Consecuencias de las heladas en nuestro jardín


Tras noches especialmente frías, la humedad del ambiente y el rocío de la mañana se forman las heladas. No siempre tienen por qué afectar por igual a las plantas, todo depende de la intensidad y la duración de estas condiciones. La situación menos dañina es en la que se hiela la superficie y se forma escarcha. Las plantas más sensibles y frágiles son las que se ven afectadas en este caso, ya que tienen además del frío tienen que soportar un peso añadido que las puede romper. 

Si la helada ha sido más potente, habitualmente bajo un ambiente más seco, puede congelar los líquidos de las células vegetales y romper sus tejidos. Las daña desde dentro y quedan destruidas. Lo curioso es que no se forma hielo, pero atacan igualmente a nuestras plantas. Se conocen como heladas negras, y dado que se desarrollan bajo condiciones de poca humedad, basta con regar antes un poco para evitarlas. 

Además de las heladas en sí, igualmente peligroso es una rápida exposición al sol, ya que supone un cambio brusco de temperatura que también las hace sufrir. Por ello, tanto para prevenir las heladas como estos cambios de temperatura, hay varios trucos y mecanismos de protección que nos ayudarán a cuidar el jardín.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.