Las bondades del kiwi

El nombre científico del Kiwi es Actinidia chinensis y proviene de la familia de las Actinidiáceas, de origen chino. Sus hojas son redondeadas y verdes y florece en primavera, donde antes de regalarnos sus increíbles frutos, nos deleita con la fragancia exquisita de sus blancas flores.

Os recomendamos cultivar kiwi en vuestro jardín porque no sólo podréis disfrutar de esta deliciosa fruta, sino que además, a nivel ornamental es perfecta para cubrir paredes, vallas, pérgolas… cualquier soporte donde pueda enredarse y soporte un gran peso. Puede llegar a medir hasta 9 metros de altura.

El kiwi y la salud

Evitar los resfriados y procesos gripales es uno de los principales objetivos durante las estaciones de otoño e invierno. Para ello, no hay nada mejor que consumir productos naturales que favorezcan el buen funcionamiento del sistema inmunológico y que, por lo tanto, potencien la capacidad de las defensas.

La vitamina C y sus propiedades antioxidantes tienen un papel determinante en este sentido, por lo que en esta época del año es importante asegurar que proveemos a nuestro organismo de, al menos, el mínimo recomendado.

De entre las frutas de las que se puede obtener vitamina C, destacan los kiwis como una opción exquisita, saludable y baja en calorías. Además de ricos en vitamina C, los kiwis poseen fibra, ácido fólico y un índice glucémico bajo. Son perfectos para tomar a cualquier hora del día, ya sea como tentempié a media mañana o tarde, o como postre tras alguna de las comidas principales. Gracias a que se pueden partir en dos mitades y comer con una cuchara al igual que un postre lácteo, son perfectos para llevar en el bolso o mochila y consumirlos en cualquier sitio.

Consejos para proteger las flores del viento


En ocasiones, aunque dispongamos de una buena superficie de terraza o jardín donde cultivar nuestras plantas preferidas, los factores ambientales se vuelven en nuestra contra y, como el viento, acaban con nuestros más preciados tesoros florales. Un contratiempo para el que solo existen dos soluciones: una buena defensa o aliarse con el enemigo.



Si nos decantamos por una buena defensa y queremos mantener intactas nuestras plantas preferidas, sean o no resistentes al viento, lo primero que hemos de hacer es protegerlas. Para ello, podemos usar pantallas protectoras naturales, como es el caso de los setos o los arbustos, o artificiales, como los paneles de plástico o rejillas de madera que venden ya confeccionados en las tiendas de jardinería. Si, además, agrupamos las macetas, se refugiarán unas a otras contra el viento de mejor forma que estando aisladas, una variante con la que también mejoraremos la decoración en el jardín o la terraza.

Las palmeras son otra solución óptima frente al viento y, en maceta, podemos utilizar varias a modo de barrera protectora consiguiendo además un aspecto claramente tropical en el ambiente. Una elección que podemos combinar con otras plantas también resistentes al viento entre las que encontramos las coníferas, un grupo en el que resaltan por su tamaño y forma las enanas. Las variedades cupressus lambertiana, cupressus arizonica y thuya esmeralda también juegan un papel importante en la protección de nuestro jardín o terraza frente a los azotes del viento. En cuanto a las especies de plantas que podemos usar para decorar, la erinacea anthyllis, con flores de color azul-violeta, quedará perfecta en cualquier rincón al aire libre, gracias a una demostrada resistencia al viento, algo de lo que también presumen las verbenas y algunas gramíneas. Un amplio tapiz para que ningún gusto quede por cubrir a la hora de decorar una terraza o jardín con plantas resistentes al viento.

Conoce un poco sobre los nutrientes en las plantas


Abonar las plantas es uno de los procesos esenciales para conseguir que nuestras plantas esten siempre sanas, pero además si queremos que estas se puedan desarrollar con toda normalidad,  evitando así el ataque de plagas, siempre nos vendrá bien el saber cuáles son los mejores nutrientes para ellas y de este modo sabremos cómo cuidar nuestras plantas de interior.

Nutrientes en las plantas:
  • Las plantas necesitan una serie de 13 elementos químicos que son esenciales para vivir y desarrollarse. Principalmente, la planta obtiene sus nutrientes del suelo y a través del agua que absorben por las raíces.
  • Estos 13 elementos podemos agruparlos en dos grupos diferentes de nutrientes. Estos son el grupo de los Macronutrientes y Micronutrientes.



Nutrientes macronutrientes:
  • En el grupo de los macronutrientes, encontramos aquellos que las plantas absorben en grandes cantidades y son esenciales para que puedan crecer de un modo sano y seguro.
  • Entre ellos encontramos al Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Magnesio y Azufre, todos ellos se suelen encontrar en el agua, aunque en una cantidad muy pequeña por lo que podemos aportarlos a nuestras plantas con el uso de fertilizantes.
  • De entre todos, los fertilizantes que podemos considerar como más “comunes” y que contienen loso macronutrientes serán aquellos que se conoce cómoMAP, y que cuentan con la dosis o cantidad necesaria de  sulfato de potasio, nitrato de amonio, nitrato de potasio.
  • En cuanto al calcio, magnesio y azufre y que son también del grupo de los macronutrientes necesarios, tenemos que decir que también los encontramos en concentraciones de agua, aunque depende de si esta está estancada o no, puede que provoque una reacción adversa para la planta.
  • Podemos encontrar fertilizantes que cuentan con estos nutrientes aunque siempre deberémos controlar mucho la cantidad utilizada ya que por ejemplo, un exceso de zinc puede que provoque efectos adversos e incluso limitar el consumo de nitrato.



Nutrientes micronutrientes:
  • Por otro lado tenemos el grupo de los Micronutrientes, que si bien son absorvidos en menor cantidad, son tan necesarios como los macronutrientes. En este grupo podremos encontrar el Hierro, Zinc, Manganeso, Boro, Cobre, Molibdeno y Cloro.
  • De todos ellos quizás el hierro es el que muchas veces podemos considerar en el grupo de los macronutrientes ya que son muchas las plantas que necesitan de este nutriente para crecer fuertes y sanas. De hecho muchas veces notamos que las hojas más jóvenes se vuelven amarillas o blancas y se secan y eso es por falta de hierro.
  • Por otro lado la ausencia de Boro en las plantas provocará el que las plantas puedan crecer de una manera mucho más lenta.
  • Consecuencias de la falta de nutrientes en las plantas:
  • Si bien todos estos elementos se encuentran en el suelo, a veces la concentración de alguno de ellos puede disminuir o bien la planta no logra absorverlos.
  • Así es como comienzan a aparecer algunos síntomas, como en el caso en el que las hojas comienzan a decolorarse y se tornan de color amarillento mientras que sus nervios continúan verdes.
  • En este caso estaríamos frente a una clorosis férrica o también llamada carencia de hierro.
  • Recuerden que con el abonado, aportamos lo necesario.

Algunos datos sobre la planta Ajo de oso


Esta planta se adapta bastante bien a suelos húmedos e incluso un poco secos. Este debe ser rico en nutrientes y con un pH superior a 5.



 A esta planta le gusta la sombra.

Lo mejor es que se encuentre en lugares con temperatura media, ni mucho calor ni mucho frio. Moriría con temperaturas extremas o grandes heladas.

Es una planta perenne aromática y con grandes propiedades muy utilizada a nivel culinario y medicinal.

Curiosidades
  • Es una planta medicinal indicada para mejorar enfermedades de la piel, favorecer el estómago y los intestinos, combatir diarreas, purificar la sangre y favorecer los trastornos cardiacos o el insomnio.
  • Es muy utilizada a nivel culinario como condimento junto al aceite, en ensaladas, para enriquecer las sopas y otras comidas… Normalmente se utiliza junto a otros condimentos.
  • Las hojas frescas picadas se utilizan para aliñar.
  • Su nombre viene dado porque su olor es a ajo.
  • Se dice que las propiedades de esta planta son similares a las de un ajo común.

Información sobre el Potus, una planta de interior


Parece ser que los potus es una de las especies  preferidas cuando se trata de plantas de interiores. Los potus son plantas con hermosas hojas decorativas y son formidables para macetas colgantes.



Caracteríscas y del Potus:
  • Una de las principales características de este tipo de plantas es que suelen ser bastante resistentes y de hecho son capaces de desarrollarse con facilidad,  en casi cualquier lado que se las ubique.
  • Aunque sea una planta de interior muy común en las casas, cabe añadir que otra de sus características destacdas sería el que puede alcanzar los 20 m de alto, con tallos de hasta 4 cm de diámetro.
  •  Las hojas del potus son perennes, alternas y si os fijáis tienen una forma similar a la de un corazón. Además, las hojas son enteras en las plantas jóvenes, aunque se pueden presentar pinnadas  (con tres o más foliolos) para aquellas que ya son maduras y de hasta 1 m de largo por 45 cm de ancho (en las plantas jóvenes no superan los 20 cm de largo).
  • En cuanto a su color, hay que decir que son de un verde muy intenso aunque parece brillar si las colocamos a la luz del sol. Son plantas muy bellas cuando les da la luz, aunque no os extrañéis si con el paso del tiempo pierden intensidad, e incluso se tornan un poco amarillentas.

Cuidados del potus:
  • En cuanto a los principales cuidados a tener en cuenta, hay que comenzar diciendo, que se trata de  una planta de origen tropical, por lo que la temperatura del lugar donde se la vaya a ubicar debe mantenerse dentro de los límites normales de una habitación media.
  • Si el calor es alto, habrá que procurar que la humedad sea abundante. Esto no significa el tener que regarla todos los días o ahogarla en agua, si bien el riego debe ser contenido. En todo caso rociar las hojas con un “spray” o con la misma palma de la mano, puede ser algo bueno para el desarrollo sano y natural de la planta.
  • Si vemos las hojas se han vuelto amarillas y están secas, no debemos asustarnos ya que es parte de la caída natural de hojas basales o en algunos casos quizás le haya dado demasiado la luz de sol; la solución estará en que la retiremos o la cambiemos de sitio.
  •  Si vemos que pierden su color verden natural para pasar a un tono más oscuro, es que hay  demasiada humedad y calor insuficiente. 
  • Y si las hojas pierden color es síntoma de luz insuficiente.
  • En cuanto a los parásitos y plagas comunes que suelen tener, estarían las cochinillas, arañas rojas y pulgones.


Transplantar un potus:
  • Por último nos queda hablaros de el caso en el que vuestro potus haya crecido demasiado y queráis transpantarlo a otra maceta mayor.
  • Para transplantar esta planta lo primero que necesitas es  una maceta nueva que tenga al menos 5 centímetros más que la “vieja” maceta.
  • Coloca tierra suficiente en el fondo de la maceta cómo para dejar que las raíces crecen sin problemas a lo ancho y hacia abajo.
  • Saca la planta de la maceta “vieja”, y es mejor que lo hagas con la tierra estando seca, de modo que todas las raíces salgan juntas.
  • Coloca la planta en la nueva maceta y acaba de rellenar con tierra por los lados de manera que veas que queda fija, aunque no apretes demasiado no vaya a ser que impidas que las raíces crezcan cómo es debido. Por último tendrás que regar.

Las plantas aromáticas dentro de tu hogar


Un combo todo en uno es lo que ofrecen las plantas aromáticas: buen olor, sazón para la comida, bienestar y belleza para el hogar. Existe una gran variedad y se pueden tener casi el cualquier rincón, porque se dan bien en macetas, además de que requieren cuidados muy sencillos.

Las plantas aromáticas son aquellas cuyo tallo u hojas desprenden un olor fuerte e intenso. Por años han sido utilizadas para elaborar fragancias, para condimentar los platos y para fabricar remedios.



Dependiendo de sus características y cuidados, se pueden tener en varias partes de la casa. Algunas de ellas, como el tomillo limón o la lavanda con sus pequeñas flores color lila, pueden ser un perfecto centro de mesa.

Los macetones de tablillas son perfectos para reunir varias macetitas y tenerlas a la mano en la cocina para tomarlas frescas y utilizarlas a la hora de cocinar. Pueden hacerse combinaciones como hierbabuena con menta, cilantro con perejil, romero con orégano o lavanda con santolina.

Una idea que ha dado la gente de BriCor, tienda especializada en hogar perteneciente a "El Corte Inglés", es tener en casa un carrito con hierbas aromáticas, todo un coctel de fragancias que se puede mover para decorar el espacio que se desee.

Haz que perduren

Fernando Cuesta, Jefe de Jardín de la tienda BriCor Xanadú en Madrid, explicó que estas plantas tienen varias clasificaciones. “En cuanto a uso, se agrupan en tres: aromáticas, culinarias y medicinales. Si se trata de cuidados hay dos grupos: leñosas y herbáceas”.

Las mejores plantas para tener en el hogar dependen del espacio que se tenga, explica. 'En un apartamento reducido, no pueden faltar las macetas con menta, romero o tomillo; si tienen una casa con jardín, pueden intentar tener un huerto pequeño o una rocalla donde se reúna a todas”.

Cuidados

La clasificación en cuanto a cuidados toma mayor importancia cuando ya se está decidido a comprar algunas plantas, resalta el experto, “porque no se trata sólo de cuáles quieres tener, sino cuáles se pueden mantener”.

Así, dentro de las leñosas, se encuentran el romero, tomillo, salvia, orégano, mejorana, santolina, manzanilla, laurel, entre otras.

Éstas necesitan una buena orientación al sol y poca agua para vivir, por lo que se deben regar "dos o tres veces por semana y abonarlas cada seis meses, de preferencia en primavera y otoño. Se recomienda cortarlas por los lados porque eso hace que se vaya renovando la planta", indica el experto.

En cuanto a las herbáceas, aquí se encuentran la menta, hierbabuena, albahaca, perejil, cilantro, cebollino, epazote y pápalo. Aunque son plantas de fácil cuidado, es importante seguir los consejos para que no se mueran. 

El especialista sugiere "tenerlas en un sitio más oculto del sol y protegerlas más de las inclemencias del tiempo. Se deben regar todos los días, pero es importante observarlas, ya que toleran mal que se les riegue demasiado porque se encharcan y se mueren. Es importante abonarlas cada seis meses, de preferencia en primavera y otoño".

Trucos de riego

El momento ideal para regar las plantas es a primera hora del día o al anochecer, nunca cuando hay sol porque se pueden lastimar las raíces. 

Cuesta indica que un truco para saber si se están regando adecuadamente las plantas es observar sus hojas: "Si son verde uniforme, todo marcha bien; si se tornan amarillentas es que hay exceso de agua y, si se tornan color café y pierden flexibilidad, es que les falta riego", matiza el experto.

Como es lógico cuando tomes algunas hojas o tallos de estas hierbas para hacer infusiones, mojitos, aderezos, ensaladas, o lo que se te apetezca, no olvides hacerlo con mucho cuidado y de preferencia con tijeras, cuidando que la planta no se maltrate. Si se corta un ramito, que sea de una yema por encima de la tierra para que la planta pueda seguir desarrollándose.

Algunas fuentes de agua para colocar en tu jardín


Desde hace mucho tiempo las fuentes de jardín se han convertido no sólo en un elemento decorativo más o menos de moda, sino también en un artículo de bienestar que aporta salud a nuestra vida, mediante el continuo y suave murmullo del agua, que nos aísla de los ruidos cotidianos y nos relaja eficazmente.

En España se conocen muy bien los beneficios de estos sistemas antiestrés gracias a la cultura musulmana, que estuvo presente durante varios siglos en la península. Durante este periodo se extendieron todos los conocimientos relativos al agua; fuente de vida y símbolo de pureza. Pero la sabiduría musulmana no se limitó al relax, ya que aportó frescor y humedad a unas tierras tradicionalmente abrasadas por el calor.

Somos resultado de nuestra herencia y por eso, en la decoración de exteriores de nuestro país, las fuentes y estanques tienen un papel relevante. Con estos elementos podrás llenar de vida ese jardín al que parece que le falta algún detalle. Disfruta de un verano más agradable y consolida la imagen decorativa de tu pequeño oasis particular con alguno de los ejemplos que te presentamos.












Cuida tu jardín para Otoño 2012


Estamos muy cerca del invierno y en muchas ocasiones nos olvidamos de que nuestro jardín existe, sin embargo aunque la mayor parte de las plantas y el césped entran en latencia es necesario seguirlo cuidando para que en primavera luzca increíble. Aquí te presentamos los cuidados básicos para que protejas tu jardín.



1. Limpia: Retira las plantas anuales de verano marchitas y sustitúyelas por plantas de otoño tradicionales, como crisantemos (le darán color al jardín), pensamientos, col sin cabeza y china, caléndulas, coreopsis, salvia rusa.

2. El pasto: El césped se pone amarillo, parece que se quema y está muerto, pero sólo es un receso. Si tu jardín es pequeño se recomienda cubrirlo con una tela delgada para que respire y se proteja del frío.

De acuerdo con los expertos de Home Depot en invierno sólo se riega una vez por semana y debe ser en forma de lluvia, no en chorro (esta forma de riego abre huecos en la tierra y deja muy expuestas semillas y raíces que fácilmente se mueren con el frío), durante unos 15 minutos.

3. Nutre: En el otoño gracias a las noches frescas, las lluvia y el rocío matinal, es una época magnífica para suministrar al césped los nutrientes que necesita para recuperarse de los daños que ha sufrido durante el verano. De hecho, la aplicación del fertilizante a comienzos del otoño es una de las más importantes del año (el Miracle-Gro Shake’N Feed Continuous Release Plant Food resulta muy efectivo). El tiempo para poner fertilizantes es como máximo la última semana del otoño, en invierno no se recomiedan.

Puedes sembrar árboles y arbustos, después de plantarlos, riégalos abundantemente, cúbrelos con abono orgánico y, si es necesario, átales una varilla para que crezcan derechos. Riega todos los árboles y arbustos por última vez antes de la llegada del invierno, sobre todo los recién plantados.

4. Planta flores bulbosas: Son las que más se adaptan para sembrar en la temporada, y aunque no florecen durante el invierno son las semillas que más resiten la temperatura de la temporada y alcanzan a florecer a principios de la primavera. Recuérda que estas flores sólo vivirán durante la primavera, no son perennes.

Al plantar los bulbos, siempre y cuando las instrucciones no digan lo contrario, hazlo con la punta hacia la superficie de la tierra y el lado plano hacia abajo. Divide las plantas perennes que necesitan dividirse en otoño, como las amapolas, peonías, heuchera, coreopsis, geranios robustos, zinias, azucenas, hostas, lirios. Prepara un cultivo de cobertura (abono verde), para que el jardín quede listo para la primavera siguiente.

5. Sigue limpiando: Por último, quita los desechos del césped y de los almácigos para impedir que las plagas de insectos sobrevivan allí durante el invierno. Rastrilla las hojas y guárdalas para composta.

El daño provocado por los gusanos blancos es más severo al final del verano, por lo que ahora es tiempo de utilizar un producto para controlarlos (como el 24 horas Bayer Advanced). Para saber si tienes gusanos blancos en el jardín, fíjate en estos síntomas: adelgazamiento y debilitamiento general del césped, la hierba se ve marchita o seca, ves grandes parches marrones o irregulares en la hierba o grandes parches de tierra muerta que puedes remover en una sola pieza o encuentras topos, aves o mapaches cavando en tu césped (son animales que se alimentan de gusanos).

Algunas fotografías de mesas para tu jardín


Todo aficionado a la decoración de ambientes sabe que cada nuevo caso, cada nueva estancia para decorar, responde a necesidades concretas y, por lo tanto, su ornamentación debe adaptarse a las necesidades específicas de ese espacio. Para exteriores, debemos profundizar en esta diversidad, ya que las experiencias al aire libre son sustancialmente distintas de las vividas en el interior de una casa, y por lo tanto su mobiliario deberá ser diferente.

Válida tanto para degustar un aperitivo mientras contemplas tu jardín como para ser el centro de una reunión de amigos, la mesa se configura como un elemento de importancia capital para los conjuntos de exteriores, con lo que deberás elegirla bien, para que transmita todo lo que pretendas al resto del mobiliario.

En los ejemplos siguientes comprobarás que no todos los muebles para el jardín responden al patrón de las mesas y sillas de teca tradicionales, sino que existen otras posibilidades, originales y alegres, que sin duda conectan mejor con la decoración desenfadada y jovial más propia de la actualidad.









 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total