo podar las plantas.  

Para podar plantas debes tener en cuenta varios consejos imprescindibles, ya que si las podas incorrectamente puedes causar la muerte de la planta. En primer lugar debes eliminar las partes dañadas o enfermas, las ramas secas y las que producen un crecimiento desordenado, pero evitando hacer unapodadrástica. La rama debes cortarla entera, sin desgarrarla, de lo contrario podrías producirle enfermedades a la planta.

Debes tener especial cuidado con la poda de rosales, de lo contrario podrías causar su muerte, y quitar inmediatamente las flores que se marchitan, esto debes aplicarlo a todas lasplantascon flores. La mejor época de poda es la de receso vegetativo de la planta, que generalmente suele ser en invierno, aunque dependerá del tipo de planta. Así que ya sabes, ésta es la mejor época para podar lasplantasde tuhogar¿ya lo has hecho?

Datos importantes para el cultivo del cerezo


El cerezo tiene una gran capacidad de adaptación a distintas áreas edafoclimáticas de la zona templada. Se trata de una especie muy delicada en cuanto a climatología, aunque tolerante al frío.



Puede cultivarse desde la mínima altura sobre el nivel del mar hasta los 500 m de altitud, aunque su cultivo es más propio de situaciones más bajas, para poder garantizar la cosecha.
Es uno de los frutales más resistentes a las bajas temperaturas invernales.

Las yemas florales durmientes mueren con temperaturas entre -22 y -35ºC. Las flores son dañadas con temperaturas de -2ºC.

Requiere muchas horas-frío para la floración (900-1.800), de forma que florece muy tarde, escapando a las heladas primaverales a las que es sensible. Presenta escasas necesidades de unidades de calor para el desarrollo del fruto, que es muy rápido (100 días desde la floración a la recolección), lo que le permite ser el primero en el mercado.

Es el único fruto de hueso no climatérico, por lo que si se recolecta con antelación, no madura fuera del árbol. Prefiere inviernos largos y fríos y veranos cortos y calurosos pero de noches frescas y primaveras templadas, pues a partir de la floración y del cuajado del fruto un cambio brusco de temperatura puede comprometer la cosecha.

La exposición de las yemas a las altas temperaturas o a la radiación directa del sol durante la inducción floral tiene como resultado la formación de pistilos dobles. Si ambos pistilos de flores afectadas son polinizadas y los óvulos son fertilizados, los ovarios con semillas se funden a lo largo de las suturas ventrales y se hacen dobles. Algunos cultivares son más propensos a la duplicación que otros. El riego por aspersión cuando la temperatura pasa de los 30ºC ha reducido el problema.

Cuando las precipitaciones toman valores próximos a 1.200 mm/año es posible su cultivo sin llevar a cabo riegos, aunque el empleo de distintos patrones modifica los requerimientos hídricos, pudiendo cultivarse tanto en secano como en regadío. También hay que tener en cuenta los factores climáticos que afectan a las abejas para que se lleve a cabo una correcta polinización.

Cuando las precipitaciones son excesivas durante la maduración del fruto puede producirse su agrietado: el agua se mueve a través de las células epidérmicas y entran en el mesocarpo por ósmosis. Las células del mesocarpo aumentan rápidamente de volumen, provocando que la epidermis se estire, una vez que llegan a su límite de elasticidad se raja. El cultivar Lambert es el más resistente al agrietado. Las pulverizaciones de calcio solubles, orgánicas e inorgánicas, tiende a reducir el agrietado. El empleo de máquinas removedoras de aire (como las utilizadas para controlar las heladas) para eliminar el agua de la cavidad pedicelar de las frutas ha ayudado también a solucionar este problema.

Son preferibles los suelos con buen drenaje, ligeramente calizos, exposiciones con buena iluminación y aireación, laderas suaves de montaña y secanos frescos. Entre los factores edafológicos limitantes se encuentra la abundancia de suelos pesados y calizos con pH elevado, que ocasionan problemas de clorosis y asfixia radicular.
Los cerezos francos prefieren suelos ricos y profundos. Si el suelo es arenoso y de escasa profundidad es más apropiado el patrón Santa Lucía y en suelos pesados el guindo.

Aprende a sembrar y cultivar las fresas


La fresa es la variedad de fruta más popular en los meses estivales; de hecho en los Países Bajos es llamada 'la pequeña reina del verano'. Son sabrosas, fáciles de cultivar e incluso se pueden cosechar en macetas en la terraza o el balcón. A los niños, sobre todo, les parece emocionante contemplar cómo las bonitas florecitas blancas se transforman en deliciosos frutos rojos.



Estas pequeñas frutas se comen desde tiempos inmemoriales. Si bien en la Prehistoria se recolectaban como fresas silvestres, desde la Edad Media se empezó con el cultivo organizado. A partir del siglo XVII, gracias a hibridaciones con el fresal salvaje de América y las variedades con frutos más grandes de Chile, surgieron poco a poco las especies que conocemos hoy en día.

Condiciones para una rica cosecha
La planta gusta de un tipo de suelo ligeramente ácido, con un buen drenaje. Sobre todo en los meses estivales, no se puede quedar agua alrededor de las raíces, ya que esto causaría inmediatamente su putrefacción. Si cultivas los fresales en arriates en el huerto, resulta práctico levantar un poco el terreno.

Para evitar enfermedades, es aconsejable crear cada año un arriate nuevo y dividir los ejemplares, quitar las partes más viejas y cultivar las plantitas recién formadas. Para obtener una rica cosecha es imprescindible abonar bien. En el otoño puedes aplicar un abono orgánico como estiércol o un granulado de estiércol seco.

Los fresales en arriates se suelen plantar en filas, con una distancia intermedia de aproximadamente 25 cm. La mejor época para crear un arriate nuevo es el mes de agosto. En la plantación es muy importante que el corazón de la planta (la parte leñosa más gruesa, justo debajo del punto donde brotan los tallos), se encuentre por encima del suelo.



Después del cultivo, es necesario pisar bien la tierra y regar. Con un tiempo muy soleado, es mejor cubrir temporalmente las plantitas jóvenes con unos periódicos viejos, por ejemplo. Vuelve a quitarlos por la noche, porque si no, las plantas se secarían.

Durante los meses invernales, hay que cubrir las plantas con paja, por ejemplo. En la primavera debes quitar las hojas viejas que se han vuelto marrones. Tan pronto como empiecen a florecer, hay que regar con regularidad. Durante la floración puedes abonar adicionalmente con un abono potásico diluible en agua. Cuando los frutos empiecen a madurar, es buena idea echar una capita de paja alrededor que mantenga limpias las fresas.

El fresal también se deja cultivar muy bien en macetas o jardineras. Las recomendaciones arriba nombradas también son válidas para este modo de crecimiento. Puedes elegir el fresal común, pero, sobre todo, en la terraza y el balcón se recomiendan los fresales colgantes. Debes tener en cuenta los siguientes puntos:

Procura que haya buenos agujeros de drenaje. Usa tierra de maceta de calidad. Existe incluso tierra especial para fresales. Riega diariamente, sobre todo en la época de floración. Con un tiempo caluroso las macetas pueden secarse en un solo día. Coloca los tiestos y jardineras en un lugar soleado y no expuesto al viento. Durante los meses invernales sí que tendrás que meter dentro de casa las jardineras.



Época de cosecha
Dependiendo de la variedad, puedes cosechar la fruta desde finales de junio y hasta bien entrado agosto. Especialmente en el caso de las variedades de larga fructificación, la cosecha está garantizada.

Recolecta con cuidado las que ya están maduras, es decir, sólo las que estén totalmente rojas. Coge siempre las fresas incluyendo los petalitos. Esto evita enfermedades en la planta y conserva la fruta durante más tiempo, si es que esto es posible. Porque, ?quién es capaz de resistir la tentación de meterse inmediatamente a la boca este cálido fruto maduro del sol con su rico aroma? !Que aproveche!

Como cultivar oregano, albahaca y menta



Compra plantones de pimientos de distintas variedades crecen muy bien en maceta. guisantes dependendiendo de donde vivas tambien podrias intentarlo, judias verdes unas de mata baja y otras de enrame, lecgugas, o cogollos de tudela ajos cebollas Pon una mata por maceta no quieras abarcar mas que despues vienen los problemas. Tambien en aromaticas puedes tener lavanda tomillo romero, ajedrea....yo que sé....todo lo que se te ocurra. Cuando tengas mas experiencia entonces puedes poner calabacin o melon pequeñito, pepinos calabacitas....coloflor.

Cuidado con los nutrientes al regar no lo hagas en esceso y manten alimentada la planta con humus de lombriz cada cierto tiempo, tambien algun preventivo antiplagas vas a necesitar, por lo menos azufre, jabon de potasa disuelto en agua. si les dá demasiado el sol ponle un acolchado de algo que se te ocurra. 

Ofertas en productos para mascotas

De niños o adultos, todos alguna vez hemos querido tener mascotas, esos seres para cuidar y tener de compañía, a veces por curiosidad, otras para darles ese amor y cuidado con el que se cuenta.

Se trata de perros, delfines y todo animal domesticado que se puedan imaginar. El simple contacto con un animalito, acariciarlo, darle de comer, hablarle, da una sensación de placer, tranquilidad y regocijo que ayuda a terapias y tratamientos para los chicos con capacidades diferentes. Es el contacto físico sin temor con los animales y el medio ambiente. Los pequeños perciben que el animal los necesita y que entre ellos pueden establecer una conexión con códigos propios.

Debido a esa importancia que tienen las mascotas en nuestras vidas y en la vida de nuestros hijos queremos presentar un lugar donde puedes encontrar productos y ofertas solo todos los días, un producto por día tendrá un precio increíble. Ese lugar es Chollu Mascotas, un sitio increíble donde podrás encontrar ofertas todos los días de productos especializados para mascotas. Por mencionarte alguno, ellos tienen un terrario de cristal que tienen un innovador sistema de ventilación, cierre de seguridad, borde frontal, patas de apoyo. También puedes encontrar Champus, juguetes para tus mascotas, en fin todo lo que tu mascota necesita para tener una vida agradable y confórmatele. 

Para acceder al sitio puedes entrar en la siguiente dirección: mascotas.chollu.com 

Como sembrar ajos


Si quieres tener un corazón fuerte, nada mejor que comer mucho ajo, no por nada los griegos los ingerían antes de una competición. Esta Hortaliza, ampliamente utilizada en lacocinamediterránea, es ideal ahora que llega el invierno ya que te protegerá contra los constipados, además de tener propiedades curativas contra elcolesterolo la prevención del cáncer de estómago.

El Allium sativum, conocido como Ajo, fue uno de los remedios naturalesmásempleados a lo largo de la historia de Europa, no por casualidad la mayoría de las recetas mediterráneas lo incorporan. Por eso te contamos cómo puedes plantar ajos en tu propiohogary cuál es la mejor época de plantar para disfrutar de uncultivosaludable y sabroso.



Si quieres cultivar ajos en tu casa los puedes plantar en macetas o en un amplio jardín, basta con tener un diente de ajo y ponerlo directamente en la tierra, con la punta hacia arriba y separando los dientes entre sí unos 8 cm. Puedes hacerlo en cualquier época del año, aunque plantar en otoño es lo ideal, y evita hacerlo en un clima frío excesivo.

La planta de ajo tiene un  cultivo sencillo y resiste. El riego debe ser por porosidad, es decir, en un plato ubicado debajo de la maceta, durante el invierno riégala cada 15 días y cuando las temperaturas sean cada vezmásaltas hazlo 1 vez por semana. Ahora solo te queda disfrutar de su crecimiento y verás como el próximo verano podrás presumir de los mejores ajos del barrio.

Las mejores plantas para el otoño (II Parte)


Continuando con las mejores plantas para el otoño:



6. Una flor típica de esta época es el crisantemo. Tiene hojas perfumadas y hay una gran variedad de colores para elegir. Combínalas con otras plantas para darle más color a tu jardín.

7. El arce japonés tiene una belleza impactante. Su follaje es verde o rojo. Son fáciles de cultivar y alcanzan de 10 a 30 pies de altura. Se adapta bien a la poda y resiste ser trasplantado. Crece mejor en tierra fértil, húmeda y en una zona con sombra parcial.

8. El algodonero (rockspray cottoneaster) es un arbusto de hojas pequeñas y anchas que se ubican en forma escalonada dando la idea de una cascada. Las hojas de un verde oscuro se vuelven rojas en el otoño. Prefiere sombra parcial y tierra suelta, fértil, seca y bien drenada.

9. Planta de azafrán (crocus) tiene hojas amarillas y púrpuras. Necesita sombra parcial pero resiste el sol directo si la riegas bien. Planta los bulbos a 2 pulgadas de profundidad en tierra húmeda, con abonos y deja que crezcan. La puedes plantar dentro de la casa en una ventana que reciba sol, sin tierra o riego. Pero cuando fuerzas al bulbo de esta manera lo debes plantar.

10. Finalmente, los ciclaminos (cyclamen) tienen hojas en forma de corazón de un color verde mármol y blancas. Se plantan en bulbos, les gusta la sombra, necesitan tierra bien drenada y lo ideal es colocarla debajo de un árbol.

Consejos para sembrar coles


Sembrar las Coles con éxito es relativamente fácil si se cumplen un mínimo de requisitos durante el proceso. Sólo necesitaremos semillas de la variedad elegida, sustrato para plantas de interior o de semillero, unas pequeñas macetas y elegir adecuadamente el lugar donde colocar los recipientes sembrados hasta el momento de su plantación.



Sí es cierto que si queremos sembrar las Coles con éxito fuera de temporada, por ejemplo en época invernal para adelantar la cosecha, necesitaremos de un mini invernadero con calefacción, pero si las temperaturas exteriores son adecuadas… no hará falta.

Las Coles son hortalizas que se reproducen por semilla. Hay diferentes tipos de coles: Coles de Bruselas, Coliflor, Col repollo, Romanesco, etc. sin olvidar a las Brássicas ornamentales de hojas rizadas y de colores.

Hay Coles que se siembran a finales de invierno o primavera como son ciertas variedades de Coles repollo, Coliflores o Bróculis; así como variedades que se siembran durante finales de verano y otoño para obtener producciones durante el invierno o principios de primavera. En cada caso optaremos por las variedades adecuadas para cada época del año.

Esta información la veremos en la información que acompaña cada sobre de semilla.

En todos los caso, y pensando que vamos a sembrar Coles para nuestro huerto urbano, terraza o ático, con un solo sobre de semilla tendremos suficiente para toda la temporada.

Primero llenaremos unas macetas de unos 8 a 10 centímetros de diámetro con sustrato húmedo para plantas de interior o de semillero, dejando un nivel de un centímetro por debajo del vértice superior de la maceta (no llenar del todo). Si estas macetas pueden ser de turba prensada mucho mejor.

Colocaremos unas tres semillas en el medio de la maceta y la cubriremos hasta rellenar del todo la maceta con el mismo sustrato, la apelmazaremos ligeramente con la mano y regaremos con mucho cuidado para evitar desenterrar las semillas.

Colocaremos las macetas en un lugar cálido y bien iluminado (cerca de la ventana), mantendremos el sustrato húmedo durante todo el proceso de germinación con riegos regulares hasta que germinen y emitan su primer par de hojas verdaderas (las dos primeras son los cotiledones).

Nada más germinadas, si el tiempo acompaña, las sacaremos al exterior para que sigan creciendo y aclimatándose a la climatología ambiente. Durante este tiempo, dejaremos una sola planta de Col por maceta, eliminando el resto con cuidado de no dañar a la que deseamos preservar.

Cada vez les debe de dar más el sol hasta vivir perfectamente en la intemperie. De no ser así, cuando las plantemos morirán quemadas por el sol o deshidratadas por el viento.

Cuando las Coles estén como pequeñas plantitas de tres o cuatro pares de hojas verdaderas y con un sistema bien formado, ya se pueden plantar en el campo o en contenedores.

Como se suele decir, el sembrar las Coles con éxito depende más del cariño y cuidado que se tenga durante el proceso que el conocimiento de la técnica empleada.

Las mejores plantas para el otoño (I Parte)


La belleza del otoño está en el arco iris de colores de las hojas: ocres, marrones, dorados, rojizos y amarillos. Tú puedes gozar de ese cuadro en tu casa, cultivando las 10 plantas que tienen las hojas más vistosas y decorativas.




1. El número uno dentro de la casa es el filodendro (philodendron). Sus hojas en forma de corazón con pocas venas los hacen muy atractivos para adornar una sala. Sus tallos rectos los vuelven aptos para ser trepadores. Esta planta necesita temperaturas cálidas, sol indirecto y tierra semi húmeda.

2. En segundo lugar está la hiedra (ivy), que luce igual que sus primas de jardín. Son muy fáciles de cultivar. Se dan bien en cualquier tipo de suelo, incluso en un suelo sin muchos nutrientes. Mantenla alejada del sol directo. Colócale una rejilla para que trepe. En el verano la puedes mudar al exterior. Pero ten cuidado de alejarla de los niños pues es considerada venenosa.

3. El potus dorado (golden pothos) es una buena opción para darle un toque de dorado y verde a tus ambientes. También es trepadora. Tiene hojas gruesas, en forma de corazón, con pintas de amarillo. Otras variantes son la Reina de Mármol (Marble Queen) que tiene más color blanco; y Tricolor que tiene dejos de verde, amarillo fuerte y blanco crema. Todas lucen muy bien en los arreglos otoñales.

4. En cuarto lugar está la higuera (ficus), un árbol muy decorativo. Tiene múltiples ramas con hojas alargadas y un tronco de color gris plateado, además el color morado de su fruto salpicará de vida el jardín.

Algunos datos importantes de los crisantemos


Debemos comenzar diciendo que las características de los crisantemos, son tantas como sus atributos. Los crisantemos son hermosos ejemplares, del género de los Chrysanthemum, que comprenden una serie de ejemplares ideales para el jardín, y su decoración sobre todo en lo meses otoñales, pues su floración se da en esta época del año.



Muchos pueden conocer a esta especie a partir de su histórico relacionamiento con lo cementerios, sin embargo, no podemos calificar únicamente a los crisantemos con un ambiente lúgubre, pues su colorido en plena floración son hermosos. Sus flores, de gran belleza, comprenden una distinguida opción conformada en macizos, durante los meses ya mencionados.

Si bien, como mencionamos, el crisantemo florece en otoño, la floricultura ha logrado que su cultivo u desarrolle con éxito en toda época del año. Es una alternativa ideal para el cultivo en jardines en general, aunque también en balcones o jardines interiores.

Cómo cultivar el crisantemo

Como toda especie de planta, si bien existen diferentes avances y formas de cuidado que permiten un cultivo anual, el crisantemo requiere de ciertos aspectos y cuidados importantes, para poder cultivarla y plantarla con buenos resultados.

Uno de estos puntos importantes para su mejor crecimiento es el de plantarla en un sitio regularmente soleado, que reciba constante luz natural. Por otro lado, también requiere de un importante cuidado en cuanto a los vientos, pues se recomienda protegerla contra árboles o muros, sin quedar expuestas a las fuertes ráfagas.

El suelo debe contar con buen drenaje, así como buen abono y estar exento de malas hierbas. A su vez, también deberás tener cuidado con la mosca del crisantemo, insecto que la ataca. 

Que plantas podemos sembrar debajo de los arboles


En ocasiones tenemos dudas sobre qué plantas podemos poner debajo de los árboles. La respuesta es complicada ya que dependerá de multitud de factores, entre ellos las características del árbol en concreto, tipo de suelo, climatología, etc.



Pero como consejo general, a la hora de abordar una plantación debajo de los árboles debemos de tener en cuenta los siguientes aspectos:

Los árboles tienden a extender sus raíces por toda la zona que ocupa su copa, normalmente concentradas en una profundidad que oscila entre los 10 y 40 centímetros. Por ello la esquilman de humedad y nutrientes, dificultando que crezcan con normalidad otras especies.

A ello hay que sumar la sombra que emiten, más los restos de sus hojas que caen alterando las condiciones de cultivo. Con respecto a la sombra, de entrada evitaremos plantar especies que requieran una gran luminosidad como las Margaritas, el Hibiscus rosasinensis, etc.

Por otro lado, lo intentaremos con aquellas que necesiten la misma cantidad de agua que el árbol, porque si las regamos demasiado, un árbol que no precise grandes cantidades de agua podría resentirse.

Salvo especies de árboles como el Eucaliptus, Pinos, Tilo, Aligustre, Laurel… que complican notablemente la vida de otras especies bajo sus copas, tenemos bastantes opciones.

Un ejemplo de ellas son plantas tapizantes como las Hiedras, plantas cubre suelos como Polygonum capitatum, los recurridos Helechos, el Galanthus nivalis, la Vinca minor, el Cissus, las Clivias, el Esparragus plumoso, etc.

Para mejorar el éxito de la plantación debajo de árboles debemos optimizar el terreno aportando una buena cantidad de sustrato de plantación. Lo extenderemos sobre la zona a trabajar y la removeremos hasta obtener un suelo bien mullido.

Después procederemos a la plantación de las especies elegidas. En este caso, si elegimos plantas que requieren un pH ácido, debemos de aportar un extra de sustrato para plantas acidófilas en aquellos puntos de plantación para mejorar su desarrollo radicular.

Desde un punto de vista ornamental, plantaremos las especies de porte más alto en las zonas más cercanas al tronco del árbol, colocando las más bajas o rastreras conforme nos alejamos del mismo.

Tras la plantación, las regaremos abundantemente y procuraremos cuidar el riego en lo sucesivo ya que la humedad por capilaridad, será recogida por las raíces del árbol y no les llegará en la cantidad suficiente.

Por último, podemos aportarle una capa de corteza de pino u otro tipo de mulching para mejorar la retención de agua y evitar en gran medida la salida de malas hierbas.

Y recordemos que si el árbol es de hoja caduca, cuando llegan los fríos y su caída, debemos limpiar el suelo de sus hojas ya que con la humedad pueden crear focos de enfermedad a las plantas que se encuentran bajo él.

Algunos datos de la siembra directa


La siembra directa a rastrojo es una forma de cultivo que se caracteriza por se un procedimiento en donde no se utilizan ni rastrajes ni araduras. A grandes rasgos, se presenta como una variante unívoca a esta otra forma de cultivo, en donde sí se utilizan araduras y rastrajes: la siembra de arado.



En la siembra directa, el procedimiento consta solamente del uso de la sembradora, con el objetivo de realizar angostas ranuras a fin de poder colocar, en estos pequeños surcos, las semillas. Sin rastrajes ni araduras, como decíamos, la semilla se coloca de forma casi directa obre el suelo que ya ha ido cultivado.

Uno de los puntos a favor de e proceso de siembra, se manifiesta en el ahorro de energía, al no utilizarse más herramientas o maquinaria que la que se precisa para los surcos que ya mencionamos. De todas formas, hay demás ventajas y desventajas, la cual compararemos a continuación con la siembra de arado.

Comparación con la siembra de cultivo

El punto de partida para comparar ambas formas de siembra, debe hacerse en base a la productividad de la tierra en cada una de los procedimientos, a corto y largo plazo. En la siembra directa, la productividad y fertilidad del suelo es menor en una cosecha, sin embargo, la tierra se mantiene productiva durante más tiempo.

En la siembra de arado, la productividad es considerablemente mayor, pero sólo a corto plazo, ya que, con el correr de las cosechas, la materia orgánica va desapareciendo.

A su vez, i se utiliza el método de siembra directa, se logra atacar la erosión del suelo, la cual es habitual con la repetición del cultivo de arado. Por otro lado, como desventaja, al no ararse la tierra, se pierde la posibilidad de quitar la maleza, siendo necesaria la utilización de herbicidas.  
 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total