Las Anémonas primaverales


La anémona es una planta universal. Su nombre procede de la antigua Grecia, anemos: viento. Cuenta con un gran número de variedades y florece en todas las zonas templadas de la Tierra con más de 60 especies: hay anémonas que forman tubérculos, otras presentan solamente engrosamientos tuberculiformes en las raíces y, por último, unas terceras tienen el sistema normal de raíces propio de las plantas vivaces. Se pueden encasillar en tres grandes e importantes grupos: de flor de primavera, de flor de otoño y las especies mediterráneas, que florecen en el invierno como plantas de interior y en verano al aire libre.

Sus especies son muy agradecidas y nada exigentes. Resisten perfectamente el invierno, gustándoles un sitio bien sombreado y florecen a menudo a principios de marzo. Con pocas excepciones, las anémonas de primavera son plantas tuberáceas.

Las principales especies son: la anémona de los Apeninos, que puede llegar a alcanzar los 30 cm de altura. Tiene tubérculos y flores en estrella, azul cielo -rara vez blancas- vellosas hacia fuera. Sus hojas asemejan las de una forma arbustácea; la anémona de monte griega, con hojas más anchas que la anterior. Sus flores aparecen ya a principios de marzo-abril y son azules, blancas o rosas. La Anemone nemorosa (Flor del Viernes Santo) tiene hojas verde oscuro y flores blancas con brillantes estambres amarillos. La variedad "Robinsoniana", conocida también como planta de maceta, tiene hojas color lavanda, mientras la "Royal Blue" presenta sus grandes flores en un azul reluciente.

Video de como sembrar café

El café es una planta de alto dominio mundial, y es la base de la economía de algunos paises. La siembra de esta planta no lleva ninguna implicación. Aquí te mostramos un video de como se debe sembrar el café:


Conoce los Jacintos Romanos


Los jacintos romanos son unasplantasbulbosas de lafamiliade las liliáceas que se cultivan para maceta y jardín, y cuya plantación se realiza a finales del otoño y principios del invierno.



Sucultivoes muy fácil. Para cultivar jacintos romanos necesitamos temperaturas entre 25º-5º, riegos moderados, exposición soleada y buena tierra de jardín. 

Los jacintos romanos son de colores variables, aunque predomina el color azulado y el blanco. Las flores de presentan en espigas no muy densas. La floración puede ocurrir a finales del invierno o principios de la primavera.

Los jacintos romanos suelen utilizarse para la decoración de jardines, en la ornamentación de rocallas o en la creación de manchas de flor. También pueden cultivarse en macetas o jardineras.

Los jacintos romanos se multiplican por plantación de bulbos o pro división de masas bulbosas. Es recomendable realizar la plantación todos los años, sacando de forma correcta el bulbo a finales del verano y conservándolo de manera adecuada.

Para su cultivo, el jacinto romano necesita buena tierra de jardín, riegos moderados y un abono adecuado, ya que un buen sustrato favorecerá la salida de varios tallos por bulbo. Para el enraizamiento, las temperaturas deben de ser bajas, aunque para la floración necesita temperaturas más suaves.

En cuanto a los cuidados que precisa el jacinto romano, no son necesarias atenciones especiales.

Datos del Limonero II Parte


El limonero es un árbol que necesita mucha luz y bastante humedad. La temperatura idónea se encuentra entre los 17 y los 28º C. No tolera el frío, el viento, la sequedad y las heladas. En zonas donde el invierno sea muy duro, se aconseja cubrirlo; el material con el que lo hagamos, deberá facilitar su transpiración.



Su multiplicación se lleva a cabo por semillas, aunque es muy habitual que se realice mediante injertos y en invierno. Ésta es la época que se aconseja porque es cuando el limonero descansa de la floración. La tierra que más se adecúa a sus necesidades es la semiligera, con pH neutro y rica en materia orgánica. Es fundamental que filtre bien el agua (permeable) así que es recomendable evitar a toda costa los terrenos arcillosos.

Desde su cultivo hasta la recolección
Abonado: necesita mucho abono y tiene que ser rico en macronutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio) y micronutrientes. Comenzaremos a fertilizar en la segunda floración, desde marzo hasta septiembre, aumentando progresivamente la cantidad cada mes. Lo haremos en cada riego con cuidado de no sobrepasar los dos kilos de abono por cada metro cúbico de agua. Esta actividad contribuye a solventar las carencias nutricionales (cinc, magnesio o hierro) que puede experimentar el limonero. La mejor época para compensar déficits, sobre todo el de hierro, es la primavera.

Riego: tiene que ser abundante y deberá coincidir con el abono. Se realizará durante todo el año, procurando que en verano sea a diario y en invierno, al menos unas dos o tres veces por semana. Evitaremos utilizar aguas salinas en épocas de sequías y nos ayudaremos de fertilizantes para mejorar la calidad de la irrigación. Existen cuatro tipos de riego: por inundación (apropiados para los terrenos reducidos), localizado, por aspersión (para zonas frías y parcelas amplias) y enterrado. Éste último disminuye la contaminación y mejora la eficiencia de los fertilizantes. A través del riego podemos controlar las floraciones y obtener una buena cosecha. Para ello, dejaremos de regar durante 45 días y, luego, lo retomaremos en abundancia.

Poda: se realizará cada primavera. No será excesiva, sobre todo durante los primeros años de crecimiento. Llevaremos a cabo tres tipos de poda: de floración, de limpieza y de rejuvenecimiento. Eliminaremos las ramas secas, las enfermas, débiles y las que se cruzan. Despejaremos el centro del árbol para que así nuestro limonero pueda captar la luz también por el interior.

Recolección: la realizaremos con las manos y la ayuda de unos alicates; evitaremos dar tirones. No es recomendable un ambiente húmedo durante la recolección, por lo que si hay niebla o aún conservan el rocío de la mañana, esperaremos a que desaparezcan para comenzar a trabajar. Los limones amarillos están más maduros que los verdes, así que los consumiremos primero; los segundos duran más tras la cosecha.

Datos del Limonero


Los árboles frutales son un recurso idóneo si quieres decorar tu jardín como se merece. Todos, en su conjunto, portan un aire mediterráneo que, al que más y al que menos, recuerda a los patios árabes que siglos atrás adornaban los hogares. Hoy, el protagonista es el limonero. Sus flores de azahar, sus frutos y el aroma que desprenden traen consigo una esencia especial que revitaliza cada lugar de tu rincón verde. Si quieres conocer las propiedades y los trucos para cuidar y mantener tu árbol vigoroso, presta atención a todos los consejos que te brindamos.

Descripción
El limonero es un árbol cítrico y perenne. Procedente del sureste asiático, los árabes lo trajeron a España durante la Edad Media. Característico de las zonas mediterráneas, son los preferidos para que adornen nuestros jardines.

Su tronco está muy ramificado, no es muy grueso y posee una tonalidad amarilla. Puede llegar a vivir 70 años y, durante este tiempo, alcanzar los 6 metros de altura. Sus ramas poseen unas espinas gruesas y duras que le sirven como sistema de defensa. Las tres guías principales surgen del tronco y se extienden en un ángulo de 120º. A partir de aquí, se forma la copa del árbol.

Las hojas son grandes y dentadas. Tienen unas medidas de entre 6 y 12 cm. de largo y de 3 a 6 cm. de ancho. Presentan un color rojizo cuando son jóvenes y un verde más brillante en su madurez. Son muy aromáticas.
Con las flores ocurre lo mismo: al nacer son rojas pero conforme crecen, sus cinco pétalos se vuelven blancos en la parte superior y púrpuras por debajo. Contienen unos 20 ó 40 estambres y su olor es intenso. Son conocidas como las "flores de azahar".

Su fruto es el limón. Tiene una forma ovalada y una cáscara gruesa y porosa. Amarillo y muy vistoso, su pulpa es ácida y viscosa y sus semillas pequeñas y puntiagudas. Contiene mucha vitamina C y actúa como desinfectante a la vez que aporta sales minerales y vitaminas. Existen varios tipos; el tipo de limonero determinará sus características.

  •   Verna: Es un árbol de pocas espinas y de corteza rugosa. Florece en primavera y otoño. Su fruto es grande, con mucho zumo y tiene pocas semillas.
  •   Eureka: Procede de California y se recolecta de octubre a febrero. Por lo demás, tanto el árbol como los limones son similares a los Verna.
  •   Fino: Es una variedad española, vigoroso y de ramas muy espinadas. El limón es un poco más pequeño y la corteza es más fina y lisa. Tiene bastantes semillas y contiene mucho zumo.
  •   Lisbon: Los frutos son grandes, ácidos y con mucho zumo, y el árbol, que procede de Portugal, es vigoroso y espinado.

Que hacer con las heladas del invierno en nuestras plantas 2012

Si la helada ha sido más potente, habitualmente bajo un ambiente más seco, puede congelar los líquidos de las células vegetales y romper sus tejidos. Las daña desde dentro y quedan destruidas. Lo curioso es que no se forma hielo, pero atacan igualmente a nuestras plantas. Se conocen como heladas negras, y dado que se desarrollan bajo condiciones de poca humedad, basta con regar antes un poco para evitarlas. 

Además de las heladas en sí, igualmente peligroso es una rápida exposición al sol, ya que supone un cambio brusco de temperatura que también las hace sufrir. Por ello, tanto para prevenir las heladas como estos cambios de temperatura, hay varios trucos y mecanismos de protección que nos ayudarán a cuidar el jardín.


Aislamientos y cubiertas

Tanto las plantas más pequeñas, como los arbustos o los árboles, se ven amenazados por el hielo formado a primeras horas del día. Entre los remedios más tradicionales, se encuentra el empleo de arpillera, cartones, paja, tierra, o cualquier otra cosa similar (alfombras viejas, mantos, papel de periódico...). La idea es abrigar la base del nacimiento de las plantas y que no incida ahí el frío.

Con campanas o pantallas protectoras se consigue formar barreras que las aislan e impiden que contacten directamente con el frío. Básicamente evitan que las azote el viento, lo cual influye para que se forme una capa de hielo sobre las plantas. 

Pese a todo siempre pueden amanecer con una fina capa de escarcha, ya que no se puede evitar que no haya humedad entre el final de la noche y el comienzo de la mañana. En este caso, el problema es menor y de fácil solución. Nosotros mismos podemos quitarla suavemente.


Semilleros

Las plantas que sean más sensibles o aquellas que provengan de otros hábitats más exóticos y que sufran en mayor medida cuando se acabe el verano, estarán más resguardadas en el interior. Con un semillero y el sustrato adecuado sería suficiente. Los mejores emplazamientos son en las ventanas o cualquier otro sitio donde les pueda incidir la luz pero que queden alejadas de las heladas.

Plantar en semilleros es muy útil para adelantarnos al verano y así tener sembradas de antemano las especies que querramos tener cuando llegue el buen tiempo. Hay sustratos especiales para este tipo de siembras, ya que si no fuera por ellos, en el exterior no aguantarían y el trabajo no valdría para nada.


Algunos trucos contra las heladas

Además de estas recomendaciones, hay algunos consejos que siempre pueden ayudar a complementar nuestra labor de protección. Todo lo que sea sumar es bienvenido: no orientar las macetas hacia el norte para evitar heladas más fuertes, no regar si la temperatura es inferior a cero grados ni dejar la tierra mojada cuando anochezca, los tallos externos se pueden atar (si se puede) a los del interior para que no queden tan expuestos al viento y al frío, o forrar una maceta grande con materiales aislantes e introducir en ella la maceta donde tengamos la planta. 

El invierno es la época más dura del año para los jardines, pero prestando atención a los cuidados y con un poco de paciencia para aplicar estas medidas conseguiremos superarlo y llegar en buenas condiciones a la primavera para que vuelva a recuperar su esplendor.

Consejos para la plantación de tomates



Las tomateras son hermosas de cultivar y la mejor parte es conseguir tomates frescos, jugosos y sabrosos de lahuertadirecto a nuestro plato, no hay nada mejor que ello.

A continuación la forma correcta de hacer germinar las semillas de tomate y sacar el máximo partir de sus semillas.

Las plantas de tomate se puede iniciar en casi cualquier tipo de envase, siempre y cuando haya agujeros en el fondo para el drenaje.

Llene el recipiente con una mezcla de 2 partes de tierra esterilizada y una parte de compost pasteurizado. (Las semillas de tomate germinan mejor cuando el suelo está entre 23 y 30º C.

El espacio de la semilla de manera uniforme en los agujeros de 8 cm con 4 semillas en cada agujero, chapado en aproximadamente 1 ,5 cm de profundidad.

Mantenga en algún lugar   cálido y oscuro hasta que las planta saparezcan. (Está bien para poner en algún lugar oscuro, porque hasta que las  plantas nacen no necesitan luz , sino sólo el calor.) Ellos nacen en 6-14 días.

Tan pronto como brotan, las plantas se mueven en un lugar luminoso, pero fresco, por lo que durante el día son alrededor de 15º C durante el día y no menos de 4ºC en la noche. (Haga esto por lo que su planta no va a crecer a altas temperaturas y da tiempo para que las raíces se desarrollan.)

Conoce la Acacia de Baile


- Nombre científico o latino: Acacia baileyana F. von Muell.

- Nombre común o vulgar: Mimosa, Acacia de Baile, Mimosa de Baile.

- Familia: Mimosaceae.

- Origen: Australia (Nueva Gales del Sur).

- Árbol pequeño (5-8 m).

- Arbol de follaje semipéndulo.

- Hojas: de aspecto plumoso, persistente, de color glauco.

- Su floración es de color amarillo-cobrizo brillante.

- Floración: invierno (enero-febrero), con ligero olor a violeta.

- Frutos: legumbres verdes con borde reticulado, pardas cuando maduran.

- Posee numeros cultivares.

- Para formación de masas y en pequeñas alineaciones.

- Muy recomendada para todo tipo de litoral mediterráneo y para primeros términos de vegetación.

- Situación: sol o semisombra.

- Soporta heladas de corta duración (-5ºC).

- Suelo pobre, drenado, fresco o seco.

- Resiste los terrenos calcáreos.

- Agradece una poda de limpieza y formación que se ha de realizar después de la floración.

- Le viene bien una poda después de la floración.

- Multiplicación: en primavera por semillas metidas en agua con anterioridad; en verano por esqueje o por injerto en Acacia retinodes.
 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total