algunos consejos generales de jardinería


La cortadora debe mantener el filo de su cuchilla para evitar despedazar el césped, pero los expertos en césped indican que es posible no seguir estrictamente otras reglas y aun así obtener un césped atractivo para las tardes de descanso. Si eres de los que anhela tener un césped hermoso pero aborreces las hora perdidas en el trabajo de jardinería, esta guía de jardinería para perezosos de los expertos de Consumer Reports, es para ti.

Deja que el césped se ponga marrón durante las temporadas secas

Es parte de la naturaleza del hombre querer regar una planta que se está poniendo marrón. Pero en el caso del pasto, el cambio del color es simplemente una indicación de que la planta está entrando a un estado natural de reposo diseñado para conservar los nutrientes. “Desde un punto de vista agronómico, la mayor parte de los tipos de césped puede sobrevivir un mes sin agua fácilmente”, señala Doug Soldat, un científico estudioso del césped de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Si no puedes vivir con un pasto marrón, el momento para regarlo es cuando dejas tus huellas en el césped después de caminar sobre él. Pero no cometas el error de regarlo ligeramente al día durante las temporadas secas. Esto generaría un sistema de raíces de poca profundidad que provoca más daño que beneficio. En su lugar, dele una buena y larga remojada al césped, por unos 30 minutos (o lo suficiente para llenar una lata de atún), lo cual bastaría por todo un mes.

¿Cómo saber cuándo su césped está acercándose al borde entre la inactividad y la muerte? “Cuando el césped cambia de un marrón canela a un color pajoso, esa es la señal que le indica que probablemente solo le quedan algunos días a menos que lo riegue o llueva”, dice A. Martin Petrovic, profesor de césped en la Universidad Cornell.

Horas ahorradas al año: hasta 12 horas

Abona con menor frecuencia

Las empresas de fertilizantes recomiendan hasta cinco aplicaciones por año, pero tenga en cuenta que su negocio es vender los productos. La verdad es que muchos céspedes pueden crecer muy bien con solo dos aplicaciones al año. El Día de la Conmemoración de los Caídos (Memorial Day) y el Día del Trabajo (Labor Day) son los momentos ideales (un poco antes en el Sur). Si fertilizas el césped solo una vez, hazlo en septiembre y usa el abono de otoño. La mayoría de los productos de alta calidad contienen nitrógeno de liberación lenta que estimula el crecimiento en la primavera. “Los fabricantes lo han hecho a prueba de errores”, dice Frank Rossi, un experto en césped de la Universidad Cornell y asesor privado que tiene como clientes a los Yankees de New York y a los Green Bay Packers. “Si compras un producto que dice ‘abono para césped’, es muy probable que tenga la mezcla apropiada de ingredientes”.

Horas ahorradas al año: hasta 8 horas

Deja que el césped crezca un poco más

Probablemente sabes que cortar el césped demasiado corto puede afectar el desarrollo de la raíz. Pero ahora se está analizando la antigua regla que dice que nunca se debe cortar más de un tercio de la altura total de la brizna. "La regla surgió de una investigación realizada en la década de los años cincuenta por científicos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que estaban evaluando el pasto azul de Kentucky como forraje” afirma Rossi. “Si alimenta vacas, la regla de un tercio le dará la producción de hojas más rápida, pero si su objetivo es tener un césped con buen aspecto, ahora le decimos que está BIEN quitar más”. La mayoría de los céspedes domésticos puede crecer con un corte superior al 50 por ciento de la brizna.

Puedes dejar que el césped crezca aproximadamente 5 pulgadas y media antes de cortarlo. Ello podría dar lugar a un césped más frondoso de lo acostumbrado, pero reducirá la frecuencia con la que lo corta en aproximadamente un 25 por ciento. Debido a que la mayoría de las cubiertas de las podadoras tienen niveles, no pulgadas, establecer la altura adecuada por lo general implica hacer pruebas y cometer errores. Ajusta la cubierta un nivel por vez.

Horas ahorradas al año: hasta 10 horas

Considere el césped de bajo mantenimiento

En vez de comprar cualquier mezcla de semillas que esté en oferta en el vivero local, considera una de las especies más nuevas de lento crecimiento y resistente a la sequía. La festuca fina, incluida la festuca roja, festuca rubra commutata y festuca longifolia, clasifican como de bajo mantenimiento. “Brindan una excelente apariencia, con cerca del 50 por ciento al 75 por ciento menos cuidado del que se le da al césped del ‘Estadio de los Yankees’”, señala Rossi. Sin embargo, la festuca fina no tolera bien el tráfico, así que si tu césped se duplica como el de un campo de wiffle ball, considera la festuca arundinacea. Crece mejor en la parte baja, pero es susceptible al daño que genera la cubierta de hielo. Sólo recuerda que a la festuca de lento crecimiento le tomará un poco más de tiempo asentarse, por lo que necesitarás un poco de paciencia.

También encontrarás diversas opciones que son resistentes a la sombra, aunque intentar asentar césped debajo del grueso follaje de un arce u otro árbol que da sombra es una pérdida de tiempo. “Amo el césped, pero no siempre es el caso”, dice Golembiewski. “Está bien convertir algunas partes del césped en gravilla o canteros perennes”.

Horas ahorradas al año: hasta 15 horas

Vivir con ciertas hierbas y plagas

Puede que no te agrade el aspecto del diente de león, pero en realidad no daña el césped, y su raíz principal penetrante puede incluso mejorar la estructura del suelo. Pero probablemente debsa cortar la cabeza antes que de semillas. El hecho de que el trébol tome nitrógeno del aire y lo transmita al suelo también tiene sus beneficios. Cosas como el musgo y la hiedra terrestre deben ignorarse ya que crecen en áreas húmedas y con sombra donde es poco probable que el césped crezca.

Existen otros problemas de césped que valen la pena tratar de eliminar. Por ejemplo, la digitaria sanguinalis normalmente muere con la primera helada, lo cual contribuye a la erosión del suelo. Puedes probar la harina de gluten de maíz, una alternativa orgánica a los herbicidas químicos. Los bichos, pequeñas larvas de escarabajos que viven en el suelo y se alimentan de las raíces del césped, pueden devastar un jardín. Es por eso que vale la pena consultar con un profesional acerca de las medidas preventivas, especialmente si ya has tenido problemas en el pasado. Y recuerda que un césped grueso siempre es la mejor defensa contra los problemas de césped. Así que echa semillas en espacios libres para ayudar a aumentar el pasto.

Horas ahorradas al año: hasta 5 horas

Acolchar, no embolsar

A medida que aumenta el interés por los céspedes ecológicos, la bolsa recolectora de la cortadora de césped se vuelve cada vez menos necesaria. "El 99 por ciento de las veces lo mejor es que acolchones tu césped”, dice Rob Golembiewski, especialista en césped de la Universidad Estatal de Oregón. Él se refiere al proceso de descargar la hierba cortada restante sobre el césped en lugar de embolsarla. Además de ahorrar tiempo, este proceso regresa los nutrientes al suelo, lo que reduce la necesidad de fertilizar el césped en aproximadamente un 33 por ciento.

Todo ello ayudará a reducir las aplicaciones de fertilizantes a 1 ó 2 veces al año. Una de las pocas veces en las que tendrás que embolsar la hierba cortada será cuando el césped haya crecido bastante, es decir, después de un período extenso de lluvias o unas largas vacaciones. Si esto sucede, considera abonar la hierba. También puedes embolsar la hierba durante un brote de alguna enfermedad en el césped; en ese caso será necesario llevar la hierba cortada a un relleno sanitario en lugar de añadirla al cúmulo de abono.

Las mejores marcas de maceteros


En este artículo conocerás los últimos diseños en macetas y maceteros, para que tu casa se tiña de color y alegría. En primer lugar vamos a hacer referencia a unas macetas que pertenecen a la colección Urban Garden de Authentics del diseñador y arquitecto Patrick Nadeau.

Este tipo de maceta se caracteriza por la simplicidad y polivalencia de su diseño, lo cual permite que se pueda utilizar de muchas formas tales como: colgada en el techo o en la pared, unida mediante hebillas con otras macetas, en forma de columna, etc. El material es tejido de poliéster, ideal para ser utilizado en muchos ambientes.

Existe a su vez un modelo con patas y con un sistema de control de humedad para usarlo en el interior y para evitar que las plantas se queden sin agua.




En lo que a maceteros se refiere, podemos destacar aquel macetero colorido que ayuda a captar la atención de todos. Además ilumina los rincones más oscuros y les otorga un toque particular. Se pueden utilizar en ambientes externos pero también internos, como la habitación de los niños, puesto que en el mercado se pueden encontrar maceteros con dibujos y diseños ideales para un ambiente infantil.

A continuación te daremos algunas recomendaciones para decorar tu jardín o tu casa con macetas o maceteros. En primer lugar, debes mantener el equilibrio, es decir, si colocas muchas flores en una maceta muy colorida, le quitarás protagonismo tanto a las flores como a la maceta.

Por otra parte, si eliges macetas o maceteros de un solo color, te encontrarás con que son mucho más fáciles de combinar que aquellos diseños con dibujos o estampados. En este último caso, es importante utilizar plantas de hojas oscuras y pequeñas.

También puedes colocar una o varias flores grandes sin hoja, como el tulipán, que quedan espléndidas en un macetero de un solo color. Ahora si el macetero es negro o blanco, es indispensable colocar plantas con muchas flores bien vistosas. La clave se encuentra en la armonía y el protagonismo.

Fotografías de Flores en el palacio Ingles en Londres

La Sociedad Real de Horticultura de Londres inauguró la feria anual de flores más grande del mundo en el Palacio Hampton Court.







Las plantas para tus sentidos


Parece sencillo, pero no lo es, elegir las plantas apropiadas de manera que cada estación no las estropee y disponer de un espacio para el retiro, por muy pequeño que sea, siempre es un aliciente para desear estar en casa. Los paisajistas saben bien cómo sacar partido a cualquier espacio, por lo que merece la pena seguir sus recomendaciones.

“Atreverse a integrar la naturaleza en una casa no es sólo decorar con plantas, es algo más: es despertar los cinco sentidos”, así lo creen Mar Romero, Ycíar Beltrán y Olga López, las fundadoras de Fronda, un espacio dedicado a la venta de plantas, al paisajismo y a los complementos de jardín y de hogar.

Según las especies que elijas, conseguirás efectos distintos, argumenta Mar Romero. “Las plantas dan vida, alegran la vista, recrean el olfato, aderezan sus mejores recetas, son sensibles al tacto y, combinadas con el rumor del agua, pueden trasladarle al mejor de los paraísos”, concluyen las expertas, cuando se refiere a la creación que presentaron en Casa Decor 2012, un lugar en el que cada año los interioristas dejan la impronta de sus propuestas.

Las plantas purifican el aire y transmiten todo tipo de sensaciones, de manera que nos transportan y relajan. Con la intención de que sirvan como un oasis de tranquilidad y paz, sin importar que nos encontremos en el centro de la ciudad o en pleno campo, se puede tomar nota para adaptar las propuestas a cada lugar concreto.

“Hemos realizado unas ideas  para jardín, pero se pueden adaptar a la perfección a una terraza de dos por seis o dos por cinco metros. Lo fundamental es jugar con los volúmenes para crear pequeños rincones y conseguir que nuestra terraza sea distinta”, comenta Romero.



El encanto de la sobriedad

En su propuesta se han rodeado de plantas sobrias, pero llenas de encanto: araucarias, cúrcumas, crasas, palmeras, musas, plataneras…

“Hay una gran colección de helechos, jazmines, una gran variedad de orquídeas, distintas opciones de cómo se puede adaptar a cada casa una propuesta como esta. Hemos hecho una pared vertical para intentar realizar pequeños cuadros, por ello hemos jugado con musgo y con plantas muy básicas”, todo un aporte de ideas de las paisajistas de Fronda. 

También han utilizado colecciones de arce, un árbol que cambia mucho su coloración y eso “le lleva a generar distintas percepciones del espacio. La intención era crear un jardín dinámico”, señala Mar Romero.

Esta especialista reconoce que se han decantado por unas determinadas plantas, porque “la flor tiene una caducidad. Hay muchas plantas que tienen flor, pero quizá las más espectaculares, las más grandes tienen una flor imperceptible como, por ejemplo, la buganvilla, que se llena de flores en primavera. Queríamos jugar con los volúmenes y, si recargas el espacio de flores, aparece el desorden”, un argumento que sostiene el hecho de que hayan colocado ficus por lo generosidad de tamaño y su brillo.

En esa misma línea, tiene razón de ser la incorporación de la murralla, que tiene una flor “que huele fenomenal pero a la vista es prácticamente imperceptible, o el calanchoe o las bromelias… Las orquídeas no necesitan tanta tierra como se cree, pero necesitan luz y humedad; de ahí que hayamos apostado por ellas”. 

Reciclado

En la creación de este espacio también se ha planteado utilizar materiales reciclados, como palés con los que han construido unas mesas rústicas muy especiales. 

“Hemos hecho mesas con plantas, rústicas. Entre las maderas hemos colocado macetas. Son mesas que pueden servir tanto para interior como para exterior, todo depende de las plantas elegidas”, dice la paisajista. 

En una época de crisis como ésta, no querían renunciar a utilizar material reciclado; de ahí el uso de palés que han servido para mucho más que para ser acumulados como material de deshecho. “Los hemos utilizado para crear espacios como si fueran  jardineras. Y hemos querido que la parte del oído también se sintiera implicada. Por eso aparece el rumor del agua gracias a una pequeña fuente, pues es un sonido que tranquiliza y serena”.

El adecuado cuidado de los gardenias

Este es un tupido arbusto perenne de unos 2 m de altura y muy ramificado, perteneciente a la familia de las Rubiáceas. Existen muchas especies de Gardenias pero la G. jasminoides es una de las más conocidas.
El mayor atractivo de la gardenia es su empleo como planta ornamental en macetas debido a su aroma y la belleza de sus flores.
Sus flores son de color blanco-crema y que a medida que se marchitan pueden alcanzar una tonalidad mas amarilla. El aspecto es similar a las rosas y se usan comúnmente como plantas ornamentales de jardín. Una flor, colocada en un vasito con agua, puede perfumar con un intenso y agradable aroma una habitación durante un par de días.
Las hojas crecen opuestas, tienen una forma lanceolada y son de color verde oscuro con un brillo extraordinario, su longitud ronda los 5-10 cm.

Prefiere situaciones soleadas, pero puede crecer sin problemas con un sombra ligera. Se desarrolla preferentemente en regiones húmedas o lluviosas, en los climas secos y demasiado cálidos no evoluciona bien.
El sustrato debe mantenerse húmedo, sin excesos y la parte aérea hay que humedecerla con bastante frecuencia. Normalmente el riego se realiza con agua templada y con un pH de 4-4,5.

Para favorecer el desarrollo del botón floral se recomienda someter las plantas a temperaturas nocturnas frescas de últimos de septiembre y octubre. Con ello se asegura obtener flores en los meses de invierno.
Las temperaturas altas inhiben el desarrollo de los botones florales, pero permiten obtener plantas jóvenes de gran tamaño rápidamente.

Las gardenias necesitan un suelo fuertemente ácido, con un alto contenido de hierro, que será rápidamente utilizado por ellas, por lo que deberá tenerse en cuenta en el abonado. Las gardenias se consideran plantas de bajas exigencias nutricionales.
La clorosis férrica es un problema común que consiste en un desorden caracterizado por el amarilleamiento de las hojas y retraso en el crecimiento de la planta; puede evitarse usando quelato de hierro a la dosis recomendada por el fabricante o sulfato férrico a razón de 30 g por cada 11,5 l de agua cada 2 ó 3 semanas.
El pinzado regular de los vástagos largos promueve la ramificación lateral. Para plantas que van a florecer en Navidad, el último pinzado se realiza el 21 de julio y el 1 de septiembre si florecen después de Navidad. Se podan después de la floración, eliminado 2/3 del nuevo crecimiento.

Los botones florales amarillean y se caen normalmente justo antes de abrirse, debido a un ambiente excesivamente seco, cálido y falto de luz. Para evitarlo se deben tener las gardenias durante el invierno en ambientes frescos y bien iluminados.

Justo después de que la planta finalice su floración se le debe practicar una poda, cortando los brotes más vigorosos a fin de estimular la floración.

La propagación de la gardenia se puede realizar por esquejes, se toman esquejes terminales desde noviembre a marzo y las plantas enraizadas en diciembre-enero se trasplantan en abril a macetas definitivas
En un sustrato compuesto de arena, turba de musgo y perlita) con un pH inferior a 6. Las plantas obtenidas de esquejes pueden tardar hasta 2 años en alcanzar la madurez floral.
Su fragancia es muy empleada en la elaboración de perfumes pero también es portadora de sustancias con diversas propiedades.


Como cultivar plantas comestibles en macetas


El cultivo de plantas comestibles en macetas no es nada complicado, pero necesitaremos un lugar soleado para casi todas las verduras y las frutas blandas. Las plantas altas y trepadoras, como las judías, tomates, guisantes y pepinos, aprovechan las zonas relativamente pequeñas de tierra. 



Las macetas necesitan una profundidad de al menos 30 cm, algo más para cultivos de raíces, como las patatas. Normalmente se debería adjudicar tres litros de abono por planta para favorecer una cosecha razonable. Las plantas pequeñas, como ciertas hierbas, rábanos y cebollas de primavera, se pueden cultivar entre otras más grandes. Plantar tomates con lechugas, es idóneo y muy decorativo.  

Algunas plantas son más fáciles de cultivar en macetas que otras. Es mejor evitar las coliflores, el maíz, el apio, los guisantes, las chirivías y los nabos suecos. Entre los cultivos más fáciles están muchos tipos de lechugas, judías trepadoras, rábanos, cebollas de primavera, remolachas, tomates, pepinos de exterior, calabacines, acelgas suizas, patatas y zanahorias.  

Las berenjenas, los pimientos y los chiles no son difíciles, pero necesitan unas temperaturas más cálidas y más sol para madurar. Las fresas, las moras y los arándanos están entre las frutas más fáciles de cultivar. Los árboles frutales, tales como los manzanos especialmente diseñados que tengan dos o tres variedades sobre un rizoma enano, son perfectos. 

Las bolsas de cultivo llenas de abono que contengan fertilizantes adecuados, son ideales para los cultivos temporales con un sistema de raíces poco profundas, incluidos los tomates en las lechugas. Si se tiene poco espacio, se puede cultivar los pepinos de exterior y lo tomates en cuerdas que estén contra una pared soleada. 

El cultivo 

Comenzar sembrando semillas para verduras tiernas a principios de primavera bajo cristal, fraguándolas y plantándolas fuera una vez que el peligro de heladas haya pasado. Regularmente alimentar y regar todas las verduras en macetas y comprobar constantemente que no haya plagas ni enfermedades. Con sólo un pequeño cultivo por el que preocuparse, podemos quitar cualquier plaga manualmente. 

Los maceteros tienden a secarse y el riego es por lo tanto de vital importancia, ya que la mayoría de las verduras están compuestas por un 90% de agua y sufrirán muy rápidamente en condiciones de sequía. Para mantener el buen crecimiento de todos los tipos de verduras y de frutas, el suministro de agua debe ser adecuado y regular. 

También merece la pena dedicar un par de jardineras de ventana a varias hierbas culinarias: el perejil, el tomillo, la albahaca, los perifollos, las cebolletas y el cilantro son todos excelentes. Las macetas más grandes, en el lado de la puerta, se pueden plantar como romero o laurel, pudiéndose adiestrar ambos para crear una vista atractiva

Planta medicinal para las enfermedades del hombre: Hierba Luisa



Las propiedades medicinales de las plantas se usaron durante siglos como principal recurso para prevenir o atajar las enfermedades del hombre. De hecho, durante la Edad Media se llegó a un conocimiento muy amplio de sus propiedades. Se guardaban secas en recipientes exclusivos para ellas en los monasterios, siendo en la mayoría de los casos los monjes los únicos que conocían estas propiedades. Así, las cultivaban en sus huertos para poder fabricar remedios contra las dolencias tanto del cuerpo como del espíritu.

Estos conocimientos han llegado hasta nuestros días, y se puede asegurar que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos beneficiado de las propiedades de alguna planta. ¿Quién no se ha tomado alguna vez una infusión de manzanilla o le han ofrecido una tila cuando sus nervios estaban a punto de saltar?

Un caso especial
Vamos a ver una de estas plantas medicinales: La 'Lippia triphylla Kuntze', más conocida como Hierba Luisa. Se trata de una planta que puede alcanzar hasta dos metros de altura, cuyas hojas alargadas son puntiagudas y sus flores de color lila pálido se forman en espigas. Necesita un lugar cálido y resguardado para poder sobrevivir en invierno y hay quien las cultiva en maceta en verano para poder situarlas en un lugar resguardado en los meses fríos.

Sus hojas, un poco rugosas y con un perfume penetrante a limón, se recolectarán al final del verano. Se pueden utilizar tanto secas como frescas y tienen diversas aplicaciones tanto culinarias como medicinales e incluso industriales, pues se suelen añadir trituradas a los polvos de talco. Como hierba medicinal cabe destacar su gran valor como tónico estomacal. Y es que resulta muy eficaz en los problemas digestivos, cuando hay gases o flatulencias, en las digestiones lentas, dolor de estómago, vómitos, dolor de tripa y también, debido a su poder tranquilizante, en las palpitaciones o vértigos que proceden de estados de nervios o ansiedad.
En España es muy fácil cultivarla sobre todo en las zonas con clima mediterráneo.

Aprendiendo a cultivar el tomate


La primavera se acerca y, si queremos disfrutar de ricos tomates este verano, es el momento de ponernos a trabajar.  No solo es una hortaliza  muy saludable repleta de vitaminas y minerales, sino que además, su cultivo es muy  sencillo y cómodo. Por eso, si estáis pensando en cultivar el tomate en casa, tomad nota de los siguientes pasos.



¿Qué necesitamos?
Semillas: Lo primero que tenemos que hacer es conseguir  las semillas del tomate.  En casa, seleccionamos los tomates más maduros, los partimos por la mitad y sacamos el jugo con las semillas a un vaso. Lo mantendremos tres días para que fermente y poder proceder a su lavado. Los tres días posteriores  serán para su secado. Si no queréis obtenerlos vosotros mismos, recordad que también podéis comprarlas.

Tierra. La podemos mezclar con moho, estiércol o fertilizantes ó directamente, comprar sacos de tierra que portan sustratos especiales.                                                             

Maceta: necesitamos un recipiente como una maceta, contenedor o bandeja.  Es aconsejable que sea de unos 50 cm de profundidad  y de diámetro y con agujeros en la base. Es recomendable que la maceta para cultivar sea de plástico.

¿Cuándo  y dónde cultivarlo?
Dependiendo de la cuidad en la que nos encontremos, los meses para la siembra variarán. En España, finales de febrero y principios de marzo es la época idónea para iniciar la siembra.

Si vivís en ciudades muy frías, esperad un poco más. Pero, si por el contrario vuestra cuidad es de clima cálido y falta poco para la primavera, adelante. Ya es el momento para sembrar y poder realizar después, su trasplante.
El tomate se puede cultivar desde febrero hasta junio, así que  ya podemos empezar a preparar el contenedor. No podemos olvidar que hay que plantar las semillas unos dos meses antes de trasplantarla, que se hará con temperaturas más elevadas.

El tomate puede ser cultivado en muchos tipos de tierra, pero será mejor que sea tierra fértil y seca. El pH recomendado gira en torno a 6. Asimismo, podemos mejorarla con materiales orgánicos como el estiércol. Si la tierra es arenosa podemos utilizar también fertilizantes.

La ubicación será esencial para su crecimiento por lo que debemos asegurarnos de que el lugar es cálido y le da la luz.

¿Cómo cultivarlo?
Lo primero es preparar la maceta. En esta tenemos que  echar la tierra con un sustrato de calidad hasta la mitad. Añadimos un poco de agua y esparcimos las semillas separadas entre sí. Después, rellenamos la maceta con la tierra restante que puede mezclarse con  fertilizantes.

Las semillas tendrán que estar a 1cm aproximadamente de profundidad y podéis cubrir la jardinera con un plástico, pero siempre manteniendo la ventilación y sin tocar el sustrato.

Para que crezcan con fuerza, la expondremos al sol directo por lo menos medio día (mínimo 6 horas) y controlaremos su riego.

Cuando nuestra planta llegue a los 15 cm de altura aproximadamente y deje ver sus primeras hojas, significa que es el momento de trasplantarla a su lugar definitivo.

Cuidados

Los cuidados de esta planta son mínimos. Solo bastará con saber que requiere una gran cantidad de agua y un clima cálido.

- Necesita un clima caliente. Su temperatura ideal es de 20 °C, aunque con 15 °C ya puede crecer.

- El riego es fundamental. Necesita mucha agua, así que lo haremos una vez al día.

- Al sustrato lo podemos enriquecer con compost.

- Un buen drenaje es esencial  porque no podemos permitir que se encharque. La maceta debe tener un buen desagüe.

Aprendiendo a cultivar calabazas



El verano se acerca y, si queremos disfrutar de ricas calabazas con el buen tiempo, es el momento de ponernos manos a la obra y sembrar.  La calabaza no solo es una hortaliza  muy saludable repleta de vitaminas y minerales, sino que además, su cultivo es muy  sencillo y cómodo. Por eso, si estáis pensando en cultivar calabazas, tomad nota de los siguientes pasos.

Propiedades y usos de la calabaza
Antes de cultivar calabazas, debemos saber todas las propiedades y usos de esta. La calabaza es una hortaliza rica en vitaminas(A, B, C y D)  y minerales (potasio, calcio, hierro…),  que ayuda a la visión, la cicatrización y la próstata, y que además, dado su alto contenido en agua, es muy diurética y depurativa. Además, no engorda, ya que su contenido en grasa es muy escaso y ayuda a prevenir el estreñimiento por su efecto laxante.

Dadas todas las propiedades que la calabaza posee y su rico sabor, su uso en la cocina ha sido todo un éxito. Países como México, Chile o EEUU utilizan su fruto en gran variedad de sus platos. En el Mediterráneo tampoco se queda fuera de la gastronomía. España e Italia la tienen muy presente en la cocina y sus semillas pueden utilizarse para la fabricación de aceite.

La calabaza, no solo se utiliza a nivel gastronómico y medicinal, sino que además, es muy común su uso ornamental. Por ejemplo la calabaza gigante en fiestas como Halloween.

¿Qué necesitamos?
Semillas: precisamos conseguir semillas de calabaza. En este sentido, será muy importante hacer una buena selección de estas. Podéis obtenerlas vosotros mismos de otras calabazas (seleccionar siempre las del centro del fruto) o comprarlas en vuestra tienda más habitual. Antes de proceder a la siembra, es aconsejable dejarlas en remojo un día antes.

Os recomendamos en esta época la siembra de calabazas de verano que tienen la piel más fina y crecen en un par de meses, o los calabacines.

Tierra: la calabaza no es muy exigente en cuanto al terreno. De hecho, crecen en terrenos no tratados sin mayor cuidado. Podéis sembrarla en vuestro huerto en un lugar soleado o comprar tierra para el cultivo en maceta.
                                                                   
Espacio: el mayor problema de la calabaza es que requiere de gran espacio para su crecimiento por ser una planta rastrera. Es recomendable por eso para huertos que no sean muy pequeños. Solo se podrán cultivar en maceta algunas variedades de calabaza enana. En este caso, la maceta debe tener un espacio de mínimo 50 cm para el crecimiento de las ramas.

¿Cuándo  y dónde cultivarla? 
La calabaza es una hortaliza que no soporta el frío. Por eso, los meses de mayo y junio, y la llegada del calor, son una época perfecta para iniciar el cultivo de la calabaza. 

Desde finales de mayo hasta mediados de verano se puede cultivar este rico vegetal. Tened en cuenta siempre que depende en la zona en la que viváis las temperaturas cambian. Por eso, si vivís en una cuidad fría, podéis atrasar un poco la siembra, y si vuestra ciudad es cálida y el verano ya se siente en el ambiente, adelantadla.

Los primeros frutos se ven a los tres meses. Por eso, si iniciamos ahora su cultivo, veremos crecer las primeras calabazas antes de que el verano acabe si nuestra variedad es una variedad de verano.

La calabaza no requiere un suelo especial y de mucha calidad. Prefiere suelos sueltos y con un pH recomendado entorno a 6. No es recomendable utilizar compost para su cultivo.

La ubicación será esencial para su crecimiento por lo que debemos asegurarnos de que el lugar es cálido y le da la luz en abundancia.

¿Cómo cultivarlo? 
Si se planta una calabaza enana en maceta, lo primero es preparar esta. Tenemos que  echar  tierra hasta la mitad, esparcir las semillas dentro de la maceta (tres o cuatro semillas), echar un poco de agua y cubrir con más tierra.

Si la plantación se realiza en el huerto, debemos dejar un hueco de unos dos metros en función del tipo de calabaza que sea. El suelo debe estar drenado y ventilado.

El riego será fundamental en el momento de la siembra sobre todo si no llueve nada. La temperatura debe ser de más de 20°C y la exposición directa al sol. Si se cultiva en maceta, tendrá que situarse en la ventana.

El momento del trasplante debe producirse cuando el sol inunde nuestros días y no haya ningún riesgo de bajas temperaturas. Así, en otoño podremos recolectar nuestras estupendas calabazas. Veremos crecer los primeros frutos en unos meses según la variedad que hayamos elegido.

Cuidados
Los cuidados de esta planta son mínimos. Solo bastará con saber que requiere una gran cantidad de agua y un clima cálido.

El riego es fundamental para la calabaza. Por eso, durante los primeros 20 días, la regaremos cada tres días. Es importante saber que debemos suspender el riego una semana antes de la cosecha.


Además, necesita un clima cálido y bastante espacio para su crecimiento.  La temperatura óptima durante su crecimiento es de entre 15°C y 25°C y debe estar expuestas al sol. Una buena luminosidad ayudará al crecimiento y posterior fruto beneficiosamente.

Algunos consejos para la poda en verano



Imprescindible si quieres que tus plantas sigan con el brío y la soltura que las caracteriza, la poda de verano es muy beneficiosa y muy aconsejable. En muchas ocasiones nos cuesta saber qué plantas lo necesitan, cómo se debe proceder con cada una de ellas. En portaldeljardin te facilitamos la tarea de podar las plantas en verano con cuatro ideas básicas.
Si lo que más te preocupa es saber cuando debes hacer la poda, tienes justamente sesenta días a partir de ahora para hacerlo. En general se debe hacer la poda de verano en el período que va de mediados de julio a mediados de septiembre. El objetivo es fortalecer las plantas y eliminar aquellos tallos que le están robando vigorosidad a la planta y que durante la época de verano.

Si por el contrario, lo que más miedo te da es qué partes debes cortar para no debilitar o estropear la planta, la indicación es que deberás eliminar aproximadamente dos terceras partes de la vegetación total de la planta, dejando esa última cuarta parte intacta.



Las ramas deberán quedarte siempre entre ellas a la misma altura, aunque tampoco está de más vaciar la planta por dentro eliminando todas aquellas ramas que toquen entre ellas y por decirlo de algún modo, se molesten entre ellas para crecer y desarrollarse.

Hay algunas plantas, como por ejemplo las hortensias, que requieren una buena poda en esta época, después de la explosión de flores que nos acaba de regalar, si nuestro objetivo es que durante la siguiente primavera nos vuelva a sorprender con un nuevo estallido de colores y flor. También debes proceder a podar los rosales, que después de la larga floración estarán bastante débiles. En el caso de las rosas, para eliminar el ramaje estropeado, deberás acortar los laterales entre un tercio y la mitad su la longitud. Asegúrate de hacer el corte a unos 7 centímetros de una yema.

Recuerda que cuando procedes a podar, las tijeras deberán estar muy limpias, puesto que corres el riesgo de contagiar enfermedades entre plantas. En el caso de los árboles, es muy importante evitar agujeros o tijeradas mal dadas, puesto que pueden dejar espacios en el árbol dónde aniden las plagas.

Si tienes algún incidente o si quieres proteger las heridas, puedes poner un poco de pasta cicatrizante para sellar los cortes de las ramas. La encontrarás en tu garden de confianza.
Otra norma a seguir en el caso de poda de verano, es aguardar a que termine por completo la floración de la planta. En ese momento será también muy indicado podar ligeramente los arbustos primaverales, retirar las flores pasadas de los macizos, de herbáceas o de jardineras.

No olvides que la poda es otro aliado que tienes si tu planta favorita ha sufrido un duro golpe de calor durante estos días de altas temperaturas. En muchas ocasiones, la poda será la única manera de salvarla, o sea que, toma nota.

Algunos consejos para el diseño de jardines


Un jardín es un espacio muy complejo. Por eso, tenemos que tener en cuenta varios factores relacionados con los dos protagonistas de nuestros jardines: el usuario y el tipo de espacio.



Es muy importante pensar que uso queremos darle a nuestro jardín y cómo nos lo imaginamos. Podemos hacer una pequeña lista con todos los elementos que nos gustarían(plantas, complemetos y accesorios...). Esta nos ayudará para establecer prioridades y adecuar nuestros gustos al espacio que tenemos. Tacharemos de la lista todo lo que no se adecue a nuestro espacio.

El tipo de espacio va a determinar la propuesta. No es lo mismo un jardín de un ático urbano que la parcela de una vivienda pareada en las afueras de la ciudad. Por eso, nosotros vamos a fijarnos bien en la orientación (soleamiento, sombras, elección del tipos de plantas…), las vistas para determinar qué tapar, tamizar o hacia dónde dirigir la mirada y ciertas condiciones más técnicas como el tipo de terreno y composición, desniveles y topografía, clima (temperaturas  y heladas… etc.)

También debemos tener en cuenta el tipo de mantenimiento que pensamos aplicar. Es decir, si contrataremos jardineros, cuánto tiempo queremos dedicarle, etc. 

Tened en cuenta que hay muchas opciones: gravilla apisonada en vez de césped, plantas tapizantes bajo los árboles que evitan recortes complicados con las segadoras o especies de plantas vivaces que todos los años florecen y que nos ahorrarán invertir constantemente en flores de temporada.  

Lo más importante para conseguir un mantenimiento mínimo es fundamental invertir tanto en un buen diseño como en buenos materiales.

Qué plantas elegir

A la hora de elegir las plantas, hay que fijarse en el tipo de cuidado que requieren. Esto será determinante. 
Escoger la planta adecuada para nuestro jardín en función del uso que desempeña, la especie y variedad, su situación dentro del jardín y las plantas que la rodean será fundamental. También podemos atender a factores como plagas y enfermedades para intentar evitarlos.

Es importante establecer niveles de mantenimiento, un elemento representativo dentro del jardín puede requerir un plus de cuidados: formación, poda… porque está colocado en un sitio especial y es un elemento único. Sin embargo el mismo elemento formando un seto puede requerir menos cuidados.

Las plantas que requieren menos mantenimiento son las autóctonas, por estar bien acondicionadas a las características del lugar. También son especialmente prácticas, desde el punto de vista del mantenimiento, las plantas de crecimiento lento como pueden ser el boj, el madroño, el falso jazmín y las coníferas en general, aunque también suelen ser plantas caras. Las plantas suculentas, los cactus y las gramíneas también son plantas que requieren pocos cuidados.

En general, antes de comenzar a planificar nuestro jardín, tenemos que informarnos bien. El jardín es un espacio más de nuestro hogar, y un buen jardín al aire libre convierte a nuestra casa en especial y sus posibilidades se multiplican exponencialmente.  

Debemos plantearnos contratar a un profesional en algunas ocasiones, ya que puede ser una inversión a largo plazo y así, evitaremos situaciones desagradables: domingos cortando un césped mal dimensionado o sábados recortando un seto demasiado grande para el tamaño de nuestra parcela.

Algunos datos del árbol de Mango



Distribución: en todas las áreas tropicales y subtropicales del mundo. Puede cultivarse también en algunas zonas mediterráneas.

Hojas: perennes y de gran follaje. De color verde oscuro y amarillento, largas y lisas.

Flores: amarillas y olorosas crecen en los extremos de las ramas.

Fruto: la fruta del mango, carnosa y semi-ácida. Normalmente de color  verde, amarilla o anaranjada y con un extraordinario sabor, olor y color perfecta para el consumo.

Tamaño: Mediano-grande. Puede superar los 30 metros de altura si sus condiciones son buenas y el clima es cálido. Pero se pueden cultivar mangos medianos con facilidad. Cuánto más pequeño sea, más fáciles serán sus cuidados y su cosecha.

Cuidados
Riego: No requiere mucho riego, pero dependerá del clima en el que se encuentren. No necesita mucha agua y aguanta bastante bien la sequia. Los riegos deberán ser periódicos y más abundantes cuando está recién plantado.

Suelos: se adaptan bien a casi todos los suelos siempre que su drenaje sea bueno y haya el suficiente espacio como para plantarse y que se desarrolle (mínimo un metro).

Temperatura: El mango es un árbol amante de los trópicos, por lo que prefiere climas cálidos donde los inviernos no sean muy fríos y el verano sea caluroso.

PH: 5.5 aproximadamente.

Multiplicación: la propagación se puede realizar por semillas ó por injerto.

Cosecha: los mangos se recolectan mano a mano.


Plagas y enfermedades: los árboles frutales son muy atractivos para las plagas. El mango es muy susceptible a la mosca de la fruta o la cochinilla entre otras.

Curiosidades
No se incendia: Una planta de mangos difícilmente podría quemarse en épocas de sequía.

Agresivo: sus ramas se extienden por todos los lados y ocupa mucho espacio siendo agresivo con el resto de árboles.


Propiedades mango: bajo en calorías, lleno de vitaminas y con propiedades antioxidantes y laxantes. Perfecto para aliviar problemas en la epidermis.

Algunos consejos sobre las buldosas



Las Bulbosas son fáciles de cultivar, pero es muy importante un buen abastecimiento de agua para obtener buenos resultados.
Cada cuánto tiempo regar depende de diversos factores. Los principales son:
  • De la especie de que se trate. Por ejemplo, las Begonias necesitan más agua que los Agapantos.
  • De su situación en el jardín. Si da mucho el viento la planta se deshidrata más; o si está a pleno sol consume más agua; o si el clima es caluroso, etc.
  • Del tipo de suelo. Un suelo arenoso retiene menos agua, y por tanto hay que regar más que uno arcilloso.
  • De la época del año. En primavera y verano más agua que en invierno.
  • Las necesidades hídricas son máximas en la época de la floración.
  • Las especies que se cultivan en maceta, el sustrato se deshidrata con más rapidez.
Consejos sobre riego:
  • Una vez que se planta el bulbo o las demás bulbosas, el suelo debe mantenerse siempre húmedo al nivel de las raíces para obtener una buena floración, pero sin encharcar para no provocar la pudrición.
  • El exceso de agua es un grave problema para la mayoría de las plantas ornamentales.
  • Siempre es mejor quedarse corto con el riego que pasarse.
  • Los bulbos necesitan un excelente drenaje.
  • Aquellas tierras muy arcillosas, y por tanto con escaso drenaje, se les puede aumentar su porosidad añadiendo arena de río y materia orgánica (mantillo, compost, turba...).
  • Si la maceta no tiene agujeros de drenaje en la parte inferior o son insuficientes, debemos realizarlos.
  • Riega a primeras horas de la mañana o al atardecer; no en las horas de más sol.
  • No mojes las flores. De ahí que no sea recomendable regar con aspersores o difusores, sino con goteo o manguera, localizando el agua al pie de la planta.
  • Sigue regando después de que se hayan marchitado las flores para que las hojas continúen acumulando reservas.

Como tener un jardin en el atico


Las dueñas de esta terraza son dos apasionadas del diseño y tienen un ático precioso gracias a una reforma que ellas mismas plantearon y que incluye espacios limpios, amplios y conectados que se abren a una pequeña terraza con vistas hacia el cielo de Madrid.



Confiaron en el estudio de paisajismo y diseño de jardines La habitación Verde para la realización del diseño del jardín y la obra, el euipo de paisajistas y arquitectos les presentó una propuesta de diseño exprés para su terraza, basada en dos líneas fundamentales: aumentar la privacidad del espacio, se necesitaba realizar un cerramiento con macetas y plantas para cerrar las vistas hacia los vecinos y conseguir mayor intimidad, y como segunda premisa la elección de materiales naturales pero muy duraderos: macetas de terracota de alta calidad y material vegetal que se mantenga bonito todo el año y que facilite el mantenimiento.



La solución: macetas de aspecto muy natural colocadas estratégicamente y con un sistema oculto de anclaje por seguridad, plantas trepadoras crean un fondo escénico verde y un grupo de macetas a ras del suelo completa la escena.

Los dibujos ilustan las ideas para el jardín que desarrollaremos en la obra, de esta forma es fácil hacerse una idea de cómo quedará el jardín. Las plantaciones de aromáticas y vivaces crean un jardín colorido y que se mantiene bonito todo el año.


 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total