Aprender a cultivar berenjenas

La Berenjena es conocida como, una planta de la familia de las solanáceas muy conocida y querida por todos. Y es que, esta es muy cultivada en las huertas del mundo por los grandes usos que tiene. No sólo se utiliza a nivel culinario, sino que también es valorada a nivel ornamental y medicinal.



Por eso, hoy os dejamos algunos pasos a seguir si queréis cultivar berenjenas en vuestros jardines, y disfrutar así de su rico sabor y belleza ornamental.

Características
La Berenjena es una planta herbácea de entre 30 y 60 cm de altura que posee un tallo recto, ramificado, velludo y que puede ser espinoso. Además, es bastante frágil cuando se carga de frutos.

Sus hojas son lobadas, grandes y velludas; y sus flores son grandes, con forma de estrella y de color violeta.

El fruto, la berenjena, que es el que nos gusta tanto, puede medir desde 5 a 30 centímetros de longitud, y como todos sabemos, posee una forma cilíndrica, ovalada y alargada. Disfruta de una piel muy brillante y sin rugosidades que suele ser morada o negra debido a los pigmentos “antocianinas” que le dan el color; aunque también existe blanca, amarilla, roja, etc.

Momento de plantar las semillas
Para plantar las semillas de nuestra hortaliza necesitamos un semillero o maceta con perforaciones en la parte inferior que hará que la planta esté drenada.

Debemos llenar el recipiente con tierra bien enriquecida hasta la mitad y regarlo. Se esparcen las semillas por la tierra (unas tres semillas por maceta), se vuelve a cubrir con otra capa de tierra y se riega nuevamente. Se debe mantener a una temperatura muy elevada en el momento de la germinación (unos 30 grados), por lo que podéis colocarla cerca del radiador o en un lugar cálido hasta que salgan los primeros brotes.

El mejor momento para la plantación de las semillas es cuando acaba el invierno (finales de abril), así, al finalizar la primavera podemos pasar al trasplante.

¿Cuándo y dónde trasplantarla?
Una vez que vuestras plantas empiezan a crecer, debéis esperar a que alcancen unos ocho o nueve centímetros de altura para traspasarlas. Son unos dos meses lo que tarda, ósea que el trasplante se realizará en mayo o junio. Este es un momento en el que hay que tener cuidado para no perjudicar a las raíces.

Lo primero es elegir el lugar donde vayamos a colocarlas, ya sea en el terreno de vuestro jardín o en una jardinera o maceta. Es necesario elegir un lugar soleado (10 o 12 horas de sol) y resguardado del frío, ya que esta es muy sensible a las bajas temperaturas. Soporta muy bien las temperaturas elevadas siendo los 24 grados aproximadamente su temperatura óptima. Precisa por lo tanto, un clima cálido con riego abundante, por lo que debemos mantener la humedad durante el crecimiento de la planta. El momento de crecimiento es esencial, por lo que el riego debe ser especialmente abundante en esta fase.

La berenjena prefiere terrenos fértiles y profundos con buen drenaje. Si se cultiva en maceta es recomendable un suelo ligero que contenga una mezcla de arena y turba.
a

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 

Descarga App desde Google Play

Cuidado de Plantas's Fan Box

Trucos para cuidar tu bonsai

Blogroll

Recibe noticias via e-mail

Most Reading

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.